Interesante

Abogado AM 165 - Historia

Abogado AM 165 - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Consejo

Consejo.

(AM-l65: dp. 530; 1. 184'6 "; b. 33 '; dr. 9'9"; s. 15 k.
cpl. 104; una. 1 3 "; cl. Admirable)

Counsel (AM-165) fue lanzado el 17 de febrero de 1943 por Willamette Iron and Steel Corp., Portland, Oreg., Y comisionado el 27 de mayo de 1944, el teniente comandante E. C. Davis, USNR, al mando. Fue reclasificada como MSF-165 el 7 de febrero de 1955.

Navegando desde San Francisco el 8 de agosto de 1944, Counsel fue reparado en Pearl Harbor y escoltó un convoy a Eniwetok, llegando el 20 de septiembre. Cinco días después, estaba en camino a Saipan para patrullar y escoltar durante el cual rescató a tres aviadores navales frente a Tinian el 18 de octubre. Al llegar a Ulithi el 26 de octubre, continuó patrullando, luego fue asignada el 10 de noviembre para examinar la Canoerra dañada (CA-70) a Manus, remolcando en tándem con SS Watch Hill durante los últimos 2 días del viaje. La abogada regresó a Ulithi el 24 de noviembre y navegó 2 días después para desembarcar en Peleliu, Islas Palau, donde patrulló contra los submarinos hasta el 15 de diciembre. Después de la revisión en Eniwetok Couns ~ l zarpó de ese puerto en servicio de escolta de convoyes a Guam, Saipan, Iwo Jima, Ulithi y Tarawa, y en patrulla antisubmarina y operaciones de barrido de minas hasta el final de la guerra. Llegó a Buckner Bay, Okinawa, el 23 de agosto de 1945, y hasta el 6 de noviembre barrió minas en aguas japonesas y chinas, desde Sasebo. El 20 de noviembre, Counsel zarpó rumbo a casa y llegó a San Francisco el 19 de diciembre. El abogado quedó fuera de servicio en la reserva el 15 de enero de 1947 en San Diego.

El abogado recibió una estrella de batalla por el servicio de la Segunda Guerra Mundial.


Consejo de los Cincuenta

Menos de cuatro meses antes de su muerte en 1844, José Smith convocó un consejo para discutir los asentamientos propuestos para los Santos de los Últimos Días en áreas que estaban entonces fuera de los Estados Unidos, como en California y Texas. El consejo deliberó no solo sobre cómo los líderes de la Iglesia gobernarían estos asentamientos, sino también sobre cómo establecer un reino o gobierno político en preparación para el reinado milenial de Jesucristo. José Smith y sus asociados vieron este consejo como el comienzo de tal reino. El consejo estaba compuesto por unos 50 miembros que normalmente se referían a él como el "Reino de Dios" o el "Consejo de los Cincuenta". 1

José Smith tenía la intención de que el consejo funcionara de forma separada de la Iglesia. Si bien la Iglesia era responsable de las preocupaciones espirituales y de la salvación eterna de los hijos de Dios, el Concilio de los Cincuenta era una organización política o cívica formada para "gobernar a los hombres en asuntos civiles". Muchos de los asociados más cercanos de José participaron en el consejo, incluidos miembros de la Primera Presidencia, el Quórum de los Doce Apóstoles y el Sumo Consejo de Nauvoo. 2 José también admitió a tres no mormones en el consejo.

El deseo de los Santos de los Últimos Días de sentar las bases de un nuevo gobierno civil se debió en parte a la persecución que habían experimentado en Misuri. José Smith y otros líderes de la Iglesia se convencieron de que los gobiernos locales, estatales y nacionales no estaban dispuestos a defender o eran incapaces de proteger los derechos de la Iglesia como minoría religiosa. Un propósito importante del consejo era adoptar medidas que protegieran los “derechos religiosos y el culto” de los Santos de los Últimos Días y otros. 3 Las actas del consejo contienen poderosas enseñanzas de José Smith sobre la libertad religiosa. Habló de "la importancia de alejarnos de todo espíritu de intolerancia y fanatismo hacia los sentimientos religiosos de un hombre". 4

Durante la primavera de 1844, el consejo se reunió con frecuencia para redactar una constitución, promover la campaña de José Smith para presidente de los Estados Unidos en 1844 e identificar posibles lugares de reunión en el oeste americano. Después de la muerte de José Smith, el consejo se volvió a reunir en 1845 y principios de 1846 bajo la dirección de Brigham Young para tomar decisiones sobre el gobierno de Nauvoo, establecer relaciones diplomáticas con los indígenas estadounidenses y prepararse para el éxodo de los Santos de los Últimos Días hacia Occidente.

En Utah, el consejo se reunió esporádicamente entre finales de la década de 1840 y la de 1860. John Taylor reorganizó el consejo en 1880, pero las reuniones cesaron antes del final de esa década. 5

R. Eric Smith y Matthew J. Grow, “Consejo de los Cincuenta en Nauvoo, Illinois”, Perspectivas sobre la historia de la Iglesia, history.lds.org.

Matthew J. Grow, Ronald K. Esplin, Mark Ashurst-McGee, Gerrit J. Dirkmaat y Jeffrey D. Mahas, eds., Registros administrativos: Consejo de los Cincuenta, Actas, marzo de 1844 a enero de 1846. Vol. 1 de la serie de Registros administrativos de The Joseph Smith Papers, editada por Ronald K. Esplin, Matthew J. Grow y Matthew C. Godfrey (Salt Lake City: Church Historian’s Press, 2016).

La siguiente publicación proporciona más información sobre este tema. Al referirlo o vincularlo a este recurso, no respaldamos ni garantizamos el contenido o las opiniones de los autores.

Matthew J. Grow y R. Eric Smith, eds., The Council of Fifty: What the Records Reveal about Mormon History (Provo, Utah: Centro de Estudios Religiosos, Universidad Brigham Young, 2017).


Orden ejecutiva: Establecimiento del Consejo de la Casa Blanca para Asuntos Indígenas Americanos

Por la autoridad conferida a mí como Presidente por la Constitución y las leyes de los Estados Unidos de América, y con el fin de promover y sostener gobiernos tribales nativos americanos prósperos y resilientes, por la presente se ordena lo siguiente:

Sección 1. Política. Estados Unidos reconoce una relación de gobierno a gobierno, así como una relación legal y política única, con tribus reconocidas a nivel federal. Esta relación se establece en la Constitución de los Estados Unidos, tratados, estatutos, Órdenes Ejecutivas, reglas y reglamentos administrativos y decisiones judiciales. Honrar estas relaciones y respetar la soberanía de las naciones tribales es fundamental para promover la autodeterminación y la prosperidad tribales.

Mientras trabajamos juntos para forjar un futuro más brillante para todos los estadounidenses, no podemos ignorar una historia de malos tratos y políticas destructivas que han perjudicado a las comunidades tribales. Estados Unidos busca continuar restaurando y sanando las relaciones con los nativos americanos y fortalecer su asociación con los gobiernos tribales, ya que nuestra historia más reciente demuestra que la autodeterminación tribal: la capacidad de los gobiernos tribales para determinar cómo construir y mantener sus propias comunidades. - es necesario para comunidades prósperas y exitosas. Reconocemos además que restaurar las tierras tribales a través de los medios apropiados ayuda a fomentar la autodeterminación tribal.

Esta orden establece una política nacional para asegurar que el Gobierno Federal se involucre en una relación verdadera y duradera de gobierno a gobierno con tribus reconocidas a nivel federal de una manera más coordinada y eficaz, incluso mediante el mejor desempeño de sus responsabilidades fiduciarias. Esta política se establece como un medio para promover y mantener comunidades tribales prósperas y resilientes. Un mayor compromiso y una consulta significativa con las tribus es de suma importancia en el desarrollo de cualquier política que afecte a las naciones tribales.

Para honrar los tratados y reconocer la soberanía inherente de las tribus y el derecho al autogobierno bajo la ley de los Estados Unidos, es política de los Estados Unidos promover el desarrollo de comunidades tribales prósperas y resilientes, incluso mediante:

(a) promover el desarrollo económico sostenible, en particular la energía, el transporte, la vivienda, otras infraestructuras, el desarrollo empresarial y de la fuerza laboral para impulsar el crecimiento económico y la seguridad futuros

(b) apoyar un mayor acceso y control sobre la nutrición y la atención médica, incluidos los esfuerzos especiales para hacer frente a las disparidades históricas de salud y las enfermedades crónicas

(c) apoyar los esfuerzos para mejorar la eficacia y eficiencia de los sistemas de justicia tribal y proteger a las comunidades tribales

(d) ampliar y mejorar las oportunidades educativas de por vida para los indios americanos y nativos de Alaska, respetando las demandas de un mayor control tribal sobre la educación tribal, de conformidad con la Orden Ejecutiva 13592 del 2 de diciembre de 2011 (Mejora de las oportunidades educativas de los indios americanos y nativos de Alaska y Fortalecimiento de las universidades tribales y Universidades) y

(e) proteger las tierras, el medio ambiente y los recursos naturales de las tribus, y promover el respeto por las culturas tribales.

Segundo. 2. Establecimiento. Se establece el Consejo de Asuntos Nativos Americanos de la Casa Blanca (Consejo). El Consejo mejorará la coordinación de los programas federales y el uso de los recursos disponibles para las comunidades tribales.

Segundo. 3. Afiliación. (a) El Secretario del Interior actuará como Presidente del Consejo, que también incluirá a los jefes de los siguientes departamentos ejecutivos, agencias y oficinas:

(i) el Departamento de Estado

(ii) el Departamento de Hacienda

(iii) el Departamento de Defensa

(iv) el Departamento de Justicia

(v) el Departamento de Agricultura

(vi) el Departamento de Comercio

(vii) el Departamento de Trabajo

(viii) el Departamento de Salud y Servicios Humanos

(ix) el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano

(x) el Departamento de Transporte

(xi) el Departamento de Energía

(xii) el Departamento de Educación

(xiii) el Departamento de Asuntos de Veteranos

(xiv) el Departamento de Seguridad Nacional

(xv) la Administración del Seguro Social

(xvi) la Oficina de Gestión de Personal

(xvii) la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos

(xviii) la Oficina de Gestión y Presupuesto

(xix) la Agencia de Protección Ambiental

(xx) la Administración de Pequeñas Empresas

(xxi) el Consejo de Asesores Económicos

(xxii) la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas

(xxiii) el Consejo de Política Nacional

(xxiv) el Consejo Económico Nacional

(xxv) la Oficina de Política Científica y Tecnológica

(xxvi) el Consejo de Calidad Ambiental

(xxvii) la Oficina de Compromiso Público y Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca

(xxviii) el Consejo Asesor de Preservación Histórica

(xxix) la Comisión Denali

(xxx) la Oficina de Asuntos del Gabinete de la Casa Blanca y

(xxxi) otros departamentos ejecutivos, agencias y oficinas que el Presidente pueda designar de vez en cuando.

(b) Un miembro del Consejo podrá designar a un funcionario de alto nivel, que sea un funcionario a tiempo completo o un empleado del Gobierno Federal, para que desempeñe sus funciones.

(c) El Departamento del Interior proporcionará financiamiento y apoyo administrativo al Concejo en la medida permitida por la ley y dentro de las asignaciones existentes.

(d) El Consejo coordinará el desarrollo de su política a través del Consejo de Política Nacional.

(e) El Consejo coordinará su alcance a las tribus reconocidas a nivel federal a través de la Oficina de Participación Pública y Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca.

(f) El Consejo se reunirá tres veces al año y el Presidente convocará las reuniones adicionales que considere necesarias. El presidente puede invitar a otras agencias y oficinas interesadas a asistir a las reuniones, según corresponda.

Segundo. 4. Misión y función del Consejo. El Consejo trabajará en todos los departamentos ejecutivos, agencias y oficinas para coordinar el desarrollo de recomendaciones de políticas para apoyar el autogobierno tribal y mejorar la calidad de vida de los nativos americanos, y coordinará el compromiso del gobierno de los Estados Unidos con los gobiernos tribales y sus comunidades. . El Consejo deberá:

(a) hacer recomendaciones al Presidente, a través del Director del Consejo de Política Nacional, con respecto a las prioridades de las políticas, incluida la mejora de la eficacia de las inversiones federales en las comunidades nativas americanas, cuando corresponda, para aumentar el impacto de los recursos federales y crear mayores oportunidades para ayudar mejorar la calidad de vida de los nativos americanos

(b) coordinará, a través del Director de la Oficina de Participación Pública y Asuntos Intergubernamentales, el compromiso federal con los gobiernos tribales y las partes interesadas de los nativos americanos con respecto a cuestiones importantes para los nativos americanos, incluidos los consorcios tribales, las pequeñas empresas, las instituciones de educación y capacitación, incluidas las universidades tribales y universidades, proveedores de atención médica, asociaciones comerciales, instituciones de investigación y subvenciones, aplicación de la ley, gobiernos estatales y locales, y organizaciones comunitarias y sin fines de lucro

(c) coordinar un proceso más efectivo y eficiente para que los departamentos ejecutivos, agencias y oficinas cumplan con el compromiso de los Estados Unidos con la consulta tribal según lo establecido en la Orden Ejecutiva 13175 del 6 de noviembre de 2000 (Consulta y Coordinación con Gobiernos Tribales Indios), y mi memorando del 5 de noviembre de 2009 (Consulta Tribal) y

(d) ayudar a la Oficina de Participación Pública y Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca en la organización de la Conferencia de Naciones Tribales de la Casa Blanca cada año reuniendo a líderes invitados de todas las tribus indígenas reconocidas a nivel federal y altos funcionarios del Gobierno Federal para proporcionar información directa de gobierno a discusión del gobierno sobre las prioridades políticas del país indio del gobierno federal.

Segundo. 5. Provisiones generales. (a) Los jefes de departamentos, agencias y oficinas ejecutivos ayudarán y proporcionarán información al Consejo, de conformidad con la ley aplicable, según sea necesario para llevar a cabo las funciones del Consejo.

(b) Nada en esta orden se interpretará en el sentido de menoscabar o afectar de otra manera:

(i) la autoridad otorgada por ley a un departamento ejecutivo, agencia o su jefe o

(ii) las funciones del Director de la Oficina de Gerencia y Presupuesto relacionadas con propuestas presupuestarias, administrativas o legislativas.

(c) Esta orden se implementará de acuerdo con la ley aplicable y sujeta a la disponibilidad de asignaciones.

(d) Para los propósitos de esta orden, "tribu reconocida federalmente" significa una tribu, banda, nación, pueblo, aldea o comunidad indígena o nativa de Alaska que el Secretario del Interior reconoce que existe como una tribu indígena de conformidad con la Tribu India Reconocida Federalmente. Ley de listas de 1994, 25 USC 479a.

(e) A los efectos de esta orden, "indio americano y nativo de Alaska" significa un miembro de una tribu indígena, según la definición de pertenencia a la tribu.

(f) Esta orden no tiene la intención de crear, ni crea, ningún derecho o beneficio, sustantivo o procesal, exigible por ley o en equidad por cualquier parte contra los Estados Unidos, sus departamentos, agencias o entidades, sus funcionarios, empleados. , agentes o cualquier otra persona.


Abogado AM 165 - Historia


Christine de Pisan
El Libro de la Ciudad de las Damas
(1405)

Extractos de un texto proporcionado por Anne Kelsch en la Universidad de Dakota del Norte y otro proporcionado por S. Spishak en la Universidad George Mason.

<1> Un día, mientras estaba sentado solo en mi estudio rodeado de libros sobre todo tipo de temas, dedicándome a los estudios literarios, mi hábito habitual, mi mente se detuvo extensamente en las opiniones de peso de varios autores a los que había estudiado durante un tiempo. largo tiempo. Levanté la vista de mi libro, habiendo decidido dejar esas sutiles preguntas en paz y relajarme leyendo un pequeño libro. Por casualidad llegó a mis manos un extraño volumen, no uno propio, sino uno que me habían entregado junto con algunos otros. Cuando lo mantuve abierto y vi que la portada era de Matheolus, sonreí, porque aunque nunca lo había visto antes, a menudo había escuchado que, como los libros, hablaba del respeto por las mujeres. Pensé que lo hojearía para divertirme. Hacía poco tiempo que leía cuando mi buena madre me llamó para refrescarme con la cena, porque era de noche. Con la intención de verlo al día siguiente, lo dejé. A la mañana siguiente, nuevamente sentado en mi estudio como era mi costumbre, recordé que quería examinar este libro de Matheolus. Empecé a leerlo y continué un rato. Porque el tema me parecía poco agradable para las personas que no disfrutan de la mentira, y de nada sirve para desarrollar la virtud o los modales, dada su falta de integridad en la dicción y el tema, y ​​después de hojear aquí y allá y leer el final, pongo hacia abajo para dirigir mi atención a un estudio más elevado y útil. Pero el solo hecho de ver este libro, a pesar de que no tenía ninguna autoridad, me hizo preguntarme cómo sucedió que tantos hombres diferentes, y hombres instruidos entre ellos, hayan estado y estén tan inclinados a expresarse tanto al hablar como en sus tratados y escritos tantos insultos perversos sobre las mujeres y su comportamiento. No solo uno o dos y ni siquiera este Matheolus (porque este libro tenía mala fama de todos modos y estaba destinado a ser una sátira) sino, más en general, de los tratados de todos los filósofos y poetas y de todos los oradores: también se necesitaría Anhelo mencionar sus nombres, parece que todos hablan con la misma boca. Pensando profundamente en estos asuntos, comencé a examinar mi carácter y conducta como mujer natural y, de manera similar, consideré a otras mujeres cuya compañía mantenía con frecuencia, princesas, grandes damas, mujeres de las clases media y baja, que gentilmente me habían dicho de sus pensamientos más privados e íntimos, con la esperanza de poder juzgar imparcialmente y con buena conciencia si el testimonio de tantos hombres notables podía ser cierto. Hasta donde yo sé, no importa cuánto tiempo enfrenté o analicé el problema, no pude ver ni darme cuenta de cómo sus afirmaciones podrían ser ciertas en comparación con el comportamiento natural y el carácter de las mujeres. Sin embargo, seguí discutiendo con vehemencia contra las mujeres, diciendo que sería imposible que tantos hombres famosos, eruditos tan solemnes, poseedores de una comprensión tan profunda y grande, tan clarividente en todas las cosas, como parecía, pudieran haber hablado falsamente sobre tan muchas veces que difícilmente pude encontrar un libro de moral donde, incluso antes de haberlo leído en su totalidad, no encontré varios capítulos o ciertas secciones atacando a las mujeres, sin importar quién fuera el autor. Esta sola razón, en resumen, me hizo concluir que, aunque mi intelecto no percibía mis propias grandes fallas y, de igual manera, las de otras mujeres debido a su sencillez e ignorancia, sin embargo, era verdaderamente apropiado que tal fuera el caso. Así que confié más en el juicio de los demás que en lo que yo mismo sentía y sabía. Estuve tan paralizado en esta línea de pensamiento durante tanto tiempo que parecía como si estuviera en un estupor. Como una fuente que brota, me vino a la mente una serie de autoridades, a las que recordaba una tras otra, junto con sus opiniones sobre este tema. Y finalmente decidí que Dios formó una criatura vil cuando hizo a la mujer, y me pregunté cómo un artesano tan digno podría haber diseñado para hacer una obra tan abominable que, por lo que dicen, es el recipiente, así como el refugio y la morada de todo mal y vicio. Mientras pensaba esto, una gran infelicidad y tristeza brotó en mi corazón, pues me detestaba a mí misma y a todo el sexo femenino, como si fuéramos monstruosidades en la naturaleza y en mi lamento dije estas palabras:
Dios mío, ¿cómo puede ser esto? Porque a menos que me desvíe de mi fe, nunca debo dudar de que tu infinita sabiduría y tu más perfecta bondad crearon alguna vez algo que no fuera bueno. ¿No creaste tú mismo a la mujer de una manera muy especial y desde entonces no le diste todas esas inclinaciones que te agrada que tenga? ¿Y cómo podría ser que pudieras equivocarte en algo? Sin embargo, mire todas estas acusaciones que se han juzgado, decidido y concluido contra las mujeres. No sé cómo entender esta repugnancia. Si es así, hermoso Señor Dios, que de hecho tantas abominaciones abundan en el sexo femenino, porque Tú mismo dices que el testimonio de dos o tres testigos da crédito, ¿por qué no dudaré de que esto es cierto? Ay, Dios, ¿por qué no me dejaste nacer en el mundo como hombre, para que todas mis inclinaciones fueran para servirte mejor, para que no me extravíe en nada y sea tan perfecto como se dice un hombre? ¿ser? Pero como tu bondad no me ha sido brindada, perdona mi negligencia en tu servicio, Señor Dios, y que no te desagrade, porque el siervo que recibe menos regalos de su señor es menos obligado en su servicio.

La historia continúa en forma de alegoría, cuando tres mujeres (Lady Reason, Lady Rectitude y Lady Justice) vienen para instruir a Christine y mostrarle cómo construir una ciudad para mujeres virtuosas. Como explica Lady Reason

<2> Hay otra razón mayor y aún más especial para nuestra venida que aprenderán de nuestros discursos: de hecho hemos venido a vencer del mundo el mismo error en el que ustedes habían caído, de modo que de ahora en adelante, señoras y Todas las mujeres valientes pueden tener refugio y defensa contra los diversos asaltantes, esas damas que han sido abandonadas durante tanto tiempo, expuestas como un campo sin seto circundante, sin encontrar un campeón que les brinde una defensa adecuada, a pesar de esos hombres nobles que están requerido por orden de ley para protegerlos, quienes por negligencia y apatía han permitido que sean maltratados. No es de extrañar, entonces, que sus enemigos celosos, esos villanos atroces que los han atacado con diversas armas, hayan salido victoriosos en una guerra en la que las mujeres no han tenido defensa. ¿Dónde hay una ciudad tan fuerte que no pueda tomarse inmediatamente si no se presenta resistencia, o el caso de la ley, por injusto que sea, que no se ganó con la obstinación de alguien que suplica sin oposición? Y las damas simples y nobles, siguiendo el ejemplo de los sufrientes mandatos de Dios, han sufrido alegremente los grandes ataques que, tanto en la palabra hablada como en la escrita, han sido perpetrados injusta y pecaminosamente contra las mujeres por hombres que durante todo el tiempo apelaron a Dios por el derecho a hacerlo. Ahora es el momento de que su justa causa sea arrebatada de las manos del faraón, y por eso, las tres damas que ven aquí, conmovidas por la piedad, hemos venido a anunciarles un edificio particular construido como una muralla de la ciudad, fuertemente construido y bien fundada, que ha sido predestinada y establecida por nuestra ayuda y consejo para que usted construya, donde nadie residirá excepto todas las damas de la fama y las mujeres dignas de alabanza, porque los muros de la ciudad estarán cerrados a aquellas mujeres que carecen de virtud .

. . . .

<3> & quotMi señora, según lo que tengo entendido de usted, la mujer es una criatura muy noble. Pero aun así, Cicerón dice que un hombre nunca debe servir a ninguna mujer y que quien lo hace se degrada a sí mismo, porque ningún hombre debe servir a nadie más bajo que él. '' Ella respondió: `` El hombre o la mujer en quien reside mayor virtud es el superior ni la altivez ni el sexo, sino en la perfección de la conducta y de las virtudes. Y seguro que es feliz quien sirve a la Virgen, que está por encima de todos los ángeles. '' Mi señora, uno de los Catos -que fue tan gran orador- dijo, sin embargo, que si este mundo no tuviese mujer, conversaríamos. con los dioses ''. Ella respondió: `` Ahora puedes ver la necedad del hombre que se considera sabio, porque, gracias a una mujer, el hombre reina con Dios. Y si alguien dijera que el hombre fue desterrado debido a la Dama Eva, les digo que ganó más a través de María de lo que perdió a través de Eva cuando la humanidad se unió a la Deidad, lo que nunca habría tenido lugar si la fechoría de Eva no hubiera ocurrido. Por tanto, el hombre y la mujer deben alegrarse por este pecado, por el cual se ha producido tal honor. Porque tan bajo como la naturaleza humana cayó a través de esta criatura mujer, la naturaleza humana fue elevada por esta misma criatura. Y en cuanto a conversar con los dioses, como ha dicho Catón, si no hubiera habido una mujer, hablaba con más verdad de lo que sabía, porque era un pagano, y entre los de esta creencia, se pensaba que los dioses también residían en el infierno. como en el cielo, es decir, los demonios a quienes llamaban dioses del infierno, de modo que no es mentira que estos dioses hubieran conversado con los hombres, si María no hubiera vivido.

Christine y Lady Reason hablan sobre la educación de la mujer.

<4> Christine, habló, & quot; Señora mía, me doy cuenta de que las mujeres han logrado muchas cosas buenas y que incluso si las mujeres malas han hecho el mal, me parece, sin embargo, que los beneficios se acumulan y siguen acumulando gracias a las buenas mujeres, en particular a las los sabios y literarios y los educados en las ciencias naturales que mencioné anteriormente superan el mal. Por lo tanto, me sorprende la opinión de algunos hombres que afirman que no quieren que sus hijas, esposas o parientes sean educadas porque sus costumbres se arruinarían como resultado ''. Ella respondió: Aquí se puede ver claramente que no todos Las opiniones de los hombres se basan en la razón y en que estos hombres están equivocados. Porque no se debe presumir que las costumbres necesariamente empeoran al conocer las ciencias morales, que enseñan las virtudes, de hecho, no hay la menor duda de que la educación moral las enmienda y ennoblece. ¿Cómo podría alguien pensar o creer que quien sigue una buena enseñanza o doctrina es peor? Tal opinión no se puede expresar ni mantener. . . .

<5> Para hablar de tiempos más recientes, sin buscar ejemplos en la historia antigua, Giovanni Andrea, un profesor de derecho solemne en Bolonia no hace sesenta años, no opinaba que fuera malo para las mujeres la educación. Tenía una hermosa y buena hija, que se llamaba Novella, que se había educado en derecho a un grado tan avanzado que cuando estaba ocupado en alguna tarea y no tenía tiempo libre para presentar sus conferencias a sus alumnos, enviaba a Novella, su hija, en su lugar para dar una conferencia a los estudiantes desde su silla. Y para evitar que su belleza distraiga la concentración de su audiencia, hizo correr una pequeña cortina frente a ella. De esta manera, en ocasiones podría complementar y aligerar la ocupación de su padre. La amaba tanto que, para conmemorar su nombre, escribió un libro de notables conferencias sobre derecho que tituló Novella super Decretalium, en honor al nombre de su hija.

. . . .

<6> Por lo tanto, no todos los hombres (y especialmente los más sabios) comparten la opinión de que es malo que las mujeres reciban educación. Pero es muy cierto que muchos hombres necios han afirmado esto porque les disgustaba que las mujeres supieran más que ellas. Tu padre, que fue un gran científico y filósofo, no creía que las mujeres valieran menos por conocer la ciencia, sino que, como sabes, le complacía mucho ver tu inclinación por aprender. Sin embargo, la opinión femenina de tu madre, que deseaba mantenerte ocupada con las tonterías y las tonterías de niña, siguiendo la costumbre común de las mujeres, era el principal obstáculo para que te involucraras más en las ciencias. Pero tal como dice el proverbio ya mencionado, nadie puede quitar lo que la naturaleza ha dado, 'tu madre no pudo impedirte el sentimiento por las ciencias que tú, por inclinación natural, habías reunido sin embargo en pequeñas gotas. Estoy seguro de que por estas cosas no crees que vales menos sino que lo consideras un gran tesoro para ti y sin duda tienes motivos para hacerlo. "Y Christine, respondió a todo esto," De hecho, mi señora, lo que dice es tan cierto como el Padrenuestro ".

. . . .

Lady Reason explica las causas de la misoginia.

<7> Lady Reason explica que algunos hombres que culpan a las mujeres lo hacen con buenas intenciones, aunque las buenas intenciones no son excusa para el error. Otros los culpan por sus propios vicios, otros por la flaqueza de su propio cuerpo, otros por celos puros, otros aún porque les gusta calumniar. Algunos, finalmente, deseosos de demostrar que han leído mucho, se posicionan sobre lo que encuentran en los libros y simplemente citan a autores conocidos, repitiendo lo dicho antes.

<8> Por los que lo hacen por sus propios vicios me refiero a aquellos hombres que disiparon su juventud en el libertinaje y se dedicaron a la promiscuidad. La gran cantidad de sus aventuras los ha convertido en pícaros. Al envejecer en el pecado, pasan su tiempo lamentando las transgresiones de su juventud, tanto más cuanto que la naturaleza les impide saciar sus impotentes deseos. Purgan su bilis denigrando a las mujeres, pensando así disgustar a otros para que no disfruten de lo que no pueden disfrutar.

<9> Aquellos motivados por la debilidad de sus cuerpos son lisiados con cuerpos deformados y miembros torcidos. Sus mentes son maliciosas y agudas, y no tienen otro medio de venganza por la miseria de su impotencia que culpar a las [mujeres] que alegran a los demás.

<10> Quienes culpan a las mujeres por los celos son hombres indignos que, habiendo conocido o conocido a muchas mujeres de mayor inteligencia o corazón más noble que las suyas, han concebido la amargura y el rencor.

<11> En cuanto a quienes son escándalos por naturaleza, no es de extrañar que calumnien a las mujeres, cuando hablan mal de todos. Sin embargo, les aseguro que todo hombre que se complace en vilipendiar a las mujeres tiene un corazón abyecto, pues actúa contra la Razón y contra la Naturaleza porque no hay pájaro ni bestia que no busque naturalmente su otra mitad, es decir, la hembra. Por tanto, no es natural que un hombre razonable haga lo contrario. . . .

Christine y Lady Reason discuten los inventos y otras ventajas que las mujeres le han dado a la humanidad.

<12> ¿Y alguna vez hubo un hombre que hizo más por la humanidad que la noble reina Ceres? ¿Quién trajo a los nómadas bárbaros que habitaban en los bosques, sin fe ni ley, como bestias salvajes para venir a llenar pueblos y ciudades donde ahora viven respetuosos de la ley? Les proporcionó mejor alimento que las bellotas y manzanas de cangrejo que solían comer: trigo, maíz, alimentos que embellecen el cuerpo, la tez más radiante, las extremidades más fuertes y ágiles, porque son más sustanciosas y más adecuadas. a las necesidades de la raza humana. ¿Qué hay más digno que cultivar una tierra llena de cardos, espinos y árboles silvestres, para labrarla y sembrarla y convertir los páramos en campos cultivados? La naturaleza humana se enriqueció así con esta mujer que la llevó de la barbarie salvaje a la sociedad ordenada, rescatando a estos perezosos nómadas de la lúgubre ignorancia y abriéndoles el acceso a las más elevadas formas de pensamiento y las más nobles ocupaciones.

<13> Isis hizo lo mismo con los cultivos. ¿Quién puede detallar el bien que trajo a la humanidad enseñándole a injertar árboles frutales finos y a cultivar las buenas plantas apropiadas para el sustento humano?

<14> ¡Y luego Minerva! . La gente iba vestida con pieles y ella proporcionaba prendas de lana, la gente llevaba sus mercancías en sus brazos e inventó el arte de construir carros y carros, aliviando a la humanidad de esa carga, enseñó a los nobles caballeros cómo fabricar cota de malla, para que sus cuerpos fueran mejor protegido en la guerra: una armadura más hermosa, noble y sólida que los chalecos de cuero que tenían antes.

<15> Entonces le dije: ¡Ah! ¡Mi señora! Al escucharte, me doy cuenta más que nunca de cuán grande es la ignorancia y la ingratitud de todos esos hombres que hablan tan mal de las mujeres. Ya creía que haber tenido una madre y haber experimentado los servicios que las mujeres normalmente brindan a los hombres sería suficiente para aquietar sus lenguas traviesas. Pero ahora veo que las mujeres las han abrumado con regalos y continúan generosas con sus bendiciones. ¡Que se callen! ¡Callen de ahora en adelante esos escribanos que hablan mal de las mujeres! Que se callen la lengua todos sus cómplices y aliados que hablan mal de las mujeres en sus escritos o poemas. Que bajen la vista avergonzados de haberse atrevido a mentir tanto en sus libros, cuando uno ve que la verdad va en contra de lo que dicen.

<16>And let noble knights, many of whom speak ill of women, hold their tongues, knowing that it is to a woman that they owe armor, the art of war and of marshalling armies, that profession of arms of which they are so proud. And generally, when one sees men living on bread and dwelling in civilized towns subject to civil law, when they work their fields, how can one in view of so many good turns condemn and despise women the way so many do? For it was women -- Minerva, Ceres, Isis -- who brought them all those useful things that they enjoy all their lives and that they will always enjoy. Are these things insignificant? Not at all, My Lady, and it seems to me that not the philosophy of Aristotle -- so useful and so highly praised, and rightly too! -- nor all other philosophies that ever existed, ever brought or ever will bring so many advantages to humanity as the inventions that we owe to the spirit of these women.

Historia

The American tradition of citizen diplomacy began in the 18th century when the Second Continental Congress appointed Benjamin Franklin as Minister Plenipotentiary to the Court of France.

Following in Dr. Franklin’s footsteps, Americans, including Washington Irving, James Longstreet, Ellsworth Bunker, John Sherman Cooper, C. Douglas Dillon, Michael J. Mansfield, George H. W. Bush, Paul H. Nitze and hundreds of others, have left the private sector or other governmental (non-diplomatic) responsibilities at the President’s call to serve in a diplomatic capacity on behalf of the United States.

These citizen diplomats bring to their ambassadorial assignments important knowledge and experience accumulated from successful careers in academia, business, the law, the arts, the military and political and public life.

In 1983, a group of former citizen or non-career Ambassadors met to organize the Council in an effort to support and encourage the Foreign Service, enhance the image of the State Department in the nation and in the Congress, and to recognize the achievements and contributions of non-career diplomats in the conduct of America&rsquos foreign policy.

Kenneth Rush, former Deputy Secretary of State and Ambassador to Germany, and William J. vanden Heuvel, former Ambassador to the United Nations, served as founding Co-Chairmen. Marvin Warner, former Ambassador to Switzerland, was the founding President and Milton Wolf, former Ambassador to Austria, was Vice Chairman. Angier Biddle Duke, Averell Harriman, John Sherman Cooper and Ellsworth Bunker were there at the beginning.

Today, the Council has over 200 members, both retired and on active duty, whose service collectively extends over five decades and ten US Presidents. The Council thus represents an important and current resource whose members bridge both political parties and many Administrations and link the private and public sectors.

Founding citizen diplomacy

America&rsquos Founding Fathers recognized the central importance of the conduct of foreign policy and diplomacy to the new nation. The provisions of the Constitution reflect this. The Constitution grants Congress the power to declare war and prohibits the States from entering into &ldquoany Treaty, Alliance or Confederation.&rdquo It gives the President the power to make treaties, &ldquoby and with the consent of the Senate,&rdquo and to &ldquonominate, and by and with the Advice and Consent of the Senate, to appoint Ambassadors, other public Ministers and Consuls&hellip&rdquo

For almost a century and a half after the adoption of our Constitution, America&rsquos diplomats abroad were citizens chosen and appointed for these assignments by the President through this simple, Constitutionally-prescribed process. John Jay, co-author of Los papeles federalistas and later Chief Justice, served as U.S. Minister to Spain. So did Charles Pinckney, signer of the Constitution and three-time Governor of South Carolina. So, later, did famous American novelist Washington Irving &ndash and, later still, &lsquothe great compromiser&rsquo, Kentucky statesman Henry Clay.

Continuing the tradition of sending prominent Americans abroad for diplomatic assignments into the 19 th century, Albert Galatin, the fourth U.S. Treasury Secretary, went on to serve as U.S. Minister to France and, later, to Britain. In much the same way, William Pinkney, the seventh U.S. Attorney General, went on to serve as Minister to Russia and, later, to Great Britain.

Developing the modern U.S. Foreign Service

Obviously, not every American appointed for diplomatic service over such a long period enjoyed equally prominent or heroic backgrounds. But just as obviously, over time, the same names began to turn up in successive assignments to different countries, particularly among the Latin American republics and among Europe&rsquos kingdoms, but occasionally even transferring between European capitals and China. Inevitably, &lsquoexperienced hands&rsquo and knowledgeable individuals &ndash William Short, Richard Henry Bayard, Cassius Marcellus Clay, Thomas Cleland Dawson, Horace Greeley Knowles, William Worthington Russell -- would be reappointed or transferred from one overseas posting to another.

With the emergence of the United States as a world power in the aftermath of the Spanish-American War, the world voyage of the Great White Fleet, and the United States entry into World War I, the evident need to regularize the appointment process and assure a well-prepared diplomatic corps led to enactment of the Rogers Act of 1924. This Act, in effect, created the modern U.S. Foreign Service, merging the diplomatic and consular services and establishing the Board of the Foreign Service to administer a competitive examination. Almost immediately after passage of the Rogers Act, the American Foreign Service Association (AFSA) was formed by reconstituting an earlier consular association, creating a professional association for &lsquofostering an espíritu de cuerpo&rsquo among the Foreign Service that promptly voted to also become a labor union.

In the course of the next nine decades, the Foreign Service Acts of 1946 and of 1980 re-organized, streamlined and modernized the administration of the Foreign Service. The 1946 Act, for instance, codified previous Congressional actions that incorporated the Department of Agriculture&rsquos attachés and the Department of Commerce&rsquos commercial officers into the State Department. By contrast, the 1980 Act, sorted out the consequences of Congressional actions that, in the meanwhile, had restored to the Agriculture and Commerce Departments their overseas personnel and responsibilities. The 1980 Act furthered an important goal of AFSA with the inclusion of provisions relating to &lsquoChief of Mission&rsquo (Ambassadorial) appointments:

&ldquo&hellip positions as chief of mission should normally be accorded to career members of the Service, though circumstances will warrant appointments from time to time of qualified individuals who are not career members of the Service.&rdquo

&ldquoContributions to political campaigns should not be a factor in the appointment of an individual as a chief of mission.&rdquo

Balancing controversy

Both before and since the passage of the Foreign Service Act of 1980, controversy has erupted periodically &ndash usually in the early stages of each successive President&rsquos administration &ndash over whether there are &lsquotoo many&rsquo non-career (i.e., &lsquopolitical&rsquo) Ambassadors. The centrality of this concern to AFSA is reflected in their careful accounting of the percentage of career versus non-career Ambassadorial appointments by every U.S. President since Gerald Ford, reported on AFSA&rsquos website.

The latest eruption of this controversy was signaled by an April 11, 2013 El Correo de Washington commentary (&ldquoPresidents Are Breaking the U.S. Foreign Service&rdquo) by then-AFSA President Susan Johnson, Ambassadors Ronald Neumann and Thomas Pickering, respectively President and Chairman of the American Academy of Diplomacy. In response, AFSA produced a 2014 white paper, &ldquoGuidelines for Successful Performance as a Chief of Mission&rdquo (which the Council of American Ambassadors broadly endorsed) and the American Academy of Diplomacy issued an April, 2015 report entitled, American Diplomacy at Risk.

The level and persistence of this angst over President Obama&rsquos Ambassadorial appointments seems paradoxical, since they are almost exactly on par with the appointments of Presidents George W. Bush and George H.W. Arbusto. But a closer reading of American Diplomacy at Risk reveals an anxiety deeper than Ambassadorial nominations: non-career/&rsquopolitical&rsquo/civil service appointments in the managerial ranks of the State Department hierarchy have recently been reaching unprecedented breadth and depth.

These perennial, predictable battles should not obscure three fundamental and important points.

  • First, it is the President&rsquos Constitutional prerogative to nominate those candidates to represent the United States abroad whom he/she deems most suitable &ndash subject, of course, to the &lsquoadvice and consent&rsquo of the Senate. Legislation, guidelines, white papers, reports of the State Department&rsquos Inspector General, the Government Accountability Office, or outside expert groups can inform, influence or guide a President&rsquos choices &ndash but his/her Constitutional nomination authority is clear.
  • Second, who, besides the U.S. Senate, is properly in a position to tell a President that he/she cannot nominate, say, a venerable elder statesman like Senator Mike Mansfield, long-time Senate Democratic Majority Leader, as Ambassador to Japan &ndash a nation where age and eminence are venerated and such high-level political connectedness makes an unmistakable statement about the bilateral relationship? Who is in a position to tell a President that he must choose a career Foreign Service Officer over, say, Robert Strauss, long-time Chairman of the Democratic Party and Washington political eminence, as Ambassador to Moscow, or over former Michigan Governor Jim Blanchard as envoy to his neighbor, Canada?
  • Third, it is obviously imperative that all U.S. Ambassadors need to be highly qualified and as thoroughly prepared as possible for these unique and often daunting assignments &ndash whether they are career members of the U.S. Foreign Service or are recruited from private life. As the 1980 Foreign Service Act puts it, Ambassadorial nominees must &ldquopossess clearly demonstrated competence to perform the duties of a chief of mission, including, to the maximum extent practicable, a useful knowledge of the principal language or dialect of the country in which the individual is to serve, and knowledge and understanding of the history, the culture, the economic and political institutions, and the interests of that country and its people.&rdquo

To this end, the Council of American Ambassadors supports and encourages initiatives to make mid-career training as readily accessible and as career-enhancing &ndash and not career-penalizing &ndash for career Foreign Service Officers as it is for officers of the military services.

The Council applauds the recent initiatives of the Foreign Service Institute to strengthen and deepen the preparation offered in the Ambassadorial seminar for Chief of Mission nominees &ndash including preparation specifically tailored to those non-career nominees coming to these roles from private life &ndash and encourages continuing effort to ensure that Ambassadorial appointees are well and fully trained for their assignments.


June 14, 2021

June 11, 2021

Become a Member, Join NCAI Today

Advocate for Indian Country

About the 501(c)(3) NCAI Fund: The National Congress of American Indians Fund (NCAI Fund) is the 501(c)(3) nonprofit public-education arm of the National Congress of American Indians, the Nation&rsquos oldest and largest organization made up of American Indian and Alaska Native tribal governments and their citizens. The NCAI Fund&rsquos mission is to educate the general public, and tribal, federal, and state government officials about tribal self-government, treaty rights, and policy issues affecting Indian tribes, including the interpretation of Indian statutes. Donations to the NCAI Fund are tax deductible as charitable contributions.


About the NCAI 501(c)(4):The National Congress of American Indians (NCAI) is a 501(c)(4) nonprofit social welfare organization, and the oldest and largest organization made up of American Indian and Alaska Native tribal governments and their citizens to advocate on their behalf. NCAI&rsquos mission is to advocate for the protection of treaty rights, inherent rights, and other rights guaranteed to tribes through agreements with the United States and under federal law to promote the common welfare of American Indians and Alaska Natives and to promote a better understanding of Indian peoples. Donations to NCAI are not tax deductible as charitable contributions for Federal income tax purposes.

Footprints into the Future

Watch an important mini-documentary on the history, tradition, and future of NCAI.


After ‘Stand Your Ground,’ ALEC under fire

ALEC saw its influence fall in the wake of the 2012 slaying of Trayvon Martin in Florida. George Zimmerman, a self-appointed neighborhood watchman, shot and killed Martin, an unarmed 17-year-old African American. The shooting sparked nationwide outrage and scrutiny of Florida’s “Stand Your Ground” law, which ALEC turned into a model bill based on the Florida statute.

That law, which was cited by one of the jurors who found him not guilty, allows people who feel a reasonable threat of death or bodily injury to meet force with force rather than retreat. Passed in 2005, it was sponsored by two ALEC members and pushed by the National Rifle Association. Months later, ALEC’s Criminal Justice Task Force produced “Stand Your Ground” model legislation.

“Frankly, I think it’s really under-reported . who is driving these,” said Kim Haddow, director of Local Solutions Support Center, which challenges model legislation created to override local governments’ ability to enact policies. “There’s a reason there were 20 'Stand Your Ground' laws appear all at the same time, because it was written by ALEC and introduced by ALEC members.”

The incident focused outrage on the use of model legislation, as well as ALEC, whose low profile had been key to its success.

Liberal critics publicized ALEC's corporate members and its methods for spreading policy. An avalanche of companies cut ties with ALEC, including Walmart, Procter & Gamble Co., Coca-Cola Co., Kraft Foods, McDonald’s Corp., and the Bill & Melinda Gates Foundation.

ALEC eliminated the task force that developed "Stand Your Ground."

Meierling said ALEC reviews its model legislation at least every five years and discontinues bills that are no longer relevant. It currently has about 900 models, Meierling said. The USA TODAY/República de Arizona investigation used 1,120 ALEC models to search for copied legislation, including some ALEC has retired.

"Every five years, we actually go through everything to make sure that we are updating things for the times or, more often than not, sunsetting policies that no longer make any sense," Meierling said.


ORS 165.800 Identity theft

Intent to “deceive” denotes attempt to obtain benefit to which deceiver is not lawfully entitled and therefore does not include substantial amount of protected speech. State v. Porter, 198 Or App 274, 108 P3d 107 (2005)

Intent to defraud includes intent to cause injury to another person’s legal rights or interests. State v. Alvarez-Amador, 235 Or App 402, 232 P3d 989 (2010)

Victim of crime is any person whose personal identification could be used by another person for deceptive or fraudulent ends, and it is immaterial whether that risk is realized or whether economic or reputational injury actually occurs. State v. Mullen, 245 Or App 671, 263 P3d 1146 (2011), Sup Ct review denied

Where defendant’s name was added to victim’s bank account because defendant was named as victim’s power of attorney, and defendant withdrew all funds from account, defendant did not commit crime of identity theft because defendant accessed account using defendant’s own access credentials. State v. Zibulsky, 266 Or App 633, 338 P3d 750 (2014)

Where defendant gave police officer false name and birthdate and signed fingerprint card and property receipt with same false name, defendant had “intent to deceive” officer as used in this section. State v. Medina, 357 Or 254, 355 P3d 108 (2015)

Where defendant gave police officer false name and birthdate and signed fingerprint card and property receipt with same false name, defendant did not “utter . . . personal identification of another person,” which requires defendant to have issued, delivered, transferred, published, circulated, disseminated or tendered documents. State v. Medina, 357 Or 254, 355 P3d 108 (2015)

Where defendant gave police officer false name and birthdate and signed fingerprint card and property receipt with same false name, defendant did not convert to defendant’s own use another’s personal identification because defendant did not take, appropriate or divest other person of personal identification for defendant’s own use. State v. Medina, 357 Or 254, 355 P3d 108 (2015)

Where defendant’s cellmate willingly allowed defendant to take over telephone call that cellmate made with cellmate’s own personal identification number, defendant did not appropriate cellmate’s personal identification number without consent or permission thus, defendant did not convert cellmate’s personal identification number to defendant’s own use and did not commit crime of identity theft. State v. Ritter, 280 Or App 281, 380 P3d 1160 (2016)

A person “transfers” personal identification of another by selling or giving possession or control of that personal identification to third person for fraudulent or deceptive purposes. State v. Bowen, 280 Or App 514, 380 P3d 1054 (2016)

Where defendant gave possession or control of victim’s credit card information to retailer for defendant’s own fraudulent use, defendant did not give possession or control of victim’s credit card information to another to use to defraud victim and therefore did not “transfer” credit card under this section. State v. Bowen, 280 Or App 514, 380 P3d 1054 (2016)

Where defendant gave possession or control of victim’s credit card information to third party for third party to use to defraud victim, defendant “transferred” credit card under this section. State v. Bowen, 280 Or App 514, 380 P3d 1054 (2016)


Experiencia americana

The Brown v Board of Education decision was a watershed moment in American history. On May 17, 1954, in an unprecedented decision, the Supreme Court abolished legal school segregation. Blacks hailed the decision. Whites in the Deep South called the day "Black Monday." Some white Southerners channeled their ire into a new movement called Citizens' Councils — organizations of white segregationists and supremacists who opposed integration and the Supreme Court decision.

Harold P. Boulware, Thurgood Marshall, and Spottswood W. Robinson III confer at the Supreme Court prior to presenting arguments against segregation in schools during Brown v. Board of Education case, 1953. Courtesy: Library of Congress

Racist Ideology
The movement, led by Mississippi Circuit Court Judge Tom P. Brady, grew to encompass virtually the state's entire white business class. Council members published a book entitled Black Monday which outlined their simple beliefs: African Americans were inferior to whites and the races must remain separate. "If in one mighty voice we do not protest this travesty on justice, we might as well surrender," Brady wrote.

The "Uptown Klan"
The first Citizens' Council meeting was convened two months after the Brown contra la Junta de Educación decision in a living room in Indianola, the heart of the Mississippi Delta. Soon hundreds of chapters with thousands of members spread like wildfire across the South. Members would meet regularly in living rooms and send in donations. The group even had weekly TV and radio programs, and states would sponsor promotional films spotlighting the benefits of segregation. The Councils' view of themselves as a cut above the violent tactics of the Ku Klux Klan gained them the title "uptown Klan."

Spying and Intimidation
The councils picked up momentum and legitimacy in 1956 when the Mississippi legislature formed the State Sovereignty Commission. The Sovereignty Commission contributed funds to the Citizens' Councils and formed a covert network that tracked blacks y whites. Blacks in favor of integration or seen trying to register black voters would lose their jobs, their homes, even their lives. White businessmen would face boycotts and politicians would lose votes if they were believed to be sympathetic to African Americans' efforts at integration.

Violencia
The Citizens' Councils claimed they did not sanction violence, but the venom spouted at their meetings and from their leaders, particularly Mississippi's segregationist senator and plantation owner James O. Eastland, fostered a violent, reactionary climate where punishment against blacks was sanctioned.

The Councils' grip on Mississippi was effective. By 1956, they claimed a membership of 80,000. Schools remained overwhelmingly segregated and black voter registration drives were thwarted. In 1959 the Councils played a crucial role in electing staunch segregationist Ross Barnett to the Governor's office.

The Councils' Legacy
Today the Council of Conservative Citizens carries the torch of the Citizens' Councils. "Promoting the interests of European Americans," the anti-civil rights and anti-immigrant group advocates for its ideas in chapters throughout the South.


The 16th All-American Council was the first to be held in the Diocese of the West. In fact, the previous westernmost venue for an All-American Council had been Saint Louis, Missouri. Bellevue, near Seattle in the state of Washington, was chosen to recognize the Diocese of the West as one of the oldest dioceses of the Church from where Orthodoxy had spread across the continent in the late 19th century, and to enable greater attendance at the Council by participants from the Diocese of Alaska. “The Household of Faith” was the theme of this Council.

While much was accomplished since the previous Council to improve the Church’s financial situation, particularly in terms of accountability, transparency and proper recordkeeping, numerous administrative difficulties and misunderstandings occurred at many levels during the primacy of Metropolitan Jonah. In his address to the 16th All-American Council, His Beatitude acknowledged his responsibility for this crisis, apologized for his part in creating it and pledged to rectify the situation. Several members of the Holy Synod offered their responses to the Metropolitan’s address. After the report of the outgoing interim Chancellor, Bishop Melchisedek, the newly appointed Chancellor, Archpriest John Jillions, offered his remarks. Extensive and at times uneasy discussion and questions followed both the Metropolitan’s address and the communications from the chancellors. After the report of the Secretary by Archpriest Eric Tosi, Priest John Vitko presented the Strategic Plan drafted since the last Council, which was then discussed.

Two plenary sessions were set aside for small group discussion of the following ten aspects of the Strategic Plan. Each participant was free to choose which sessions to attend.

  • Parish Development
  • Diocesan Relationships
  • Young Adults
  • Leadership/Management
  • Theological Education
  • Continuing Education
  • Inter-Orthodox Relations
  • Funding
  • Evangelization
  • Contemporary Issues

The Treasurer’s report, along with reports from the church’s internal and external auditors evidenced much progress in the Church’s financial recordkeeping and accountability. Debate, both before and during the Council, about how best to fund the church, resulted in a compromise resolution, mandating “fair share assessment for each of the participating dioceses at an amount of $105.00 per capita of the census of the participating dioceses for 2012, and then to reduce the assessment proportionately from that point forward.”

The Council adopted a Statute amendment allowing a parishioner to receive confession at another parish with the blessing of their parish priest, while still maintaining voting membership in his/her home parish. The Council also reaffirmed the Statute’s provisions regarding the election and terms of office of Metropolitan Council members, which had been adopted in 1975 but were not published in subsequent editions of the Statute text.

It is noteworthy that the Metropolitan Council, which was “the permanent executive body of the Church Administration which exists for the purpose of implementing the decisions of the All-American Council and continuing its work between sessions,” (OCA Statute of 1971, in force at the time), in order to foster the spirit of transparency and accountability, presented a report to the All-American Council for the first time since 1963.

Another new aspect of the Council was that, in addition to their written reports prepared in advance of the Council, brief presentations were made by each department during a plenary session.

The Council passed resolutions in support of Deaf Outreach, African-American Outreach, Monasteries, Seminaries and the Sanctity of Marriage.

After hearing summations from the working groups on the various aspects of the Strategic Plan, Council delegates voted to approve implementation of the general directions of the Strategic Plan through the formation of a Post-Conciliar Committee which would oversee execution, and mandated the Metropolitan Council to find funding to support the Plan’s realization.

The enduring result of this Council’s decisions was the incorporation of several enterprises within the Strategic Plan into the day-to-day life of the Church. After the Council, implementation teams were established to oversee initiatives in the following areas mandated by the Strategic Plan: Evangelization and Parish Development, Leadership and Management, Youth and Young Adults, Revitalizing Diocesan Relations, Inter-Orthodox Relations, Contemporary Issues and Continuing Education. A significant outcome of the Plan was the establishment of the Department of Continuing Education, which oversees a variety of now mandatory clergy education programs for both priests and deacons, whose purpose is to revitalize their ministry.

Written by Alexis Liberovsky
OCA Archivist, Director of the Department of History and Archives.


Ver el vídeo: Abogado de Inmigracion y Defensa Penal Narciso Cruz (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Faugor

    No está de acuerdo

  2. JoJoramar

    No pasará por nada.



Escribe un mensaje