Interesante

Descubierto fósil de 66 millones de años de "bestia loca" en Madagascar

Descubierto fósil de 66 millones de años de


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En términos evolutivos, las islas son materia de rarezas. Es en islas donde los animales evolucionan de forma aislada, a menudo durante millones de años, con diferentes fuentes de alimento, competidores, depredadores y parásitos ... de hecho, todo diferente en comparación con las especies del continente. Como resultado, se desarrollan en diferentes formas y tamaños y evolucionan a nuevas especies que, con el tiempo suficiente, engendran aún más especies nuevas.

Mamífero malgache de 66 millones de años

Tal es el caso del descubrimiento de un nuevo y extraño mamífero de 66 millones de años (acuñado la 'bestia loca') en Madagascar por un equipo de investigadores internacionales dirigido por el Dr. David Krause, curador principal de paleontología de vertebrados en el Museo de Denver. of Nature & Science y profesor emérito de la Stony Brook University, donde se realizó parte de la investigación.

El descubrimiento de este mamífero del tamaño de una zarigüeya que vivía entre dinosaurios y cocodrilos masivos en la cuarta isla más grande de la Tierra se anunció hoy en la revista. Naturaleza. El Dr. James B. Rossie de la Universidad de Stony Brook es uno de los coautores del estudio. El difunto Yaoming Hu de la Universidad de Stony Brook también fue coautor.

Reconstrucción realista de Adalatherium hui ("bestia loca"), un nuevo mamífero gondwanatheriano del Cretácico Superior de Madagascar. (Andrey Atuchin / Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver )

El hallazgo del nuevo mamífero, llamado Adalatherium, que se traduce de los idiomas malgache y griego y significa "bestia loca", se basa en un esqueleto casi completo que está asombrosamente bien conservado. El esqueleto es el más completo de cualquier mamífero mesozoico descubierto hasta ahora en el hemisferio sur.

La bestia loca tenía características extravagantes

Krause dijo que, "sabiendo lo que sabemos sobre la anatomía esquelética de todos los mamíferos vivos y extintos, es difícil imaginar que un mamífero como Adalatherium podría haber evolucionado; dobla e incluso rompe muchas reglas ".

De hecho, aunque una reconstrucción realista podría llevar a uno a pensar que Adalatherium era un tejón común y corriente, su "normalidad" es literalmente superficial. Debajo de la superficie, su esqueleto es nada menos que "extravagante". Tiene características primitivas en la región del hocico (como un hueso de septomaxila) que no se habían visto durante cien millones de años en el linaje que condujo a los mamíferos modernos.

Reconstrucción esquelética de Adalatherium hui ("bestia loca"). Vista lateral basada en escaneos de tomografía computarizada de elementos individuales. (Simone Hoffmann / Naturaleza)

"Su cavidad nasal exhibe un asombroso mosaico de características, algunas de las cuales son muy estándar para un mamífero, pero otras que nunca había visto en nada antes", declaró Rossie.

Adalatherium tenía más agujeros (foramen) en su cara que cualquier mamífero conocido, agujeros que servían como pasajes para los nervios y vasos sanguíneos que irrigaban un hocico muy sensible que estaba cubierto de bigotes. Y hay un agujero muy grande en la parte superior de su hocico para el que no hay paralelo en ningún mamífero conocido, vivo o extinto.

Los dientes de Adalatherium son muy diferentes en construcción a cualquier mamífero conocido. Su columna vertebral tenía más vértebras que cualquier mamífero mesozoico y uno de los huesos de su pierna tenía una curvatura extraña.

Esqueleto reconstruido de Adalatherium hui ("bestia loca") que muestra las numerosas vértebras de la especie. (Scott Hartman / Naturaleza)

Aproximadamente del tamaño de una zarigüeya de Virginia, Adalatherium también era inusual porque era muy grande para su época; la mayoría de los mamíferos que vivían junto a los dinosaurios eran mucho más pequeños, del tamaño de un ratón en promedio.

El extinto gondwanatheriano

Adalatherium pertenece a un grupo extinto de mamíferos llamados gondwanatherianos porque solo se conocen del antiguo supercontinente sur de Gondwana. Los fósiles de Gondwanatherian se encontraron por primera vez en Argentina en la década de 1980, pero desde entonces también se han encontrado en África, India, la Península Antártica y Madagascar.

Al principio se pensó que los gondwanatherianos estaban relacionados con los perezosos, osos hormigueros y armadillos de hoy en día, pero "ahora se sabe que formaron parte de un gran experimento evolutivo, haciendo lo suyo, un experimento que falló y fue extinguido en el Eoceno, aproximadamente Hace 45 millones de años ", explicó Krause.

Antes del descubrimiento del esqueleto casi completo de Adalatherium, los gondwanatianos solo se conocían a partir de dientes aislados y fragmentos de mandíbula, con la excepción de un cráneo de Madagascar descrito por Krause y su equipo en 2014.

El más extraño de los bichos raros

La integridad y excelente conservación del esqueleto de Adalatherium potencialmente abre nuevas ventanas sobre cómo eran los gondwanatherianos y cómo vivían, pero las características extrañas aún tienen al equipo científico adivinando.

Como lo expresó el colaborador principal de Krause, Simone Hoffmann, del Instituto de Tecnología de Nueva York, " Adalatherium es el más extraño de los bichos raros. Tratar de averiguar cómo se movió es casi imposible porque, por ejemplo, su interfaz nos cuenta una historia diferente a la de su back-end ". El equipo de investigación todavía está descubriendo pistas, pero piensa que, aunque Adalatherium podría haber sido un poderoso animal excavador, también era capaz de correr y potencialmente incluso tenía otras formas de locomoción.

La historia de la tectónica de placas de Gondwana proporciona evidencia independiente de por qué Adalatherium es tan extraño. Adalatherium se encontró en rocas fechadas cerca del final del Cretácico, hace 66 millones de años. Madagascar, con el subcontinente indio unido al este, se separó de África más de cien millones de años antes y finalmente quedó aislada como una isla en el Océano Índico cuando el subcontinente indio se desprendió hace aproximadamente 88 millones de años y se desplazó hacia el norte. Eso dejó el linaje que finalmente resultó en Adalatherium evolucionar, aislado de las poblaciones del continente, durante más de 20 millones de años, "tiempo suficiente para desarrollar sus muchas características ridículas", dijo Krause.

Parque Nacional de Masoala en la actual Madagascar. ( Reto / Adobe stock)

El registro fósil de los primeros mamíferos del hemisferio norte es aproximadamente un orden de magnitud mejor que el del sur.

  • La epidemia de peste en Madagascar puede propagarse por el ritual de Dancing with the Dead
  • Los seres humanos estaban cazando el pájaro más grande del mundo en Madagascar hace 10.500 años
  • Antongona y el misterio de los primeros malgaches

Pieza importante del rompecabezas, pero solo el comienzo

"Adalatherium es sólo una pieza, pero una pieza importante, en un rompecabezas muy grande sobre la evolución temprana de los mamíferos en el hemisferio sur ", señaló Krause." Desafortunadamente, la mayoría de las piezas aún faltan ".

Más que nada, este descubrimiento subraya a los investigadores cuánto más queda por aprender al hacer nuevos descubrimientos de los primeros mamíferos en Madagascar y otras partes de la antigua Gondwana.

Además de Krause, Hoffmann y Rossie, otros investigadores involucrados en el nuevo descubrimiento, que fue financiado por la National Science Foundation y la National Geographic Society, fueron: el fallecido Yaoming Hu de la Universidad Stony Brook; John R. Wible del Museo Carnegie de Historia Natural; Guillermo W. Rougier de la Universidad de Louisville; E. Christopher Kirk de la Universidad de Texas en Austin; Joseph R. Groenke de la Universidad de Stony Brook y la Universidad de Ohio; Raymond R. Rogers de Macalester College; Julia A. Schultz del Institut für Geowissenschaften der Universität Bonn, Alistair R. Evans de la Universidad Monash y los Museos Victoria; Wighart von Koenigswald del Institut für Geowissenschaften der Universität Bonn; y Lydia J. Rahantarisoa de la Université d'Antananarivo.

El nuevo Adalatherium Mamífero es solo el último de una serie de extraños animales con huesos de espalda descubiertos por Krause y su equipo de investigación en Madagascar durante los últimos 25 años. Descubrimientos anteriores han incluido una rana depredadora gigante, blindada ( Beelzebufo), un cocodrilo vegetariano de nariz chata ( Simosuchus), y un pequeño dinosaurio con dientes de conejo ( Masiakasaurus).

Un lémur en Madagascar. ( guinevra / Adobe stock)

La isla en sí está llena de animales (y plantas) que no se encuentran en ningún otro lugar del planeta, incluidas cucarachas silbantes, gorgojos jirafa, ranas tomate, geckos satánicos de cola de hoja, camaleones pantera y tenrecs rayados, por nombrar algunos. Y, por supuesto, está el grupo característico de mamíferos, los lémures, que se hicieron famosos en las películas animadas de "Madagascar". Hace solo unos pocos miles de años, la fauna de Madagascar también incluía aves elefante de 1400 libras, lémures del tamaño de un gorila e hipopótamos pigmeos.

Referencia

  1. David W. Krause, Simone Hoffmann, Yaoming Hu, John R. Wible, Guillermo W. Rougier, E. Christopher Kirk, Joseph R. Groenke, Raymond R. Rogers, James B. Rossie, Julia A. Schultz, Alistair R. Evans , Wighart von Koenigswald, Lydia J. Rahantarisoa. El esqueleto de un mamífero del Cretácico de Madagascar refleja la insularidad a largo plazo . Naturaleza, 2020; DOI: 10.1038 / s41586-020-2234-8

La 'bestia loca' que vivió entre los dinosaurios

Nueva investigación publicada hoy en el Revista de Paleontología de Vertebrados describe un extraño mamífero de 66 millones de años que proporciona nuevos y profundos conocimientos sobre la historia evolutiva de los mamíferos del supercontinente sur de Gondwana, reconocido hoy como África, América del Sur, Australia, Antártida, el subcontinente indio y la Península Arábiga.

Llamado Adalatherium, que, traducido de los idiomas malgache y griego significa "bestia loca", se describe basándose en un esqueleto casi completo y exquisitamente conservado, el más completo para cualquier mamífero descubierto hasta ahora en el hemisferio sur antes de la extinción de los dinosaurios.

La investigación, realizada a lo largo de 20 años, demuestra que Adalatherium era un "gigante" en relación con los mamíferos, en su mayoría del tamaño de una musaraña o un ratón, que vivieron durante el período Cretácico.

Sus características "extrañas" incluyen más vértebras del tronco que la mayoría de los otros mamíferos, extremidades traseras musculosas que se colocaron en una posición más extendida (similar a los cocodrilos modernos) junto con patas delanteras musculosas y veloces que estaban escondidas debajo del cuerpo (como se ve en la mayoría de los mamíferos hoy en día). ), dientes frontales como los de un conejo y dientes posteriores completamente diferentes a los de cualquier otro mamífero conocido, vivo o extinto, y un extraño espacio en los huesos en la parte superior del hocico.

Un equipo de 14 investigadores internacionales dirigido por el Dr. David Krause (Museo de la Naturaleza y Ciencia de Denver) y el Dr. Simone Hoffmann (Instituto de Tecnología de Nueva York) publicó la descripción y el análisis completos de este mamífero del tamaño de una zarigüeya que vivía entre dinosaurios y cocodrilos masivos cerca el final del período Cretácico (145 y no hace 66 millones de años) en Madagascar.

El tratamiento monográfico de 234 páginas, que consta de siete capítulos separados, es parte de la Serie de Memorias de la Sociedad de Paleontología de Vertebrados (SVP), una publicación anual especial que proporciona un tratamiento más profundo de los fósiles de vertebrados más importantes. El anuncio inicial del descubrimiento se hizo en la revista Nature a principios de este año.

Adalatherium, de Madagascar, pertenece a un grupo extinto de mamíferos conocidos como gondwanatherians, que fueron descubiertos por primera vez en la década de 1980 y, hasta hace poco, solo estaban representados por unos pocos dientes aislados y fragmentos de mandíbula. Pero incluso esos escasos restos ya indicaban que los gondwanatherianos eran muy diferentes de otros mamíferos contemporáneos. Tantos misterios habían rodeado a los gondwanatherianos que no estaba claro cómo encajaban en el árbol genealógico de los mamíferos.

Ahora, el equipo de investigación presenta el primer esqueleto de este misterioso grupo que una vez vagó por gran parte de América del Sur, África, Madagascar, el subcontinente indio e incluso la Antártida.

La integridad y excelente conservación del esqueleto de Adalatherium abre nuevas ventanas a cómo se veían los gondwanatherianos y cómo vivían, pero las características extrañas todavía tienen al equipo perplejo.

"Sabiendo lo que sabemos sobre la anatomía esquelética de todos los mamíferos vivos y extintos, es difícil imaginar que un mamífero como Adalatherium podría haber evolucionado, se dobla e incluso rompe muchas reglas ", explica Krause.

Aunque la reconstrucción realista de Adalatherium es superficialmente similar a un tejón común y corriente, su "normalidad" es sólo superficial. Debajo de la superficie, su esqueleto es nada menos que extravagante.

Como dice Hoffmann, "Adalatherium es simplemente extraño. Tratar de averiguar cómo se movía, por ejemplo, fue un desafío porque su interfaz nos cuenta una historia completamente diferente a la de su parte posterior ".

Mientras que sus musculosas patas traseras y sus grandes garras en las patas traseras pueden indicar que Adalatherium Era un excavador poderoso (como los tejones), sus patas delanteras eran menos musculosas y son más similares a las de los mamíferos vivos que pueden correr rápido.

Las extremidades de Adalatherium También indican que su postura era un híbrido entre las de los mamíferos vivos y las de los parientes más antiguos. Sus extremidades anteriores estaban escondidas debajo del cuerpo (como se ve en la mayoría de los mamíferos hoy en día), pero sus extremidades traseras estaban más extendidas (como en los cocodrilos y lagartos).

Aquí no se detiene la extrañeza.

Los dientes de Adalatherium, reconstruidos mediante el empleo de micro tomografía computarizada de alta resolución y modelado digital extenso, son indicativos de herbivoría, pero por lo demás son más que extraños.

No solo Adalatherium tienen dientes frontales en constante crecimiento, parecidos a los de un conejo o un roedor, pero los dientes posteriores son completamente diferentes a los de cualquier otro mamífero conocido, vivo o extinto. Si solo se hubieran encontrado estos dientes, ¡el misterio de lo que era este animal probablemente no se hubiera resuelto! Además del aparente caos hay un agujero en la parte superior del hocico para el que simplemente no hay paralelo.

Aproximadamente del tamaño de una zarigüeya de Virginia, los 3,1 kg Adalatherium era muy grande para su día. Si bien no es particularmente grande para los estándares actuales, era un gigante en comparación con los mamíferos del tamaño de una musaraña y un ratón que vivían en el Cretácico.

La historia geológica de Gondwana proporciona pistas sobre por qué Adalatherium es tan extraño.

Adalatherium se encontró en rocas fechadas cerca del final del Cretácico, hace aproximadamente 66 millones de años. En ese momento, Madagascar ya había sido una isla separada de África durante más de 150 millones de años y del subcontinente indio durante más de 20 millones de años. "Las islas son la materia de la rareza", dice Krause, "y por lo tanto hubo tiempo suficiente para Adalatherium para desarrollar sus muchas características extraordinariamente peculiares de forma aislada ".

"Adalatherium es una pieza importante en un rompecabezas muy grande sobre la evolución temprana de los mamíferos en el hemisferio sur, uno en el que aún faltan la mayoría de las otras piezas ", agrega Hoffmann.

Más que nada, el descubrimiento de Adalatherium subraya cuánto queda por aprender de los nuevos hallazgos de los primeros mamíferos en Madagascar y otras partes del hemisferio sur.


El fósil de un extraño mamífero, llamado 'bestia loca', ha sido descubierto en Madagascar

Destacados de la historia

  • El fósil del tamaño de una zarigüeya de 66 millones de años representa una nueva especie.
  • "Sospechamos que parte de esta rareza podría deberse a la evolución aislada en una isla".
  • La "bestia loca" pertenece a un grupo extinto de mamíferos llamados gondwanatherians.

El esqueleto de Adalatherium hui, un nuevo mamífero gondwanatheriano del Cretácico Superior de Madagascar, en una matriz de arenisca. (Foto: Marylou Stewart)

El primer esqueleto casi completo de un extraño mamífero que vivía en el antiguo supercontinente de Gondwana ha sido descubierto en Madagascar, anunciaron científicos en un estudio publicado el miércoles.

El fósil del tamaño de una zarigüeya de 66 millones de años representa una nueva especie, que los autores del estudio han llamado "Adalatherium hui", de una palabra malgache que significa "loco" y la palabra griega para "bestia".

El esqueleto es el más completo para cualquier mamífero mesozoico descubierto hasta ahora en el hemisferio sur. El tamaño relativamente grande del mamífero es extraño para su época, dicen los científicos, ya que la mayoría en ese momento tenían aproximadamente el tamaño de un ratón.

"Sabiendo lo que sabemos sobre la anatomía esquelética de todos los mamíferos vivos y extintos, es difícil imaginar que un mamífero como Adalatherium podría haber evolucionado, se dobla e incluso rompe muchas reglas", dijo el autor principal del estudio, David Krause, curador de el Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver.

"Sospechamos que parte de esta rareza podría deberse a la evolución aislada en una isla", dijo a Reuters Simone Hoffmann, paleontóloga del Instituto de Tecnología de Nueva York y coautora del estudio.

Hoffmann agregó que "Adalatherium es el más extraño de los bichos raros. Tratar de averiguar cómo se movió es casi imposible porque, por ejemplo, su interfaz nos cuenta una historia diferente a la de su parte posterior".

La concepción de un artista de Adalatherium hui, un mamífero recién descubierto, cuyo fósil fue encontrado en Madagascar. (Foto: Andrey Atuchin)

Los investigadores todavía están descubriendo pistas, pero piensan que, aunque Adalatherium podría haber sido un poderoso animal excavador, también era capaz de correr y potencialmente incluso tenía otras formas de locomoción.

"Adalatherium es sólo una pieza, pero una pieza importante, en un rompecabezas muy grande sobre la evolución temprana de los mamíferos en el hemisferio sur", señaló Krause.

Aunque la criatura en sí misma era un herbívoro, también era alimento para una variedad de grandes dinosaurios y cocodrilos carnívoros, así como para una serpiente gigante.

La "bestia loca" pertenece a un grupo extinto de mamíferos llamados gondwanatherianos porque sólo se los conoce en el antiguo supercontinente meridional de Gondwana.

Al principio se pensó que los gondwanatherianos estaban relacionados con los perezosos, osos hormigueros y armadillos de hoy en día, pero “ahora se sabe que han sido parte de un gran experimento evolutivo, haciendo lo suyo, un experimento que falló y fue extinguido en el Eoceno, alrededor de 45 hace millones de años ”, explicó Krause.


& # x27 Bestia loca & # x27 vivió entre los últimos dinosaurios

El fósil de 66 millones de años se describe en la revista Nature.

Su descubrimiento desafía las suposiciones anteriores de que los mamíferos eran generalmente muy pequeños, del tamaño de los ratones, en este punto de su historia evolutiva.

Los investigadores dicen que este animal individual pesaba 3 kg (6,6 libras) y no había alcanzado su tamaño adulto completo.

Los científicos creen que la criatura parecida a un tejón, conocida como Adalatherium hui, habría excavado.

Tenía una gran colección de nervios en el hocico, lo que hacía que esta área fuera extremadamente sensible, una característica que se ve con frecuencia en los animales excavadores.

Antes de que los mamíferos se apoderaran de la Tierra, probablemente tuvieran que correr y esconderse de los dinosaurios mucho más grandes que gobernaban nuestro planeta, sin mencionar a otros depredadores.

El espécimen fósil fue encontrado en 1999 en el noroeste de Madagascar y en la cuenca de Mahajanga.

Es el hallazgo de mamíferos más completo y mejor conservado de Gondwana, un antiguo supercontinente del sur que una vez incluyó a India y África, durante la época de los dinosaurios.

Sin embargo, cuando este mamífero wcomo viva, Gondwana se estaba separando y Madagascar ya se había convertido en una isla.

Los miembros del equipo piensan Adalatherium habría enfrentado diferentes tipos de depredadores, así como diferentes fuentes de alimento, en la isla a los mamíferos que viven en el continente. Esto puede haber llevado al animal a desarrollar su gran tamaño.

El espécimen muy completo brinda a los científicos una visión poco común de una rama de mamíferos, conocidos como gondwanatherianos, que ahora se han extinguido.

El nombre & quotAdalatherium & quot se traduce de los idiomas malgache y griego y significa & quot; bestia loca & quot.

Su descubrimiento "dobla e incluso rompe muchas reglas", dijo David Krause del Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver, quien dirigió la investigación.


66 millones de años & # 8216 Bestia loca & # 8217 encuentra un hogar taxonómico

En 1999, los investigadores descubrieron un fósil de 66 millones de años de un extraño mamífero en Madagascar. La criatura era del tamaño de una zarigüeya y puede haber parecido más un tejón o un castor, pero no es el antepasado de ninguno de ellos. La anatomía del animal era tan confusa que los investigadores la nombraron Adalatherium hui, usando una palabra malgache para & # 8220crazy & # 8221 y la palabra griega para & # 8220beast. & # 8221

Nueva investigación, publicada el 29 de abril en la revista Naturaleza, echa un vistazo más de cerca al cráneo y los dientes de la bestia loca y # 8217s para finalmente agruparla entre sus parientes más cercanos, los gondwanatherianos.

& # 8220Es tan extraño en comparación con cualquier otro mamífero, vivo o extinto, & # 8221, dice el paleontólogo del Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver, David Krause Noticias científicas & # 8217 Maria Temming. Para la BBC, Krause agrega que la criatura "se dobla e incluso rompe muchas reglas".

Adalatherium& # 8217s dientes son la parte más extraña del fósil. Sus dientes frontales son largos y curvados como los de un roedor, pero por lo demás sus dientes son diferentes a los de cualquier animal moderno, dice el paleontólogo Guillermo Rougier en un comunicado. Rougier se especializa en usar dientes para clasificar mamíferos, por lo que el extraño fósil presentó un desafío.

La clave para clasificar Adalatherium se produjo cuando los investigadores compararon su cráneo con un fósil gondwanatheriano conocido también encontrado en Madagascar, pero en 2014. Los huesos de su hocico coincidían, lo que los vincula como parientes.

Los gondwanatherianos son un grupo oscuro de mamíferos que se extinguieron hace unos 45 millones de años, sin dejar descendientes modernos, según Reuters & # 8217 Will Dunham. Sus fósiles son relativamente raros, lo que hace que la adición de la bestia loca a sus filas sea valiosa para los paleontólogos. El fósil de 1999 de Adalatherium hui no solo está en su mayor parte completo, sino que también se conserva en tres dimensiones.

& # 8220Cuando tienes un animal que muere y se conserva en las rocas, el peso de las rocas encima lo aplana. A menudo parece que un rodillo de vapor lo atropelló, & # 8221 Rougier dice en el comunicado. & # 8220Este animal fue preservado en 3D, por lo que esto nos da una gran cantidad de detalles que rara vez tenemos en otros especímenes ".

Sus patas también desafiaron las expectativas habituales de los mamíferos. Mientras que sus patas delanteras van hacia abajo, como la mayoría de los mamíferos, sus patas traseras están extendidas a ambos lados como un reptil. Un gran agujero en la parte superior de su hocico también es extraño, al igual que su tamaño.

& # 8220 Sospechamos que parte de esta rareza podría deberse a la evolución aislada en una isla, & # 8221, el paleontólogo del Instituto de Tecnología de Nueva York, Simone Hoffmann, a Reuters.

La criatura fosilizada no estaba completamente desarrollada, pero medía unos 50 centímetros de largo, lo que la convertía en un gigante en su época, dice Krause a Reuters. La mayoría de los mamíferos en ese momento estaban más cerca del tamaño de un ratón, mientras que los dinosaurios dominaban el paisaje.

El fósil data de una época en la que Madagascar era casi inalcanzable desde masas de tierra más grandes mientras se movía entre la India y África. El aislamiento conduce a productos de evolución extraños y específicos. Como informa Reuters, una rana de 16 pulgadas llamada Beelzebufo y un cocodrilo herbívoro de hocico corto llamado Simosuchus vivió en Madagascar junto a la bestia loca.

Pero AdalatheriumLa anatomía de & # 8217s sugiere una conexión con otro grupo de mamíferos llamados multituberculados, que vivían en el hemisferio norte. Dadas sus similitudes, la bestia loca y sus primos gondwanatherianos pueden ser como & # 8220 contrapartes del sur & # 8221 a los multituberculados, dice Krause. Noticias de ciencia.


4 respuestas a & ldquo "Bestia loca" de hace 66 millones de años finalmente identificado & rdquo

El titular del artículo es decepcionante. Puede ser una locura para los taxónomos, pero es más o menos un mamífero estándar de los pantanos. Si viera a uno de estos escabullirse por mi jardín y & # 8220 caminar paradójicamente & # 8221, ¡pensaría en SKUNK!

Su descubrimiento desafía las suposiciones anteriores de que los mamíferos eran generalmente muy pequeños, del tamaño de los ratones, en este punto de su historia evolutiva.
Los investigadores dicen que este animal individual pesaba 3 kg (6,6 libras) y no había alcanzado su tamaño adulto completo.

Se sabe que la presunción darwiniana de que los mamíferos comenzaron siendo pequeños y gradualmente se hicieron más grandes es errónea desde hace un tiempo. Como señala el siguiente artículo, algunos linajes no terianos lograron tamaños corporales sorprendentemente grandes. & # 8221

& # 8220 ¿Qué provocó la explosión de mamíferos? & # 8211 3 de septiembre de 2015
Extracto: Los mamíferos aparecen por primera vez en el registro fósil aproximadamente al mismo tiempo que los primeros dinosaurios (hace aproximadamente 220 millones de años).
Los mamíferos mesozoicos fueron retratados durante mucho tiempo como criaturas diminutas, parecidas a musarañas, incapaces de diversificarse debido a la severa competencia y depredación de los dinosaurios y otros reptiles. Sin embargo, los descubrimientos en las últimas dos décadas han ampliado enormemente la diversidad conocida de mamíferos mesozoicos, revelando la existencia de planeadores, escaladores y excavadores especializados, formas semiacuáticas e incluso carnívoros del tamaño de un tejón que se alimentan de pequeños dinosaurios.
Se han encontrado pruebas de amplias diferencias ecológicas incluso entre especies estrechamente relacionadas, y los análisis cuantitativos de los cráneos y esqueletos de los mamíferos mesozoicos sugieren una amplia gama de dietas y modos locomotores.
Este período, también coincide ampliamente con picos en la disparidad morfológica (medida por la diferencia morfológica promedio entre especies contemporáneas),
Los primeros mamíferos, a pesar de vivir a la sombra de los dinosaurios, eran diversos y exitosos.
Estos hallazgos amplían el repertorio de los primeros mamíferos para incluir la excavación, la escalada, el deslizamiento y la natación y muestran que algunos linajes no terianos lograron tamaños corporales sorprendentemente grandes.
http://crev.info/2015/09/what-. explosión/

Los primeros mamíferos ancestrales arbóreos y subterráneos conocidos descubiertos & # 8211 12 de febrero de 2015
Extracto: Los fósiles de dos mamíferos ancestrales interrelacionados, recién descubiertos en China, sugieren que la amplia diversidad ecológica de los mamíferos modernos tenía un precedente hace más de 160 millones de años.
"Constantemente encontramos con cada nuevo fósil que los primeros mamíferos eran tan diversos tanto en alimentación como en adaptaciones locomotoras como los mamíferos modernos".
Agilodocodon, que vivió hace aproximadamente 165 millones de años, tenía manos y pies con garras curvas y córneas y proporciones de extremidades típicas de los mamíferos que viven en árboles o arbustos. Está adaptado para alimentarse de la encía o la savia de los árboles, con dientes frontales en forma de pala para roer la corteza. Esta adaptación es similar a los dientes de algunos monos modernos del Nuevo Mundo.
Agilodocodon también tenía codos y articulaciones de muñeca y tobillo flexibles y bien desarrollados que permitían una movilidad mucho mayor, todas características de los mamíferos trepadores.
& # 8220 Las dimensiones de los huesos de los dedos y las extremidades de Agilodocodon coinciden con las de los habitantes de los árboles modernos.
Docofossor, que vivió hace unos 160 millones de años, tenía una estructura esquelética y proporciones corporales sorprendentemente similares al lunar dorado africano de hoy en día. Tenía dedos en forma de pala para excavar, molares superiores cortos y anchos típicos de los mamíferos que se alimentan bajo tierra y una postura extendida que indica un movimiento subterráneo.
Alguna vez se pensó que los primeros mamíferos tenían oportunidades ecológicas limitadas para diversificarse durante la era Mesozoica dominada por los dinosaurios. Sin embargo, Agilodocodon, Docofossor y muchos otros fósiles, incluido Castorocauda, ​​una forma de mamífero nadador que se alimenta de peces descrita por Luo y sus colegas en 2006, proporcionan una fuerte evidencia de que los mamíferos ancestrales se adaptaron a entornos de amplio alcance a pesar de la competencia de los dinosaurios.
Dijo Luo. “Estos nuevos fósiles ayudan a demostrar que los primeros mamíferos efectivamente tenían una amplia gama de diversidad ecológica. Parece que los dinosaurios no dominaban el paisaje mesozoico tanto como se pensaba anteriormente ".
http://www.sciencedaily.com/re. 141447.htm

Dinosaurio encontrado en mamíferos & # 8217s Belly & # 8211 Hillary Mayell & # 8211 12 de enero de 2005
Extracto: Los primeros mamíferos no solo eran más grandes de lo que se pensaba anteriormente, algunos eran carnívoros y cazaban pequeños dinosaurios para cenar.
Los científicos en China han descubierto los restos fósiles de dos mamíferos que vivieron hace unos 130 millones de años. Los hallazgos revolucionarán el pensamiento actual sobre la vida durante la era mesozoica (hace 248 millones a 65 millones de años), una época en la que surgieron tanto los dinosaurios como los mamíferos.
. Hace tan solo dos décadas, las escuelas enseñaban que los dinosaurios gobernaron la Tierra desde hace 248 millones de años hasta que un evento catastrófico aún desconocido provocó su extinción hace unos 65 millones de años.
No se pensaba que los mamíferos hubieran crecido mucho más que las ratas hasta después de que los dinosaurios desaparecieron.
http: //news.nationalgeographic. ter_2.html

¿Una pista de una "marmota" fósil gigante de la evolución temprana de los mamíferos? & # 8211 10 de noviembre de 2014
Extracto: El cráneo es enorme, mide casi cinco pulgadas de largo, el doble del tamaño del cráneo de mamífero conocido anteriormente más grande de toda la Era de los Dinosaurios del supercontinente sur de Gondwana.
Vintana era un peso súper pesado, se estima que tenía una masa corporal de alrededor de 20 libras, dos o incluso tres veces el tamaño de una marmota adulta.
http://www.uncommondescent.com. evolución/

Este patrón & # 8216 más grande de lo esperado & # 8217 no se limita solo a los mamíferos

Los investigadores dicen que el tamaño más grande es un patrón genuino en evolución, no una deriva neutral & # 8211 21 de febrero de 2015
Extracto: La investigación también encontró que el aumento en el tamaño corporal que se ha producido desde que los animales aparecieron por primera vez en el registro fósil hace unos 550 millones de años no se debe a que todos los linajes de animales crecen constantemente, sino a la diversificación de grupos de organismos que fueron ya más grande que otros grupos al principio de la historia de la evolución animal.
"Eso también es algo que no sabíamos antes", dijo Payne. "Por razones que no entendemos completamente, las clases con un gran tamaño corporal parecen ser las que con el tiempo se han vuelto diferencialmente más diversas".
Los corales y los dinosaurios parecen seguir la regla de Cope, por ejemplo, pero las aves y los insectos no.
el estudio incluyó casi el 75 por ciento de los fósiles marinos (17.000 géneros) durante los últimos 542 millones de años, y.
Pronto se hizo evidente un patrón: no todas las clases -grupos de especies relacionadas y géneros de animales- tendían hacia un tamaño mayor, pero aquellos que eran más grandes tendían a volverse más diversos con el tiempo.
El equipo descubrió que la simulación de deriva neutra no podía explicar las tendencias de tamaño corporal observadas en el registro fósil. "El grado de aumento en el tamaño corporal medio y máximo simplemente no se explica bien por la deriva neutral", dijo Heim.
http://www.uncommondescent.com. ral-drift /

El registro fósil simplemente no revela el gradualismo que los darwinistas habían supuesto para los mamíferos (ni para ningún otro tipo de animal o planta en ese sentido),

& # 8220 Ballenas, murciélagos, caballos, primates, elefantes, liebres, ardillas, etc., todos son tan distintos en su primera aparición como lo son ahora. No hay rastro de un ancestro común, mucho menos un vínculo con ningún reptil, el supuesto progenitor. & # 8221
Harold Coffin & # 8211 Zoólogo & # 8211 & # 8220A Vista de la vida & # 8221
https://books.google.com/books?id=ADHEU2wrXmAC&pg=PA180&lpg=PA180

“Surge el punto de que si examinamos el registro fósil en detalle, ya sea a nivel de órdenes o de especies, encontramos 'una y otra vez' no una evolución gradual, sino la explosión repentina de un grupo a expensas de otro”.
Paleontólogo, Derek V. Ager (Departamento de Geología y Oceanografía, University College, Swansea, Reino Unido)

“Es una característica del registro fósil conocido que la mayoría de los taxones aparecen abruptamente. They are not, as a rule, led up to by a sequence of almost imperceptibly changing forerunners such as Darwin believed should be usual in evolution…This phenomenon becomes more universal and more intense as the hierarchy of categories is ascended. Gaps among known species are sporadic and often small. Gaps among known orders, classes and phyla are systematic and almost always large.”
G.G.Simpson – one of the most influential American Paleontologist of the 20th century

“Given the fact of evolution, one would expect the fossils to document a gradual steady change from ancestral forms to the descendants. But this is not what the paleontologist finds. Instead, he or she finds gaps in just about every phyletic series.” -
Ernst Mayr – Professor Emeritus, Museum of Comparative Zoology at Harvard University

“What is missing are the many intermediate forms hypothesized by Darwin, and the continual divergence of major lineages into the morphospace between distinct adaptive types.”
Robert L Carroll (born 1938) – vertebrate paleontologist who specialises in Paleozoic and Mesozoic amphibians

“In virtually all cases a new taxon appears for the first time in the fossil record with most definitive features already present, and practically no known stem-group forms.”
Fossils and Evolution, TS Kemp – Curator of Zoological Collections, Oxford University, Oxford Uni Press, p246, 1999

Bechly: In the Fossil Record, “Abrupt Appearances Are the Rule” – February 20, 2018,
Excerpt: , you might think that the Cambrian explosion some 530 million years is a singularity, a freak of nature: the sudden appearance of phyla, major categories of life. Yet Dr. Bechly points out that the problem posed by the Cambrian event is not singular but in fact has been repeated numerous times in the long history of life — sudden explosions, abrupt appearances, followed by diversification. Each should multiply the distress of Darwin’s defenders, if they are honest with themselves about it.
In a chapter co-authored with philosopher of science Stephen Meyer in the recent book Theistic Evolution: A Scientific, Philosophical, and Theological Critique (pg. 340-352), Bechly details 19 such “explosions.” As he observes, in the fossil record, “Abrupt appearances are the rule.” Each such event poses the same challenge to Darwinian thinking that the Cambrian explosion does.
https://evolutionnews.org/2018/02/bechly-in-the-fossil-record-abrupt-appearances-are-the-rule/

Conflicting Evidence for Common Ancestry from the Fossil Record (Dr. Gunter Bechly) – 2018 video
https://www.youtube.com/watch?v=rcyOIDIZum4

Scientific study turns understanding about evolution on its head – July 30, 2013
Excerpt: evolutionary biologists. looked at nearly one hundred fossil groups to test the notion that it takes groups of animals many millions of years to reach their maximum diversity of form.
Contrary to popular belief, not all animal groups continued to evolve fundamentally new morphologies through time. The majority actually achieved their greatest diversity of form (disparity) relatively early in their histories.
. Dr Matthew Wills said: “This pattern, known as ‘early high disparity’, turns the traditional V-shaped cone model of evolution on its head. What is equally surprising in our findings is that groups of animals are likely to show early-high disparity regardless of when they originated over the last half a billion years. This isn’t a phenomenon particularly associated with the first radiation of animals (in the Cambrian Explosion), or periods in the immediate wake of mass extinctions.”.
Author Martin Hughes, continued: “Our work implies that there must be constraints on the range of forms within animal groups, and that these limits are often hit relatively early on.
Co-author Dr Sylvain Gerber, added: “A key question now is what prevents groups from generating fundamentally new forms later on in their evolution.
– per physorg

Psalm 50:10-11
For every beast of the forest is Mine, The cattle on a thousand hills. I know every bird of the mountains, And everything that moves in the field is Mine.


66-Million-Year-Old “Crazy Beast” Baffles Scientists

Scientists have discovered the oldest ever fossil of a mammal in the Southern Hemisphere and it’s quite odd to say the least. In fact, the mammal has been nicknamed “crazy beast” which is translated from its actual name of Adalatherium hui.

The researchers actually found the skeleton by accident in 1999 as they were in the northwestern part of Madagascar digging up the remains of a crocodile when they noticed the possum-size mammal fossil beside it. It is believed that the mammal was buried alive by a mudflow.

The skeleton belonged to a group of extinct mammals called Gondwanatherians that once lived with the dinosaurs on the super-continent Gondwana. The mammal fossil was from 66 million years ago during the end of the Cretaceous Period. Since Madagascar had separated from Africa around 88 million years ago, it was already an island when this mammal lived there.

Many unusual animals lived on Madagascar during that time period, including an herbivorous crocodile with a short snout and bumpy teeth a buck-toothed dinosaur (Masiakasaurus knopfleri), and a “devil frog” (Beelzebufo ampinga) that possibly ate baby dinosaurs.

Mientras que la Adalatherium hui may have looked a little bit like a badger, it was nowhere near anything we see on Earth today. los Adalatherium hui weighed approximately 6.8 pounds (3.1 kilograms) which makes it the third-largest mammal that’s ever been discovered from the Southern Hemisphere Mesozoic Era that lasted from around 250 million to 65 million years ago.

Its front legs were aligned perfectly under its body (similar to a dog or cat) but its back legs were sprawled out like a crocodile’s. In fact, its legs were so unusual that researchers are baffled as to how it got around. (Pictures can be seen here.) “It probably means it walked really differently from anything that lived in the past or that is living today,” said Simone Hoffmann who is an anatomist at the New York Institute of Technology as well as the co-researcher of the study (which can be read here).

The Adalatherium hui looked a bit like a badger.

Its teeth are so unusual that they look as though they came “from outer space”. The ridges and bumps on its teeth are unlike anything they’ve seen before. Additionally, its incisors were similar to a rodent’s but the teeth only had enamel on the cheek side. Based on its teeth, it is believed that the mammal was an herbivore.

As for its skull, it contained several strange holes – not including the openings where the blood vessels and nerves would have passed through to its highly sensitive snout. The additional holes suggest that the mammal had quite a few whiskers that could have potentially helped it while digging in burrows with its strong claws. There was, however, a big hole on the top of its snout which researchers can’t explain as it’s never been found before on any type of mammal skull.

There are no living descendants of any of Madagascar’s Cretaceous Period mammals including the Adalatherium hui which indicates that all of the mammals from that time period died as a result of the end-Cretaceous asteroid that hit.


‘Crazy beast’ discovered in Madagascar

When in isolation, animals evolve bizarre features and behaviours.

Adding to the weird and wonderful fauna on the island of Madagascar, a mammal the size of an opossum that resembled a badger roamed amid dinosaurs and giant crocodiles 66 million years ago, reports a paper published in the journal Nature.

The newly discovered gondwanatherian mammal that lived on the Cretaceous southern supercontinent Gondwana has been named Adalatherium, which translates from the Malagasy and Greek languages as “crazy beast”.

The skeleton is exceptionally well preserved, and by far the most complete for any Mesozoic animal found so far in the southern hemisphere.

Its badger likeness is superficial – beneath the surface is some nature-defying morphology, according to lead researcher David Krause from Stony Brook University, US.

“[K]nowing what we know about the skeletal anatomy of all living and extinct mammals, it is difficult to imagine that a mammal like Adalatherium could have evolved it bends and even breaks a lot of rules.”

Its snout has primitive features that hadn’t been seen for a hundred million years in the lineage that evolved into modern mammals, with “an amazing mosaic of features, some of which are very standard for a mammal, but some that I’ve never seen before,” Krause says.

Adalatherium had more holes (foramina) on its face than any known mammal, serving as conduits for nerves and blood vessels that supplied a very sensitive snout covered with whiskers.

Other unusual features include a very large hole at the top of its snout, more vertebrae than any Mesozoic mammal, a strangely curved leg bone, and unique teeth construction.

“The strangeness of the animal is clearly apparent in the teeth,” says co-author Alistair Evans, from Monash University, Australia. “They are backwards compared to all other mammals and must have evolved afresh from a remote ancestor.”

Its size was also unusual for its era – most mammals that lived alongside dinosaurs were more mouse-sized, on average.

And its movements defy logic, according to co-author Simone Hoffman from the New York Institute of Technology.

Adalatherium is the oddest of oddballs,” she says. “Trying to figure out how it moved is nearly impossible because, for instance, its front end is telling us a different story than its back end.”

After 20 years of piecing the mystery creature together since its discovery in 1999, the team is still deciphering the clues, but thinks it was probably a powerful digging animal capable of running, with other possible means of locomotion as well.

Other peculiar back-boned creatures the team has discovered on Madagascar over the past 25 years include a giant, armoured, predatory frog (Beelzebufo), a pug-nosed, vegetarian crocodile (Simosuchus) and a small, buck-toothed dinosaur (Masiakasaurus).

And they’re in good company with endemic Madagascan animals such as hissing cockroaches (Gromphadorhina portentosa), giraffe weevils (Trachelophorus giraffa), tomato frogs (Dyscophus), Satanic leaf-tailed geckos (Uroplatus phantasticus), panther chameleons (Furcifer pardalis) and streaked tenrecs (Hemicentetes semispinosus).

Just a few thousand years ago, 600-kilogram elephant birds (Aepyornithidae), gorilla-sized lemurs and pygmy hippopotamuses roamed the richly biodiverse landmass.

Like these other critters, Adalatherium may be so unusual because it evolved on an isolated island for tens of millions of years – “ample time to develop its many ludicrous features,” says Krause, as it developed its own idiosyncratic ways to move and find food.

The Royal Institution of Australia has an education resource based on this article. You can access it here.

Natalie Parletta

Natalie Parletta is a freelance science writer based in Adelaide and an adjunct senior research fellow with the University of South Australia.

Read science facts, not fiction.

There’s never been a more important time to explain the facts, cherish evidence-based knowledge and to showcase the latest scientific, technological and engineering breakthroughs. Cosmos is published by The Royal Institution of Australia, a charity dedicated to connecting people with the world of science. Financial contributions, however big or small, help us provide access to trusted science information at a time when the world needs it most. Please support us by making a donation or purchasing a subscription today.

Make a donation

UofL professor helps identify 66 million-year-old ‘crazy beast’ fossil from Madagascar

Lifelike illustration of Adalatherium. Image courtesy Denver Museum of Nature & Science/Andrey Atuchin

Several years ago, Guillermo Rougier, PhD, professor in the Department of Anatomical Sciences and Neurobiology at UofL, was approached by David Krause, PhD, curator at the Denver Museum of Nature & Science, to help identify a complete, 3-D fossil he had discovered on Madagascar.

“When Dr. Krause showed it to me in a scientific meeting and asked me for my opinion, I said I had never seen anything like this,” Rougier recalled. “This mammal has teeth for which we have no parallel.”

Krause and a team of paleontologists discovered the fossil during an expedition in Madagascar and spent more than a decade working to determine where it falls in the long history of mammalian evolution and what it tells us about geography and changes in global fauna over time.

Rougier, a paleontologist who specializes in the study of the skull and teeth of ancient mammals, was intrigued and joined the international team of researchers to thoroughly analyze the fossil. Their analysis was published today in the journal Naturaleza.

The fossil is remarkably complete, an extremely rare find for ancient mammals that lived alongside the dinosaurs. Rougier described the creature as very roughly resembling a beaver or a small capybara.

“First, it is surprising how complete it is,” Rougier said. “Second, this fossil is preserved in three dimensions. When you have an animal that dies and is preserved in the rocks, the weight of the rocks on top of it flattens it out. Often it looks like a steamroller ran over it. So you might have a complete skeleton but it will be the thickness of a piece of paper – all splat out. This animal was preserved in 3-D so this gives us a wealth of detail that we very rarely have in other specimens.”

The research team named the creature Adalatherium, which is translated from the Malagasy and Greek languages and means “crazy beast,” a nod to its bizarre characteristics. They placed it among gondwanatherians, a poorly known group of mammals found in various locations in the Southern Hemisphere. Rougier used the teeth and skull of the animal to figure out how to relate it to other mammals that were living at the time and afterward.

“Teeth in mammals reflect their ancestry, diet and environment. En el caso de Adalatherium, the morphology is so peculiar that it is hard to use the characters we normally use to establish family relationships,” Rougier said. “Mammalian systematics and evolution rest heavily on dental morphology, so when you do not have teeth – or they are so strange that you do not know what to do with them (think of anteaters, whales, armadillos and pangolins) – we have a problem.”

Rougier was part of the expeditions in which the first gondwanatherians were discovered in his native Argentina in the 1980s, but relatively few specimens of the group have been found since then. That makes this unusually complete discovery in Madgascar exceptionally useful in forming a more accurate picture of the enigmatic group.

Madagascar, an island off the coast of Africa, is known for unique animal species that developed in isolation over millions of years. The island broke off from India and over a period of 100 million years moved toward Africa, yet never quite arrived, allowing the animals to evolve distinctly from the larger continents.

Adalatherium is a product of this time of isolation when Madagascar was an island, detached from India and shifting towards Africa, but before there was any African influence. So it was basically an experiment, an example of what we call island biogeography or island evolution,” Rougier explained.

“Long isolated places produce very unique results in biology,” Rougier said. “These fossils keep reminding us of the unexpected forms and shapes that evolution can take over long periods of time in an isolated place. Adalatherium is an animal for which we don’t have any real parallels.”

Although the discovery of Adalatherium is a breakthrough in understanding the gondwanatherians, there still is a great deal the scientists do not know about the animals of this time and place.

Adalatherium is just one piece, but an important piece, in a very large puzzle on early mammalian evolution in the Southern Hemisphere,” Krause said. “Unfortunately, most of the pieces are still missing.”

Fossil, top, and skeleton drawing of Adalatherium. Photo courtesy Denver Museum of Nature & Science. Drawing by Andrey Atuchin.


Bizarre 66 million-year-old fossil from Madagascar provides clues on early mammals

Several years ago, Guillermo Rougier, Ph.D., professor in the Department of Anatomical Sciences and Neurobiology at the University of Louisville, was approached by David Krause, Ph.D., curator at the Denver Museum of Nature & Science, to help identify a complete, 3-D fossil he had discovered on Madagascar.

"When Dr. Krause showed it to me in a scientific meeting and asked me for my opinion, I said I had never seen anything like this," Rougier recalled. "This mammal has teeth for which we have no parallel."

Krause and a team of paleontologists discovered the fossil during an expedition in Madagascar and spent more than a decade working to determine where it falls in the long history of mammalian evolution and what it tells us about geography and changes in global fauna over time.

Rougier, a paleontologist who specializes in the study of the skull and teeth of ancient mammals, was intrigued and joined the international team of researchers to thoroughly analyze the fossil. Their analysis was published today in the journal Naturaleza.

The fossil is remarkably complete, an extremely rare find for ancient mammals that lived alongside the dinosaurs. Rougier described the creature as very roughly resembling a beaver or a small capybara.

"First, it is surprising how complete it is," Rougier said. "Second, this fossil is preserved in three dimensions. When you have an animal that dies and is preserved in the rocks, the weight of the rocks on top of it flattens it out. Often it looks like a steam roller ran over it. So you might have a complete skeleton but it will be the thickness of a piece of paper -- all splat out. This animal was preserved in 3-D so this gives us a wealth of detail that we very rarely have in other specimens."

The research team named the creature Adalatherium, which is translated from the Malagasy and Greek languages and means "crazy beast," a nod to its bizarre characteristics. They placed it among gondwanatherians, a poorly known group of mammals found in various locations in the Southern Hemisphere. Rougier used the teeth and skull of the animal to figure out how to relate it to other mammals that were living at the time and afterward.

"Teeth in mammals reflect their ancestry, diet and environment. In the case of Adalatherium, the morphology is so peculiar that it is hard to use the characters we normally use to establish family relationships," Rougier said. "Mammalian systematics and evolution rest heavily on dental morphology, so when you do not have teeth -- or they are so strange that you do not know what to do with them (think of anteaters, whales, armadillos and pangolins) -- we have a problem."

Rougier was part of the expeditions in which the first gondwanatherians were discovered in his native Argentina in the 1980s, but relatively few specimens of the group have been found since then. That makes this unusually complete discovery in Madgascar exceptionally useful in forming a more accurate picture of the enigmatic group.

Madagascar, an island off the coast of Africa, is known for unique animal species that developed in isolation over millions of years. The island broke off from India and over a period of 100 million years moved toward Africa, yet never quite arrived, allowing the animals to evolve distinctly from the larger continents.

"Adalatherium is a product of this time of isolation when Madagascar was an island, detached from India and shifting towards Africa, but before there was any African influence. So it was basically an experiment, an example of what we call island biogeography or island evolution," Rougier explained.

"Long isolated places produce very unique results in biology," Rougier said. "These fossils keep reminding us of the unexpected forms and shapes that evolution can take over long periods of time in an isolated place. Adalatherium is an animal for which we don't have any real parallels."

Although the discovery of Adalatherium is a breakthrough in understanding the gondwanatherians, there still is a great deal the scientists do not know about the animals of this time and place.

"Adalatherium is just one piece, but an important piece, in a very large puzzle on early mammalian evolution in the Southern Hemisphere," Krause said. "Unfortunately, most of the pieces are still missing."


Ver el vídeo: 3D Reconstruction of Crazy Beast Adalatherium (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Tuzilkree

    Una idea bastante excelente y es debidamente

  2. Din

    Sí, en serio.Me uno a todos dijeron anteriormente.

  3. Zulkir

    En mi opinión, admites el error. Puedo probarlo. Escríbeme en PM.

  4. Lorineus

    Lo mismo y así



Escribe un mensaje