Consejos

¿Qué es el sesgo cognitivo? Definición y ejemplos

¿Qué es el sesgo cognitivo? Definición y ejemplos

Un sesgo cognitivo es un error sistemático en el pensamiento que afecta las elecciones y juicios de uno. El concepto de sesgo cognitivo fue propuesto por primera vez por Amos Tversky y Daniel Kahneman en un artículo de 1974 en Ciencia. Desde entonces, los investigadores han identificado y estudiado numerosos tipos de sesgos cognitivos. Estos prejuicios influyen en nuestra percepción del mundo y pueden llevarnos a una mala toma de decisiones.

Conclusiones clave: sesgo cognitivo

  • Los sesgos cognitivos aumentan nuestra eficiencia mental al permitirnos tomar decisiones rápidas sin ninguna deliberación consciente.
  • Sin embargo, los sesgos cognitivos también pueden distorsionar nuestro pensamiento, lo que lleva a una mala toma de decisiones y juicios falsos.
  • Tres sesgos cognitivos comunes son error de atribución fundamental, sesgo retrospectivo y sesgo de confirmación.

Causas del sesgo cognitivo

Como humanos, generalmente creemos que somos racionales y conscientes. Sin embargo, nuestras mentes a menudo responden al mundo automáticamente y sin nuestra conciencia. Cuando la situación lo exige, podemos hacer un esfuerzo mental para tomar decisiones, pero gran parte de nuestro pensamiento tiene lugar fuera del control consciente.

En su libro Pensando rápido y lento, El psicólogo ganador del Premio Nobel Daniel Kahneman se refiere a estos dos tipos de pensamiento como Sistema 1 y Sistema 2. El Sistema 1 es rápido e intuitivo, y se basa en atajos mentales en el pensamiento, llamados heurística, para navegar por el mundo de manera más eficiente. Por el contrario, el Sistema 2 es lento e introduce deliberación y lógica en nuestro pensamiento. Ambos sistemas afectan la forma en que hacemos juicios, pero el Sistema 1 está a cargo la mayor parte del tiempo.

Inconscientemente "preferimos" el Sistema 1 porque se aplica sin esfuerzo. El sistema 1 incluye las preferencias con las que nacemos, como nuestro deseo de evitar pérdidas y huir de las serpientes, y las asociaciones que aprendemos, como las respuestas a ecuaciones matemáticas simples (rápido: ¿qué es 2 + 2?) Y la capacidad de leer.

Mientras tanto, el Sistema 2 requiere atención para funcionar, y la atención es un recurso limitado. Por lo tanto, el pensamiento deliberado y lento del Sistema 2 solo se implementa cuando prestamos atención a un problema específico. Si llamamos nuestra atención sobre otra cosa, el Sistema 2 se ve interrumpido.

¿Son los sesgos cognitivos racionales o irracionales?

Puede parecer irracional que dependamos tanto del Sistema 1 en nuestro pensamiento, pero resulta que la preferencia tiene una explicación lógica. Si tuviéramos que examinar cuidadosamente nuestras opciones cada vez que tomamos una decisión, rápidamente nos sentiríamos abrumados. ¿Necesitas un ejemplo? Imagine la sobrecarga mental de sopesar deliberadamente los pros y los contras de cada ruta potencial para trabajar todos los días. El uso de atajos mentales para tomar estas decisiones nos permite actuar rápidamente. Sacrificar la lógica por la velocidad nos ayuda a superar las complejidades y la riqueza de información que nos inunda a diario, haciendo la vida más eficiente.

Por ejemplo, digamos que caminas solo a casa por la noche y de repente escuchas un sonido extraño detrás de ti. Un sesgo cognitivo puede hacer que creas que el ruido es una señal de peligro. Como resultado, acelerarás tu ritmo para que puedas llegar a casa lo antes posible. Por supuesto, es posible que el ruido no provenga de alguien que quiera hacerte daño. Puede haber sido un gato callejero hurgando en un bote de basura cercano. Sin embargo, al usar un atajo mental para llegar rápidamente a una conclusión, es posible que haya permanecido fuera de peligro. De esta manera, nuestra dependencia de los sesgos cognitivos para navegar por la vida puede ser adaptativa.

Por otro lado, nuestros sesgos cognitivos pueden meternos en problemas. Algunas veces resultan en un pensamiento distorsionado que impacta negativamente las elecciones y juicios que hacemos. Los sesgos cognitivos también conducen a los estereotipos, que pueden arraigarse por nuestra exposición a los prejuicios y prejuicios de nuestra cultura hacia diferentes razas, religiones, estados socioeconómicos y otros grupos. Las motivaciones personales, la influencia social, las emociones y las diferencias en nuestras capacidades de procesamiento de información pueden causar sesgos cognitivos e influir en cómo se manifiestan.

Ejemplos de sesgos cognitivos

Los sesgos cognitivos nos impactan en muchas áreas de la vida, incluidas las situaciones sociales, el recuerdo de la memoria, lo que creemos y nuestro comportamiento. Se han utilizado en disciplinas como la economía y el marketing para explicar por qué las personas hacen lo que hacen, así como para predecir e influir en el comportamiento de las personas. Tome los siguientes tres sesgos cognitivos como ejemplos.

Error fundamental de atribución

El error de atribución fundamental, también conocido como el sesgo de correspondencia, es la tendencia general de atribuir el comportamiento de otro individuo a su personalidad y rasgos internos en lugar de la situación o los factores externos. Se considera un sesgo del juicio social. Por ejemplo, una serie de estudios mostró que las personas atribuyen las acciones de un personaje de televisión a los rasgos de personalidad del actor que interpreta al personaje. Esto sucedió a pesar de que los participantes sabían que el comportamiento de los actores estaba dictado por un guión. Numerosos estudios han demostrado esta tendencia a creer que cualquier comportamiento que un individuo exhibe surge de sus características individuales, incluso cuando el conocimiento de la situación debería indicar lo contrario.

Sesgo retrospectiva

El sesgo retrospectivo, o el efecto "Lo supe todo el tiempo", nos lleva a creer que podríamos haber predicho correctamente el resultado de eventos pasados ​​después de haber aprendido cuál fue el resultado. Es un sesgo de memoria en el que las personas creen incorrectamente que sabían el resultado de un evento todo el tiempo a pesar de que no lo sabían. Ellos creer recuerdan predecir correctamente el resultado, por lo que también creen que sus recuerdos son consistentes con el tiempo. Este sesgo dificulta la evaluación adecuada de una decisión, ya que las personas se centrarán en el resultado y no en la lógica del proceso de toma de decisiones en sí. Por ejemplo, si el equipo favorito de un individuo gana un gran juego, pueden afirmar que sabían que el equipo ganaría, incluso si no estaban seguros antes del juego.

Sesgo de confirmación

El sesgo de confirmación es un sesgo de creencia en el que las personas tienden a buscar, interpretar y recordar información de una manera que confirme sus nociones e ideas preconcebidas. En otras palabras, las personas intentan preservar sus creencias existentes prestando atención a la información que confirma esas creencias y descontando la información que podría desafiarlas. El sesgo de confirmación se puede ver en acción en muchas facetas de la vida, incluidas las políticas políticas que uno defiende y si uno cree en una explicación científica específica para fenómenos como el cambio climático o las vacunas. El sesgo de confirmación es una de las razones por las que es tan desafiante tener una discusión lógica sobre los problemas de polarización de los botones calientes.

Fuentes

  • Aronson, Elliot. El animal social. 10ª ed., Worth Publishers, 2008.
  • Cherry, Kendra. "Sesgo de confirmación." Mente muy bien, 15 de octubre de 2018. //www.verywellmind.com/what-is-a-confirmation-bias-2795024
  • Cherry, Kendra. "Cómo los sesgos cognitivos influyen en cómo piensas y actúas". Mente muy bien, 8 de octubre de 2018.//www.verywellmind.com/what-is-a-cognitive-bias-2794963
  • Kahneman, Daniel. Pensando rápido y lento. Farrar, Straus y Giroux, 2011.
  • Tal-Or, Nurit y Yael Papirman. "El error fundamental de atribución al atribuir las características de las figuras ficticias a los actores". Psicología mediáticavol. 9, no. 2, 2007, p. 331-345. //doi.org/10.1080/15213260701286049
  • Tversky, Almos y Daniel Kahneman, "Juicio bajo incertidumbre: heurística y prejuicios". Science, vol. 185, no. 4157, 1974, pp. 1124-1131. doi: 10.1126 / science.185.4157.1124