Consejos

Revolución mexicana: la batalla de Celaya

Revolución mexicana: la batalla de Celaya


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La batalla de Celaya (6 al 15 de abril de 1915) fue un punto decisivo en la revolución mexicana. La revolución había estado en su apogeo durante cinco años, desde que Francisco I. Madero había desafiado el gobierno de décadas de Porfirio Díaz. Para 1915, Madero se había ido, al igual que el general borracho que lo había reemplazado, Victoriano Huerta. Los caudillos rebeldes que habían derrotado a Huerta, Emiliano Zapata, Pancho Villa, Venustiano Carranza y Álvaro Obregón, se habían vuelto unos contra otros. Zapata estaba encerrado en el estado de Morelos y rara vez se aventuraba, por lo que la incómoda alianza de Carranza y Obregón dirigió su atención hacia el norte, donde Pancho Villa aún comandaba la poderosa División del Norte. Obregón tomó una fuerza masiva de la Ciudad de México para encontrar Villa y establecerse de una vez por todas con los dueños del norte de México.

Preludio a la batalla de Celaya

Villa comandaba una fuerza formidable, pero sus ejércitos estaban dispersos. Sus hombres estaban divididos entre varios generales diferentes, luchando contra las fuerzas de Carranza donde pudieran encontrarlos. Él mismo comandaba la fuerza más grande, varios miles de soldados, incluida su legendaria caballería. El 4 de abril de 1915, Obregón trasladó su fuerza de Querétaro a la pequeña ciudad de Celaya, que se construyó en una llanura junto a un río. Obregón cavó, colocando sus ametralladoras y construyendo trincheras, desafiando a Villa a atacar.

Villa fue acompañado por su mejor general, Felipe Ángeles, quien le rogó que dejara a Obregón solo en Celaya y se encontrara con él en una batalla en otro lugar donde no podía llevar sus poderosas ametralladoras a las fuerzas de Villa. Villa ignoró a Ángeles, alegando que no quería que sus hombres pensaran que tenía miedo de pelear. Preparó un asalto frontal.

La primera batalla de Celaya

Durante los primeros días de la Revolución Mexicana, Villa había tenido un gran éxito con cargas de caballería devastadoras. La caballería de Villa era probablemente la mejor del mundo: una fuerza de élite de jinetes expertos que podían montar y disparar con un efecto devastador. Hasta este punto, ningún enemigo había logrado resistirse a una de sus cargas de caballería letales y Villa no vio ningún punto en cambiar sus tácticas.

Obregón estaba listo, sin embargo. Sospechaba que Villa enviaría oleada tras oleada de soldados de caballería veteranos, y colocó su alambre de púas, trincheras y ametralladoras en anticipación de los jinetes en lugar de la infantería.

Al amanecer del 6 de abril, comenzó la batalla. Obregón hizo el primer movimiento: envió una gran fuerza de 15,000 hombres para ocupar el estratégico Rancho El Guaje. Esto fue un error, ya que Villa ya había establecido tropas allí. Los hombres de Obregón se encontraron con un fuego de rifle abrasador y se vio obligado a enviar pequeños escuadrones de distracción para atacar otras partes de las fuerzas de Villa para distraerlo. Se las arregló para hacer retroceder a sus hombres, pero no antes de sufrir graves pérdidas.

Obregón pudo convertir su error en un brillante movimiento estratégico. Ordenó a sus hombres que volvieran a las ametralladoras. Villa, sintiendo la oportunidad de aplastar a Obregón, envió a su caballería en su búsqueda. Los caballos quedaron atrapados en el alambre de púas y fueron cortados en pedazos por ametralladoras y fusileros. En lugar de retirarse, Villa envió varias oleadas de caballería para atacar, y cada vez fueron rechazados, aunque sus números y habilidades casi rompieron la línea de Obregón en varias ocasiones. Al caer la noche del 6 de abril, Villa cedió.

Sin embargo, cuando amaneció el 7, Villa envió a su caballería nuevamente. Ordenó no menos de 30 cargas de caballería, cada una de las cuales fue rechazada. Con cada carga, se hacía más difícil para los jinetes: el suelo estaba resbaladizo con sangre y estaba lleno de cadáveres de hombres y caballos. Al final del día, los villistas comenzaron a quedarse sin munición y Obregón, sintiendo esto, envió su propia caballería contra Villa. Villa no había mantenido fuerzas en reserva y su ejército fue derrotado: la poderosa División del Norte se retiró a Irapuato para lamer sus heridas. Villa había perdido unos 2.000 hombres en dos días, la mayoría de ellos valiosos soldados de caballería.

La segunda batalla de Celaya

Ambas partes recibieron refuerzos y se prepararon para otra batalla. Villa trató de atraer a su oponente a una llanura, pero Obregón era demasiado listo para abandonar sus defensas. Mientras tanto, Villa se había convencido de que la derrota anterior se había debido a la falta de municiones y mala suerte. El 13 de abril, atacó de nuevo.

Villa no había aprendido de sus errores. Volvió a enviar oleada tras oleada de caballería. Intentó suavizar la línea de Obregón con artillería, pero la mayoría de los proyectiles echaron de menos a los soldados y trincheras de Obregón y cayeron en el cercano Celaya. Una vez más, las ametralladoras y fusileros de Obregón cortaron en pedazos la caballería de Villa. La caballería de élite de Villa probó seriamente las defensas de Obregón, pero siempre fueron expulsadas. Se las arreglaron para hacer parte del retiro de línea de Obregón, pero no pudieron retenerlo. La lucha continuó el 14, hasta la tarde cuando una fuerte lluvia hizo que Villa retirara sus fuerzas.

Villa todavía estaba decidiendo cómo proceder en la mañana del día 15 cuando Obregón contraatacó. Una vez más había mantenido su caballería en reserva, y los soltó al amanecer. La División del Norte, con pocas municiones y exhausta después de dos días seguidos de lucha, se derrumbó. Los hombres de Villa se dispersaron, dejando atrás armas, municiones y suministros. La batalla de Celaya fue oficialmente una gran victoria para Obregón.

Secuelas

Las pérdidas de Villa fueron devastadoras. En la segunda batalla de Celaya, perdió 3.000 hombres, 1.000 caballos, 5.000 rifles y 32 cañones. Además, unos 6,000 de sus hombres habían sido hechos prisioneros en la consiguiente derrota. Se desconoce el número de sus hombres que resultaron heridos, pero debe haber sido considerable. Muchos de sus hombres desertaron al otro lado durante y después de la batalla. La División del Norte, gravemente herida, se retiró a la ciudad de Trinidad, donde una vez más se enfrentarían al ejército de Obregón ese mismo mes.

Obregón había logrado una rotunda victoria. Su reputación creció poderosamente, ya que Villa rara vez había perdido batallas y nunca una de tal magnitud. Sin embargo, manchó su victoria con un acto de maldad. Entre los prisioneros había varios oficiales del ejército de Villa, que habían dejado a un lado sus uniformes y no podían distinguirse de los soldados comunes. Obregón informó a los prisioneros que habría una amnistía para los oficiales: simplemente deberían declararse y serían liberados. 120 hombres admitieron que eran oficiales de Villa, y Obregón ordenó que todos fueran enviados al pelotón de fusilamiento.

Importancia histórica de la batalla de Celaya

La batalla de Celaya marcó el principio del fin para Villa. Le demostró a México que la poderosa División del Norte no era invulnerable y que Pancho Villa no era un maestro táctico. Obregón persiguió a Villa, ganando más batallas y reduciendo el ejército y el apoyo de Villa. A fines de 1915, Villa se debilitó severamente y tuvo que huir a Sonora con los restos andrajosos de su ejército alguna vez orgulloso. Villa seguiría siendo importante en la Revolución y la política mexicana hasta su asesinato en 1923 (muy probablemente por orden de Obregón), pero nunca más controlaría regiones enteras como lo hizo antes de Celaya.

Al derrotar a Villa, Obregón logró dos cosas a la vez: eliminó a un rival poderoso y carismático y aumentó enormemente su propio prestigio. Obregón encontró su camino hacia la Presidencia de México mucho más claro. Zapata fue asesinado en 1919 por orden de Carranza, quien a su vez fue asesinado por los leales a Obregón en 1920. Obregón llegó a la presidencia en 1920 por el hecho de que él era el último en pie, y todo comenzó con su derrota de 1915 de Villa en Celaya.

Fuente: McLynn, Frank ... Nueva York: Carroll y Graf, 2000.



Comentarios:

  1. Tsekani

    Lo siento, pero creo que estás equivocado. Envíeme un correo electrónico a PM, discutiremos.

  2. Castor

    ¡Bien! ¡No cuentes cuentos de hadas!

  3. Daylon

    Brilliant idea and it is duly

  4. Gabbar

    Hmm ... basura

  5. Maeret

    Esta es información muy valiosa.



Escribe un mensaje