Consejos

Llamas y Alpacas

Llamas y Alpacas

Los animales domesticados más grandes de América del Sur son los camélidos, animales cuadrúpedos, que desempeñaron un papel central en la vida económica, social y ritual de los cazadores-recolectores, pastores y agricultores pasados ​​andinos. Al igual que los cuadrúpedos domesticados en Europa y Asia, los camélidos sudamericanos fueron cazados primero como presas antes de ser domesticados. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de los cuadrúpedos domesticados, esos ancestros salvajes todavía viven hoy.

Cuatro camélidos

En la actualidad, en América del Sur se reconocen cuatro camellos, o más precisamente camélidos, dos salvajes y dos domesticados. Las dos formas salvajes, el guanaco más grande (Lama guanicoe) y la vicuña más delicada (Vicugna vicugna) divergió de un antepasado común hace unos dos millones de años, un evento no relacionado con la domesticación. La investigación genética indica que la alpaca más pequeña (Lama pacos L.), es la versión domesticada de la forma salvaje más pequeña, la vicuña; mientras que la llama más grande (Lama glama L) es la forma domesticada del guanaco más grande. Físicamente, la línea entre la llama y la alpaca se ha desdibujado como resultado de la hibridación deliberada entre las dos especies durante los últimos 35 años, pero eso no ha impedido que los investigadores lleguen al fondo del asunto.

Los cuatro camélidos son herbívoros o exploradores, aunque tienen diferentes distribuciones geográficas hoy y en el pasado. Históricamente y en el presente, los camélidos se usaban para carne y combustible, así como lana para la ropa y una fuente de hilo para hacer quipu y cestas. La palabra quechua (la lengua estatal del inca) para la carne seca de camélidos es ch'arki, español "charqui" y el progenitor etimológico del término inglés cecina.

Domesticación de llama y alpaca

La evidencia más temprana de domesticación de llamas y alpacas proviene de sitios arqueológicos ubicados en la región de la Puna de los Andes peruanos, a entre ~ 4000-4900 metros (13,000-14,500 pies) sobre el nivel del mar. En el Rockshelter de Telarmachay, ubicado a 170 kilómetros (105 millas) al noreste de Lima, la evidencia faunística del sitio ocupado durante mucho tiempo traza una evolución de la subsistencia humana relacionada con los camélidos. Los primeros cazadores de la región (~ 9000-7200 años atrás) vivían de la caza generalizada de guanacos, vicuñas y ciervos huemul. Entre 7200-6000 años atrás, cambiaron a la caza especializada de guanaco y vicuña. El control de alpacas y llamas domesticadas estaba vigente desde hace 6000-5500 años, y una economía predominante de pastoreo basada en llamas y alpacas se estableció en Telarmachay hace 5500 años.

La evidencia de domesticación de la llama y la alpaca aceptada por los estudiosos incluye cambios en la morfología dental, la presencia de camélidos fetales y neonatales en depósitos arqueológicos y una dependencia cada vez mayor de los camélidos indicada por la frecuencia de los restos de camélidos en los depósitos. Wheeler estimó que hace 3800 años, la gente de Telarmachay basaba el 73% de su dieta en camélidos.

LlamaLama glama, Linneo 1758)

La llama es el camélido doméstico más grande y se parece al guanaco en casi todos los aspectos del comportamiento y la morfología. Llama es el término quechua para L. glama, que los hablantes de aimara conocen como qawra. Domesticada del guanaco en los Andes peruanos hace unos 6000-7000 años, la llama se trasladó a elevaciones más bajas hace 3,800 años, y hace 1,400 años, se mantuvieron en rebaños en las costas del norte de Perú y Ecuador. En particular, los incas usaron llamas para mover sus trenes de carga imperiales al sur de Colombia y al centro de Chile.

Las llamas varían en altura de 109-119 centímetros (43-47 pulgadas) a la cruz, y en peso de 130-180 kilogramos (285-400 libras). En el pasado, las llamas se usaban como bestias de carga, así como para carne, pieles y combustible de su estiércol. Las llamas tienen orejas erguidas, un cuerpo más delgado y piernas menos lanosas que las alpacas.

Según los registros españoles, el Inca tenía una casta hereditaria de especialistas en pastoreo, que criaban animales con pieles de colores específicos para sacrificar a diferentes deidades. Se cree que la información sobre el tamaño y los colores de la parvada se ha mantenido utilizando el quipu. Los rebaños eran tanto de propiedad individual como comunales.

AlpacaLama pacos Linneo 1758)

La alpaca es considerablemente más pequeña que la llama, y ​​se parece más a la vicuña en aspectos de organización y apariencia social. Las alpacas varían de 94-104 cm (37-41 in) de altura y aproximadamente 55-85 kg (120-190 lb) de peso. La evidencia arqueológica sugiere que, al igual que las llamas, las alpacas se domesticaron primero en las tierras altas de la Puna en el centro de Perú hace unos 6,000-7,000 años.

Las alpacas fueron llevadas por primera vez a elevaciones más bajas hace unos 3,800 años y están en evidencia en lugares costeros entre 900 y 1000 años atrás. Su tamaño más pequeño descarta su uso como bestias de carga, pero tienen un fino vellón que es apreciado en todo el mundo por su lana delicada, liviana y parecida a la cachemira que viene en una gama de colores desde el blanco hasta el marrón leonado. , gris y negro.

Rol ceremonial en las culturas sudamericanas

La evidencia arqueológica sugiere que tanto las llamas como las alpacas fueron parte de un rito de sacrificio en los sitios de cultivo de Chiribaya como El Yaral, donde se encontraron animales momificados naturalmente enterrados debajo de los pisos de las casas. La evidencia de su uso en sitios de cultivo de Chavín como Chavín de Huántar es algo equívoca pero parece probable. El arqueólogo Nicolas Goepfert descubrió que, al menos entre los Mochica, solo los animales domésticos eran parte de las ceremonias de sacrificio. Kelly Knudson y sus colegas estudiaron los huesos de camélidos de las fiestas incas en Tiwanaku en Bolivia e identificaron evidencia de que los camélidos consumidos en las fiestas eran tan a menudo de fuera de la región del lago Titicaca como locales.

La evidencia de que la llama y la alpaca fueron lo que hizo posible el extenso comercio a lo largo de la enorme red de caminos incas se conoce a partir de referencias históricas. La arqueóloga Emma Pomeroy investigó la robustez de los huesos de las extremidades humanas que datan entre 500-1450 CE del sitio de San Pedro de Atacama en Chile y usó eso para identificar a los comerciantes involucrados en esas caravanas de camélidos, particularmente después del colapso de Tiwanaku.

Alpaca moderna y rebaños de llamas

Los pastores quechua y aimara hoy en día subdividen sus rebaños en animales tipo llama (llamawari o waritu) y tipo alpaca (pacowari o wayki), dependiendo de la apariencia física. Se ha intentado el cruzamiento de los dos para aumentar la cantidad de fibra de alpaca (mayor calidad) y el peso del vellón (características de una llama). El resultado ha sido disminuir la calidad de la fibra de alpaca de un peso anterior a la conquista similar a la cachemira a un peso más grueso que alcanza precios más bajos en los mercados internacionales.

Fuentes

  • Chepstow-Lusty, Alex J. "Agropastoralismo y cambio social en el corazón del Cuzco del Perú: una breve historia usando proxies ambientales". Antigüedad 85.328 (2011): 570-82. Impresión.
  • Fehrens-Schmitz, Lars y col. "El cambio climático subyace a las transiciones demográficas, genéticas y culturales mundiales en el sur precolombino del Perú". procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias 111.26 (2014): 9443-8. Impresión.
  • García, María Elena. "El sabor de la conquista: colonialismo, cosmopolítica y el lado oscuro del boom gastronómico del Perú". La Revista de Antropología de América Latina y el Caribe 18.3 (2013): 505-24. Impresión.
  • Goepfert, Nicolas. "La llama y el ciervo: dualismo dietético y simbólico en los Andes centrales". Anthropozoologica 45.1 (2010): 25-45. Impresión.
  • Grant, Jennifer. "De la caza y el pastoreo: evidencia isotópica en camélidos salvajes y domesticados de la Puna del sur de Argentina (2120-420 años BP)". Revista de Ciencia Arqueológica: Informes 11 (2017): 29-37. Impresión.
  • Knudson, Kelly J., Kristin R. Gardella y Jason Yaeger. "Aprovisionamiento de fiestas incas en Tiwanaku, Bolivia: los orígenes geográficos de los camélidos en el complejo Pumapunku". Revista de ciencia arqueológica 39.2 (2012): 479-91. Impresión.
  • López, Gabriel E. J. y Federico Restifo. "Intensificación y domesticación del holoceno medio de camélidos en el norte de Argentina, según el seguimiento de Zooarchaeology y Lithics". Antigüedad 86.334 (2012): 1041-54. Impresión.
  • Marín, J. C., et al. "La variación del cromosoma Y y la Mtdna confirma la domesticación independiente y la hibridación direccional en camélidos sudamericanos". Genética Animal 48.5 (2017): 591-95. Impresión.
  • Pomeroy, Emma. "Perspectivas biomecánicas sobre la actividad y el comercio a larga distancia en los Andes centro-sur (AD 500-1450)". Revista de ciencia arqueológica 40.8 (2013): 3129-40. Impresión.
  • Russell, Grant. "Determinación de la domesticación de camélidos sudamericanos a través de la morfología esquelética". Universidad de Rutgers, 2017. Impresión.
  • Smith, Scott C. y Maribel Pérez Arias. "De los cuerpos a los huesos: muerte y movilidad en la cuenca del lago Titicaca, Bolivia". Antigüedad 89.343 (2015): 106-21. Impresión.
  • Valverde, Guido y col. "El análisis de ADN antiguo sugiere un impacto insignificante de la expansión del Imperio Wari en la costa central de Perú durante el horizonte medio". Más uno (2016) Impresión.
  • Yacobaccio, Hugo D. y Bibiana L. Vilá. "Un modelo para la domesticación de llamas (Lama Glama Linnaeus, 1758) en los Andes del sur". Anthropozoologica 51,1 (2016): 5-13. Impresión.

Ver el vídeo: Diferencias entre las Llamas y Alpacas - TvAgro por Juan Gonzalo Angel (Julio 2020).