Interesante

Carruaje

Carruaje



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El carro era un vehículo ligero, generalmente de dos ruedas, tirado por uno o más caballos, que a menudo transportaba a dos personas de pie, un conductor y un luchador que usaba arco y flecha o jabalinas. El carro fue el arma militar suprema en Eurasia aproximadamente desde 1700 a. C. hasta 500 a. C., pero también se usó con fines de caza y en concursos deportivos como los Juegos Olímpicos y el Circo Máximo Romano.

Los caballos no se utilizaron para transporte, arado, guerra o cualquier otra actividad humana práctica hasta muy tarde en la historia, y el carro fue la primera aplicación de este tipo. Los burros y otros animales fueron preferidos en las primeras civilizaciones.

El caballo

El principal nicho ecológico del caballo era la estepa euroasiática; una franja de pastizales muy ancha (4.800 km) y estrecha (800 km en promedio) que se extiende aproximadamente desde Hungría hasta China, que abarca partes de lo que hoy es Ucrania, el sur de Rusia, Kazajstán, Uzbekistán, Turkmenistán, Kirguistán, Tayikistán y Mongolia. Durante la mayor parte de la historia antigua, la estepa - que significa “tierra baldía” en ruso - fue el hogar de sociedades nómadas cuya economía se basaba en el pastoreo, complementado con la caza y, en mucho menor grado, con la agricultura itinerante esporádica. En la estepa no existían ciudades ni comunidades asentadas, salvo muy pocos lugares.

Los habitantes de las estepas domesticaron al caballo con el fin de criarlo para su alimentación, como las ovejas y otros animales ya domesticados. Desafortunadamente, ese proceso se comprende poco y ocurrió en algún momento antes del 2500 a. C. La rueda, un invento importado de Oriente Medio, llegó a la estepa alrededor del 3100 a. C. La invención de la cuadriga en la estepa, quizás originalmente pensada como una herramienta mejorada para la caza, ocurrió aproximadamente en el año 2000 a. C., probablemente en el área al este de los Urales del sur, donde se han desenterrado los carros más antiguos. La palabra para caballo aparece justo alrededor de esta fecha por primera vez en Mesopotamia, cuando se atestigua un aumento en el comercio norte-sur a través de Irán.

Las flechas y jabalinas eran las principales armas utilizadas por el luchador a bordo, mientras que una segunda persona conducía el carro.

Invención del carro

El carro se convirtió entonces en una plataforma móvil desde la que los soldados podían disparar a los enemigos. Las flechas y jabalinas eran las principales armas utilizadas por el luchador a bordo, mientras que una segunda persona conducía el carro. La táctica era moverse constantemente, dentro y fuera de la batalla, disparando desde la distancia.

No hay una explicación clara de por qué los humanos inventaron el carro primero, antes de montar el caballo directamente, lo que nos parece más sencillo. Un carro era obviamente más caro que el caballo solo, y los carros no podían entrar o maniobrar adecuadamente en paisajes donde un caballo puede hacerlo, como colinas, pantanos o bosques. Sabemos que la gente intentó montar caballos desde muy temprano, ya que hemos encontrado dibujos que lo representan, pero esos parecen experimentos raros que no parecen funcionar. La sugerencia académica más común es que los caballos en ese momento eran más débiles que en el presente, no eran aptos para sostener a un hombre y solo después de un período muy largo de crianza constante y selectiva, surgió un caballo más fuerte. Los caballos comenzaron a montarse constantemente aproximadamente un milenio y medio después de que se inventara el carro.

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

El "arco compuesto", inventado en algún momento durante el segundo milenio a. C., fue el ingrediente final para el surgimiento de un conjunto mortal. El arco y la flecha eran mucho más antiguos, y la innovación del arco compuesto fue el uso de dos tipos de materiales, dentro y fuera del arco, lo que le dio considerablemente más poder. Los arcos compuestos pudieron alcanzar con precisión un objetivo a 300 m de distancia y penetrar una armadura a 100 m de distancia. Fue el arma preferida de los aurigas y más tarde de las sociedades de equitación. Su poder se refleja en el hecho de que estos arcos fueron utilizados por última vez en la guerra en el siglo XIX EC por los chinos, hasta bien entrada la era de las armas de fuego.

Tenemos poco conocimiento de lo que sucedió con las comunidades de la estepa una vez que se inventó el carro. Podemos suponer que la guerra se intensificó - y existe alguna evidencia al respecto -, y aquellos que primero o mejor comprendieron la nueva invención asaltaron a sus vecinos, evaluando valiosos derechos de caza y pastoreo. Comprendemos verdaderamente el impacto del carro solo cuando esta nueva forma de guerra salió de las estepas y entró en las tierras agrícolas colonizadas.

Aurigas y guerra

La primera referencia a los aurigas proviene de Siria alrededor del 1800 a. C. En el transcurso de los siguientes cuatro siglos, los carros avanzaron hacia la civilización, ya sea por la migración directa de la gente de la estepa o por difusión, y rápidamente se convirtió en el arma de élite preferida.

Los hititas establecieron su primer reino con la ayuda de carros. C. 1700 a. C., y posteriormente los usó intensamente; Los hurritas, de algún lugar cercano al Cáucaso, penetraron en el Medio Oriente y se forjaron un reino que jugaría un papel importante en esa región, Mitanni, alrededor del 1500 a. C. El norte de Egipto fue tomado por aurigas llamados hicsos hacia 1650 a. C., quienes establecieron sus propias dinastías; en China apareció la primera dinastía, los Shang (comenzando c. 1600 aC), con una aristocracia de aurigas; Los micénicos adoptaron el carro en Grecia, lo que probablemente les ayudó a invadir a sus vecinos minoicos más sofisticados (c. 1400 a. C.); tribus llamadas casitas aparecieron conduciendo carros desde Irán y tomaron Babilonia, estableciendo su propia dinastía (c. 1570 a. C.), que duraría cuatro siglos; y los arios que habitan en la estepa, también aurigas, de c. 1500 a. C. emigró al sur a lo que hoy es Irán, Pakistán e India, lo que influyó profundamente en la cultura local, en particular, estableciendo las bases para el hinduismo. El famoso rey Darío el Grande del muy posterior Imperio Aqueménida persa declararía con orgullo su ascendencia aria por una buena razón.

En todas partes, en Europa, Oriente Medio, India y China, todos los gobernantes, desde los pequeños jefes hasta los grandes faraones, tomaron el carro como su arma maestra. Comenzaron a representarse a sí mismos montando carros, librando guerras en carros, incluyendo carros y caballos en sus tumbas como símbolos de poder, y así sucesivamente. La aristocracia que los rodeaba, por supuesto, siguió su ejemplo, por lo que las fuerzas de élite en cada gobierno se convirtieron en aurigas. El caballo llegó a ser un valioso recurso militar, ya no una fuente de alimento. La cría de caballos se volvió clave para estos estados, y todos los reyes poderosos aspiraban a tener los establos adecuados para abastecer a sus ejércitos con carros; las importaciones de las estepas, sin embargo, siguieron siendo durante mucho tiempo su principal fuente.

La batalla de carros más famosa fue la de Kadesh (1294 a. C.), librada entre las dos superpotencias de la época, Egipto y Hatti (hititas), donde se presume que participaron unos 50 carros de cada bando. El pequeño número de carros en comparación con las tropas de infantería es un buen indicador de la eficacia del carro: en China, la proporción era de hasta 25 soldados de infantería por carro.

Disminución de uso

El uso del carro disminuyó muy lentamente, comenzando alrededor del 500 a. C. (y, sin embargo, en algunas partes de Europa la tecnología recién estaba llegando en ese momento). En primer lugar, y probablemente más importante, porque la equitación se desarrolló en las estepas y, lenta pero seguramente, reemplazó la necesidad de carros. Las primeras fuerzas conocidas que montaban caballos fueron las de los escitas, gente de las estepas que en el siglo VII a. C. atacaron el imperio asirio a caballo. En segundo lugar, porque la infantería, antes indefensa contra los carros, se volvió más sofisticada debido al uso cada vez mayor de armas de hierro (desde c. 1200 a. C. en adelante) y a nuevas tácticas en forma de formaciones de falange. Luchando contra los invasores romanos, los celtas fueron probablemente las últimas personas que usaron carros de manera extensiva, hasta alrededor del siglo IV d.C.


Chariot - Historia

Por Andrew Scott

Para los latinos eran galos para los griegos eran los keatoi (Keltoi) o celtas. Un pueblo guerrero que en un momento vagó por Europa desde Gran Bretaña hasta el Mar Negro, los celtas alcanzaron el apogeo de su poder e influencia cultural alrededor del siglo II a. C. Su destreza en la batalla era bien conocida por los antiguos que, tras el saqueo de Roma en el 390 a. C. y el saqueo de Delfos en el 279 a. C., rápidamente aprendieron a temer al terror Galico. Aristóteles escribió: "No tenemos palabras para un hombre que sea excesivamente intrépido ... como dicen de los celtas".

El frenesí de la batalla celta fue documentado tanto por los romanos como por los griegos. Después de la incursión en Delfos, el griego Pausanias informó: “Marcharon contra sus enemigos con la furia y la pasión irracionales de los brutos. Cortados con hacha o espada, mantuvieron su desesperación mientras aún respiraban atravesados ​​por flechas o jabalinas, no disminuyeron su pasión mientras quedara la vida. Algunos sacaron de las heridas las lanzas con las que habían sido golpeados, y se las arrojaron a los griegos o las usaron en combates cuerpo a cuerpo ”.

Aunque no tan avanzados tecnológicamente en asuntos marciales como los griegos o los romanos, los celtas utilizaron hábilmente las armas de la época, incluidos los carros.

Los celtas no inventaron ni monopolizaron los carros. Probablemente el carro de dos ruedas fue utilizado por primera vez por los hurritas del norte de Siria, quienes adaptaron el carro de guerra mesopotámico de cuatro ruedas en el vehículo más ligero y rápido alrededor del 1700 a. C. La primera batalla de la historia que se puede fechar y ubicar, Megido en 1469 a. C., es también nuestro primer relato registrado del uso del carro de batalla.

No se sabe con certeza cuándo obtuvieron los celtas esta valiosa tecnología. La evidencia del uso temprano de carros celtas se obtiene principalmente de la excavación de tumbas de guerreros nobles. Alrededor de los siglos VII y VI a.C., la élite celta desde el sur de Alemania hasta Bohemia fue enterrada encima de un carro de cuatro ruedas. A medida que el uso del carro funerario se extendió hacia el oeste, su uso en entierros se volvió algo más común, apareciendo en las tumbas de personas menos acomodadas. Pero los arqueólogos no saben qué papel desempeñaron estos carros en la vida, si es que tuvieron alguno, ya sea para la guerra o para la agricultura.

Alrededor del siglo III a. C., los celtas de las regiones alrededor de los ríos Marne y Mosela comenzaron a enterrar a sus jefes en carros ligeros de dos ruedas con su espada, escudo, lanzas y vasijas para beber. También se encuentran tumbas de carros similares de esta época en las regiones costeras británicas de Yorkshire. La evidencia del uso de estos vehículos es clara. Una moneda romana del 110 a. C. muestra dramáticamente al rey guerrero galo desnudo Bituitus de los Averni lanzando lanzas desde su carro. Y la prueba documental del carro en combate en el continente europeo nos la deja el poeta romano Propercio. Al describir la lucha entre las fuerzas de la Roma republicana y 30.000 guerreros celtas aulladores en el 222 a. C., Propercio describe al cacique Viridomar "vestido con pantalones a rayas" lanzando jabalinas desde su carro con una precisión mortal. De hecho, muchas de las palabras latinas para carro (carpentium, carrus, essendum) tienen raíces galas.

El uso de carros en combate en la Galia aparentemente desapareció antes de la campaña de César en los años 50 a. C., porque César no los menciona —aunque sí a la caballería gala— en sus Guerras de las Galias. Pero los carros ciertamente permanecieron en Gran Bretaña, aunque pocos se han encontrado allí, en la era cesárea y más allá, porque están incluidos en los escritos de César, Tácito y en la antigua epopeya irlandesa Táin Bó Cuailnge (The Cattle Raid of Cooley). compuesta en parte alrededor del siglo II d.C.


El carro ceremonial de Pompeya

El director saliente del yacimiento arqueológico de Pompeya, Massimo Osanna, anunció en una rueda de prensa que el carro fue el primero de su tipo descubierto en la zona. Si bien se habían encontrado carruajes funcionales durante excavaciones anteriores, este es el primer carruaje ornamentado que se ha encontrado y que probablemente sirvió para un propósito ceremonial.

"Este es un descubrimiento extraordinario que avanza nuestra comprensión del mundo antiguo", dijo Osanna en un comunicado de prensa. “Lo que tenemos es un carro ceremonial, probablemente el Pilentum al que se refieren algunas fuentes, que no se empleaba para el uso cotidiano ni para el transporte agrícola, sino para acompañar fiestas comunitarias, desfiles y procesiones”.

El carro está ricamente adornado con elementos decorativos de bronce, que aluden aún más a su importante papel ceremonial.

“Las escenas de los medallones que adornan la parte trasera del carro se refieren a Eros (sátiros y ninfas), mientras que los numerosos postes presentan erotes”, afirmó Osanna. “Teniendo en cuenta que las fuentes antiguas aluden al uso del Pilentum por sacerdotisas y damas, no se puede excluir la posibilidad de que este pudiera haber sido un carro usado para rituales relacionados con el matrimonio, para llevar a la novia a su nueva casa”.


Egipto y Armagedón

Ambas piezas de tecnología, el arco compuesto y el carro, llegaron a Egipto con la invasión de los hicsos alrededor de 1750 a. C.

Alivio de los primeros carros de guerra en el estandarte de Ur, c. 2500 aC

Poco se sabe sobre los hicsos. Se cree que proceden del desierto de Arabia, y la guerra de carros se ha extendido hasta aquí a través de guerras y migraciones humanas. Los hicsos invadieron Egipto, abrumaron a los lugareños con su tecnología militar superior y ocuparon el Bajo Egipto. Un siglo después, los egipcios habían aprendido esta tecnología por sí mismos y la utilizaron para expulsar a los hicsos.

Ahora llegó la era de la grandeza egipcia. Los aurigas se convirtieron en la parte más cara, prestigiosa e influyente del ejército cuando los egipcios forjaron un imperio. En sus carros, el conductor llevaba un escudo ligero en su brazo izquierdo, que le brindaba protección tanto a él como al arquero.

Caza desde un carro, tumba de Userhat Artista, expedición egipcia del Museo Metropolitano de Arte. Jorge Elías & # 8211 CC BY 2.0.

Esta fue la guerra de carros en su máxima expresión. Los arqueros aprendieron a disparar cuando se les ordenó, el impacto de una lluvia de flechas sobrepasaba con creces la suma de sus partes. Incluso cuando no ganaron, como contra los hititas en la batalla de Meggido (c. 1485 a. C.), sus carros eran la parte más peligrosa de su ejército. Tal fue la destrucción en Meggido o Armaggedon, como se le llama en hebreo, que se convirtió en legendaria como la más sanguinaria de las batallas.


Chariot - Historia

Un ejemplo claro de la aparición de Dios con carros se encuentra en Isaías 66: 15-16:

“Porque he aquí, el Señor vendrá en fuego, y su carros como torbellino, para convertir su ira con furor, y su reprensión con llamas de fuego. Porque por fuego entrará el Señor en juicio, y por su espada, con toda carne y los muertos por el Señor serán multiplicados ”.

En el antiguo Cercano Oriente, los carros no eran propiedad común de la gente común. Eran caras. Por supuesto, podrían usarse para un mero espectáculo. Pero su principal uso práctico fue en la guerra. Proporcionaron una plataforma móvil. Entonces, cuando los carros ocurren en conexión con la aparición de Dios, debemos pensar primero en Dios librando una guerra contra el mal. Y eso es de hecho lo que encontramos en Isaías 66: 15-16 y otros pasajes.

Aquí hay más casos que involucran un contexto bélico:

¿Fue tu ira contra los ríos, oh Señor? ¿Fue tu ira contra los ríos, o tu indignación contra el mar, cuando cabalgabas en tus caballos, en tu carruaje de la salvación? Quitaste la funda de tu arco, pidiendo muchas flechas. Selah. Dividiste la tierra con ríos. (Hab. 3: 8–9)

Entonces Eliseo oró y dijo: "Señor, por favor, abre sus ojos para que vea". Entonces el Señor abrió los ojos del joven, y él vio, y he aquí, la montaña estaba llena de caballos y carros de fuego alrededor de Eliseo. (2 Reyes 6:17)

También tenemos el conocido ejemplo en el que carros de fuego vienen para llevar a Elías al cielo:

Y mientras seguían hablando y hablando, he aquí, carros de fuego y caballos de fuego los separaron a los dos. Y Elías subió al cielo en un torbellino. Y Eliseo lo vio y gritó: “¡Padre mío, padre mío! los carros de Israel y su gente de a caballo! " Y no lo vio más. (2 Reyes 2: 11-12)

El punto principal aquí parece ser el poder y la movilidad de los carros, no que estén realmente comprometidos en la guerra.

Cuando los carros ocurren en conexión con la aparición de Dios, debemos pensar primero en Dios librando una guerra contra el mal.

Alusiones a carros

También tenemos casos que describen a Dios como "cabalgando", pero donde no hay una descripción explícita de los carros. A la luz de casos claros en los que Dios usa carros, estos casos también deben entenderse como una alusión a los carros:

No hay nadie como Dios, oh Jeshurun, que paseos a través de los cielos en tu ayuda, a través de los cielos en su majestad. (Deuteronomio 33:26)

Cantad a Dios, cantad alabanzas a su nombre, alzad un cántico al que paseos a través de los desiertos su nombre es el Señor se regocija delante de él. (Sal. 68: 4)

Vea también Salmo 68:33 Isaías 19: 1.

Ezequiel 1: 15-17 y Daniel 7: 9 mencionan ruedas. ¿Cómo funcionan las ruedas y cuál es el objetivo del simbolismo? Las ruedas de Daniel 7: 9 son ruedas de carros. Daniel 7: 9-10 ha combinado una descripción de una escena de la corte de Dios con una característica de carros. Ezequiel 1 aclara esto al incluir más detalles. El trono de Dios está en el centro (v. 26), y las criaturas vivientes son parte del "patio" circundante. Las ruedas vienen con las criaturas vivientes.

En Ezequiel 1, podemos inferir que las cuatro ruedas, con los cuatro seres vivientes, estaban espaciadas alrededor del trono central. Hay cuatro ruedas, en lugar de las dos ruedas que están unidas a un carro humano normal. Y cada rueda es “como una rueda dentro de otra rueda” (v. 16). Estas ruedas probablemente simbolizan el poder del carro para moverse en cualquier dirección, a diferencia de un carro ordinario, construido para moverse solo en la dirección de “avance”. Más adelante en Ezequiel toda la estructura se mueve: la presencia de Dios, representada en la estructura con los seres vivientes, sale del templo y se mueve hacia el este (Ezequiel 10: 18-19 11: 22-23).

El pasaje de Ezequiel 1 también deja en claro que existe una estrecha correlación entre las ruedas y los cuatro seres vivientes. Los dos se mueven juntos (vv. 19-20). Esta conexión se explica: “porque el espíritu de los seres vivientes estaba en las ruedas” (1:20 cf. 10:17).

Parece que con la mención de los seres vivientes y las ruedas tenemos dos representaciones simbólicas diferentes del “vehículo” que lleva el trono y la presencia de Dios. El vehículo consta de los cuatro seres vivientes y las ruedas, que se identifican estrechamente con los seres vivos. Juntas, las cuatro ruedas forman un carro para llevar la presencia de Dios.

Podemos agregar a esta imagen un versículo clave en 1 Crónicas 28:18: “. . . también su plan [el plan de David dado a Salomón v. 11] para el oro carro de los querubines que extendieron sus alas y cubrieron el arca del pacto del Señor ”. El “plan” general en 1 Crónicas 28 especifica diseños para varios elementos que amueblarán el templo que Salomón recibió instrucciones de construir. En el plan maestro se incluye un plan para "el carro de oro de los querubines". ¿Qué querubines hay a la vista? Desde un punto anterior en la historia, el arca del pacto ya tenía imágenes de dos querubines adheridos a su cubierta (Éxodo 25: 17-21). El plan de la época de David también incluye dos querubines más grandes que hizo Salomón y que fueron colocados en el Lugar Santísimo del templo (1 Reyes 6: 23-28 2 Crónicas 3: 10-13). El hecho de que los querubines "extendieron sus alas y cubrieron el arca" (1 Crón. 28:18) parece indicar que la referencia inmediata es a los dos querubines unidos a la cubierta del arca (Éxodo 25:20).

Es a través de Cristo que Dios lleva a cabo la guerra contra el mal.

El punto a notar es que los querubines se identifican con "el carro de oro". Los querubines están El carro de Dios. En lugar de tener una estructura física hecha de madera o hierro, el carro de Dios está hecho de seres vivientes, que son querubines (Ezequiel 10:20).

Una vez que tenemos esta información, otros versículos encajan en su lugar, que describen a Dios montado en un querubín: “Él montó en un querubín y voló sobre las alas del viento ”(2 Sam. 22:11 cf. Sal. 18:10). Aquí el “querubín” funciona como el vehículo en el que viaja Dios: es su carro. La expresión “alas del viento” tiene una conexión con las alas de los querubines, mencionadas en 1 Reyes 6:27 8: 6–7 1 Crónicas 28:18 2 Crónicas 3:11, 13 5: 8 Ezequiel 1: 6, 8, 9, 11, 23, 24, 25.

Significado de los carros

Como ya hemos observado, los carros suelen funcionar como equipo en la guerra. El carro o los carros de Dios simbolizan su capacidad para ejecutar juicios como guerrero cuando y donde quiera. No tiene las limitaciones de espacio y tiempo de un guerrero humano.

Como las teofanías de los guerreros, las teofanías de los carros manifiestan la fidelidad de Dios a sus promesas y a su pacto. También afirman su poder real.

Cumplimiento en Cristo

En el Nuevo Testamento, Cristo viene como el guerrero divino que lucha contra el pecado, el mal y la muerte. En el Antiguo Testamento, los dos querubines sobre el arca del pacto estaban unidos al propiciatorio (Éxodo 25: 18-19). En el Nuevo Testamento, vemos que Cristo a través de su sacrificio es la fuente de toda misericordia y expiación por nosotros (Rom. 3:25). Además, la ejecución de la guerra de Cristo se describe especialmente con referencia a su segunda venida en Apocalipsis 19:11. Monta a caballo, no en carro. Pero el punto es similar. Es a través de Cristo que Dios lleva a cabo la guerra contra el mal. De esta manera, Cristo es el cumplimiento del simbolismo del carro en el Antiguo Testamento.

Esta pieza está adaptada de Vern Poythress, Teofanía: una teología bíblica de Dios y la aparición # 8217 (Wheaton, IL: Crossway, 2018), 79–82. Usado con permiso del editor..


Erupción destructiva

La antigua ciudad de Pompeya, cerca de Nápoles, fue destruida cuando el cercano volcán Vesubio entró en erupción en el año 79 d.C., cuando los flujos piroclásticos de gas sobrecalentado se esparcieron por los asentamientos circundantes, matando a más de 30.000 y enterrando la ciudad bajo hasta 10 pies (3 metros) de ceniza. .

Partes de la ciudad enterrada se descubrieron a fines del siglo XVI y las excavaciones científicas comenzaron allí en el siglo XVIII. En el siglo XIX, los arqueólogos desarrollaron un método para inyectar yeso en los huecos dejados por los restos de los muertos en la capa de ceniza y en la mayoría de los humanos, pero también en un perro encadenado.

Las formas del tres caballos romanos encontrados en Civita Giuliana hace unos años fue la primera vez que la técnica se utilizó con éxito en grandes mamíferos. Dos de ellos habían sido atados con brocas y bridas, posiblemente cuando su dueño intentaba escapar de la destrucción.

Los arqueólogos dicen que la mayor parte del carro recién desenterrado ha sobrevivido intacto, aunque sus materiales son extremadamente frágiles.

Las formas del eje y la plataforma del carro, que estaban hechos de madera que hace mucho tiempo se pudrió, y la huella de sus cuerdas se han conservado inyectando yeso en los huecos que quedan en la ceniza.

El estilo ceremonial del carro puede tener orígenes griegos entre sus decoraciones se encuentran medallones que muestran figuras de sátiros y ninfas asociadas con Eros, el dios griego del deseo y el sexo, cuya contraparte romana era Cupido.

"No se puede excluir la posibilidad de que esto pudiera haber sido un carro usado para rituales relacionados con el matrimonio, para llevar a la novia a su nueva casa", dijo el comunicado.


& # 8216 Milagrosamente & # 8217 Carro ceremonial bien conservado encontrado en una villa a las afueras de Pompeya

Investigadores en Italia han descubierto un carro bien conservado en una villa a las afueras de Pompeya, la desafortunada ciudad romana arrasada por una erupción volcánica en el 79 d.C., informa Reuters.

Los arqueólogos encontraron el vehículo cerca del establo de una vivienda romana en Civita Giuliana, un suburbio a unos 800 metros al noroeste de Pompeya. Con un asiento con apoyabrazos y respaldos de metal, estaba sostenido por cuatro ruedas de hierro y contaba con adornos ornamentados, incluidos medallones de bronce y estaño que representaban sátiros, ninfas y cupidos.

Increíblemente, señala el Parque Arqueológico de Pompeya en un comunicado, el carro se recuperó completamente intacto, & # 8220 salvo por el colapso de las paredes y el techo [de la habitación circundante & # 8217s] & # 8221 durante el Monte Vesubio & # 8217 asalto y saqueadores & # 8217 más reciente construcción de túneles ilegales. Los funcionarios incluso encontraron huellas de cuerdas y piezas de madera mineralizada cerca.

& # 8220 Este es un descubrimiento extraordinario que avanza nuestra comprensión del mundo antiguo, & # 8221 Massimo Osanna, director interino del parque, dice a Reuters.

Vista del carro romano bien conservado (Parque Arqueológico de Pompeya) Vista de las ruedas de hierro del carro romano bien conservadas (Parque Arqueológico de Pompeya) Vista del carro romano bien conservado (Parque Arqueológico de Pompeya)

El carro es el primero de su tipo desenterrado en su totalidad, informa Colleen Barry para Associated Press (AP). Aunque los expertos han descubierto anteriormente vehículos utilizados para actividades cotidianas como el transporte, el ejemplo encontrado recientemente era demasiado ornamentado para tales fines. En cambio, el equipo especula que los antiguos romanos lo usaban para festivales, desfiles, bodas y otros eventos ceremoniales.

& # 8220Me asombró, & # 8221 Eric Poehler, arqueólogo de la Universidad de Massachusetts Amherst que se especializa en el tráfico de Pompeya, le dice a Becky Sullivan de NPR. & # 8220Muchos de los vehículos sobre los que & # 8217 había escrito antes. son su camioneta o vehículo estándar para llevar a los niños al fútbol. Este es un Lamborghini. Este es un auto absolutamente elegante y elegante. & # 8221

Las excavaciones en Civita Giuliana comenzaron en 2017 en respuesta al descubrimiento de actividad ilícita, incluidos saqueadores y la creación de una red de túneles de más de 250 pies.

& # 8220La lucha contra el saqueo de los sitios arqueológicos, tanto dentro como fuera del área urbana de la antigua Pompeya, es sin duda uno de los principales objetivos & # 8221, dice el Fiscal Jefe de Torre Annunziata Nunzio Fragliasso en un video de prensa, citado por Valentina Di Donato y Eoin McSweeney de CNN.

Afortunadamente, señala la AP, los saqueadores & # 8217 los túneles simplemente pasaron por alto el carro recién descubierto, & # 8220 pastando pero sin dañarlo. & # 8221

El carro está adornado con representaciones de ninfas, sátiros y cupidos. (Parque Arqueológico de Pompeya) Detalle de la decoración del carro (Parque Arqueológico de Pompeya)

En 2018, las excavaciones en el establo frente al pórtico de doble nivel donde se almacenaba el carro revelaron los restos bien conservados de tres caballos, incluido uno que aún estaba ensillado y enjaezado. Otro hallazgo importante realizado en Civita Giuliana salió a la luz en noviembre pasado, cuando los investigadores descubrieron los restos de un hombre rico de 30 o 40 años y un hombre esclavizado más joven, ambos inquietantemente congelados en su agonía final.

Por ahora, informa CNN, el carruaje se está limpiando en el parque arqueológico y el laboratorio # 8217. Seguirá la restauración y la reconstrucción.

Monte Vesubio & # 8217 flujos piroclásticos y humos venenosos mataron a unas 2.000 personas en Pompeya y la ciudad vecina de Herculano. Inadvertidamente preservada por la ceniza y la piedra pómez del volcán, la ciudad y las ruinas han fascinado a los investigadores durante cientos de años, y las primeras excavaciones sistemáticas del sitio tuvieron lugar a mediados del siglo XVIII.

Desde 2012, el Gran Proyecto Pompeya, una iniciativa de conservación en curso financiada en gran parte por la Unión Europea, ha desenterrado una impresionante variedad de tesoros, desde un bar que sirve caracoles y pescado hasta un kit de hechicera & # 8217. Hasta la fecha, los expertos han exhumado alrededor de dos tercios del asentamiento de 165 acres, según Reuters.

& # 8220 [El carro] es precisamente el tipo de hallazgo que uno quiere encontrar en Pompeya, los momentos realmente bien articulados y muy bien conservados en el tiempo & # 8221 Osanna le dice a NPR. & # 8220Y resulta ser en este caso un objeto que es relativamente raro a pesar de su ubicuidad en el pasado. & # 8221


El carro: transporte blindado de personal de los antiguos británicos

Un elemento de la guerra en la antigua Gran Bretaña que no recibe mucha prensa en estos días es el uso del carro en la batalla. La percepción común es la de los celtas locos por la batalla, merodeando en los campos de batalla, empuñando grandes hachas o espadas y sosteniendo escudos de madera, con sus capas y barbas volando al viento. La percepción común también es de los antiguos británicos, escondiéndose detrás de barricadas en sus castros, arrojando a sus atacantes rocas y piedras y vasos de precipitados y cualquier otra cosa que tenga a mano. Aunque algunos elementos de estas descripciones pueden ser precisos, también se debe agregar una descripción: la de auriga.

Un oponente no menos formidable que el propio Julio César se encontró con británicos que conducían carros a la batalla. César, se recordará, intentó invadir Bretaña en dos ocasiones distintas y ambas terminaron en desastre. Pero fue César quien vio por sí mismo lo bien que los británicos manejaban sus vehículos con ruedas en el campo de batalla:

“” En las luchas de carros, los británicos comienzan conduciendo por todo el campo lanzando jabalinas, y generalmente el terror causado por los caballos y el ruido de las ruedas son suficientes para sumir en el caos las filas de sus enemigos. Luego, después de abrirse paso entre su propia caballería, saltan de los carros y luchan a pie ".

Se podría argumentar que incluso las legiones bien entrenadas de Roma se sorprendieron bastante con esta vista. Los romanos estaban acostumbrados a los carros, es cierto, pero solían conducirlos en concursos en hipódromos, no en combates en el campo de batalla.

La ventaja del carro, por supuesto, era que podía mover tropas de un lugar a otro antes, durante y después de una batalla. El carro podía llevar a dos personas: un conductor y un guerrero. El carro podría acercarse al centro de una batalla, depositar a su guerrero y luego alejarse del camino del daño. Si el guerrero estaba en problemas, podía llamar a su auriga, quien se acercaría y lo sacaría de peligro. En efecto, el carro era una forma primitiva de transporte blindado de personal. El auriga dependía de la velocidad como su principal defensa, especialmente porque el diseño del carro no incluía un área cerrada para proteger al conductor.

Los carros no eran nuevos para César, de hecho, los había visto utilizados con efectos devastadores en la Galia. Sin embargo, difícilmente esperaba verlos en británico y no estaba preparado para luchar contra ellos de nuevo. Pero luchó contra ellos, lo hizo. En su segunda invasión, César tuvo más éxito, haciendo retroceder a los británicos antes de abandonar nuevamente su búsqueda. En ese momento, sabía cómo derrotar al carro en la batalla. El problema de César, por supuesto, era que tenía muy pocos hombres y muy poco deseo de prolongar su ausencia del continente.

Hasta hace relativamente poco tiempo, el registro arqueológico sobre este tema estaba vacío, a excepción de la famosa estatua de Boudicca que empuñaba tal objeto. Sin embargo, se han encontrado carros en La Tene y en Yorkshire. As the amount of evidence to support this idea grows, perhaps, too, will be the re-emergence of the chariot as a credible weapon in ancient British warfare.


Chariot - History

The earliest records of chariots are the arsenal inventories of the palatial centres in Mycenaean Greece, as described in Linear B tablets from the 15th-14th centuries BC. The tablets distinguish between "assembled" and "dismantled" chariots.

The latter Greeks of the first millennium BC had a (still not very effective) cavalry arm, and the rocky terrain of the Greek mainland was unsuited for wheeled vehicles. Consequently, in historical Greece the chariot was never used to any extent in war. Nevertheless, the chariot retained a high status and memories of its era were handed down in epic poetry. Linear B tablets from Mycenaean palaces record large inventories of chariots, sometimes with specific details as to how many chariots were assembled or not (i.e. stored in modular form). Later the vehicles were used in games and processions, notably for races at the Olympic and Panathenaic Games and other public festivals in ancient Greece, in hippodromes and in contests called agons. They were also used in ceremonial functions, as when a paranymph, or friend of a bridegroom, went with him in a chariot to fetch the bride home.

Herodotus (Histories, 5. 9) Reports that chariots were widely used in the Pontic&ndashCaspian steppe by the Sigynnae.

Greek chariots were made to be drawn by two horses attached to a central pole. If two additional horses were added, they were attached on each side of the main pair by a single bar or trace fastened to the front or prow of the chariot, as may be seen on two prize vases in the British Museum from the Panathenaic Games at Athens, Greece, in which the driver is seated with feet resting on a board hanging down in front close to the legs of the horses. The biga itself consists of a seat resting on the axle, with a rail at each side to protect the driver from the wheels. Greek chariots appear to have lacked any other attachment for the horses, which would have made turning difficult.

The body or cesta of the chariot rested directly on the axle (called beam) connecting the two wheels. There was no suspension, making this an uncomfortable form of transport. At the front and sides of the basket was a semicircular guard about 3 ft (1 m) high, to give some protection from enemy attack. At the back the basket was open, making it easy to mount and dismount. There was no seat, and generally only enough room for the driver and one passenger.

The reins were mostly the same as those in use in the 19th century, and were made of leather and ornamented with studs of ivory or metal. The reins were passed through rings attached to the collar bands or yoke, and were long enough to be tied round the waist of the charioteer to allow for defense.

The wheels and basket of the chariot were usually of wood, strengthened in places with bronze or iron. They had from four to eight spokes and tires of bronze or iron. Due to the widely spaced spokes, the rim of the chariot wheel was held in tension over comparatively large spans. Whilst this provided a small measure of shock absorption, it also necessitated the removal of the wheels when the chariot was not in use, to prevent warping from continued weight bearing. [10] Most other nations of this time had chariots of similar design to the Greeks, the chief differences being the mountings.

According to Greek mythology, the chariot was invented by Erichthonius of Athens to conceal his feet, which were those of a dragon. [11]

The most notable appearance of the chariot in Greek mythology occurs when Phaëton, the son of Helios, in an attempt to drive the chariot of the sun, managed to set the earth on fire. This story led to the archaic meaning of a phaeton as one who drives a chariot or coach, especially at a reckless or dangerous speed. Plato, in his Chariot Allegory, depicted a chariot drawn by two horses, one well behaved and the other troublesome, representing opposite impulses of human nature the task of the charioteer, representing reason, was to stop the horses from going different ways and to guide them towards enlightenment.

The Greek word for chariot, ἅ&rho&mu&alpha, hárma, is also used nowadays to denote a tank, properly called ά&rho&mu&alpha &muά&chi&eta&sigmaf, árma mákhēs, literally a "combat chariot".

Norte de Europa

The Trundholm sun chariot is dated to c. 1400 BC (see Nordic Bronze Age). The horse drawing the solar disk runs on four wheels, and the Sun itself on two. All wheels have four spokes. The "chariot" comprises the solar disk, the axle, and the wheels, and it is unclear whether the sun is depicted as the chariot or as the passenger. Nevertheless, the presence of a model of a horse-drawn vehicle on two spoked wheels in Northern Europe at such an early time is astonishing.

In addition to the Trundholm chariot, there are numerous petroglyphs from the Nordic Bronze Age that depict chariots. One petroglyph, drawn on a stone slab in a double burial from c. 1000 BC, depicts a biga with two four-spoked wheels.

The use of the composite bow in chariot warfare is not attested in northern Europe.

Western Europe and British Isles

The Celts were famous for their chariots and modern English words like coche, carro y carry are ultimately derived from the native Brythonic language (Modern Welsh: Cerbyd). La palabra chariot itself is derived from the Norman French charriote and shares a Celtic root (Gaulish: karros). Some 20 iron-aged chariot burials have been excavated in Britain, roughly dating from between 500 BC and 100 BC. Virtually all of them were found in East Yorkshire - the exception was a find in 2001 in Newbridge, 10 km west of Edinburgh.

The Celtic chariot, which may have been called karbantos in Gaulish (compare Latin carpentum), [12] [13] was a biga that measured approximately 2 m (6.56 ft) in width and 4 m (13 ft) in length.

British chariots were open in front. Julius Caesar provides the only significant eyewitness report of British chariot warfare:

Their mode of fighting with their chariots is this: firstly, they drive about in all directions and throw their weapons and generally break the ranks of the enemy with the very dread of their horses and the noise of their wheels and when they have worked themselves in between the troops of horse, leap from their chariots and engage on foot. The charioteers in the meantime withdraw some little distance from the battle, and so place themselves with the chariots that, if their masters are overpowered by the number of the enemy, they may have a ready retreat to their own troops. Thus they display in battle the speed of horse, [together with] the firmness of infantry and by daily practice and exercise attain to such expertness that they are accustomed, even on a declining and steep place, to check their horses at full speed, and manage and turn them in an instant and run along the pole, and stand on the yoke, and thence betake themselves with the greatest celerity to their chariots again. [14]

Chariots play an important role in Irish mythology surrounding the hero Cú Chulainn.

Sculpture by Thomas Thornycroft of Boudica and her daughters in her chariot, addressing her troops before the battle.


Audio Recording Roll the Old Chariot Along and Haul the Woodpile Down

The Library of Congress is providing access to these materials for educational and research purposes and makes no warranty with regard to their use for other purposes. The written permission of the copyright owners and/or other rights holders (such as holders of publicity and/or privacy rights) is required for distribution, reproduction, or other use of protected items beyond that allowed by fair use or other statutory exemptions. There may be content that is protected as "works for hire" (copyright may be held by the party that commissioned the original work) and/or under the copyright or neighboring-rights laws of other nations.

Responsibility for making an independent legal assessment of an item and securing any necessary permission ultimately rests with persons desiring to use the item. Users should consult the bibliographic information that accompanies each item for specific information. This catalog data provides the details known to the Library of Congress regarding the corresponding items and may assist users in making independent assessments of the legal status of these items as related to their desired uses.

Items included here with the permission of the rights holders are indicated as such in the bibliographic record for each item.

In some cases, the Library was unable to identify a possible rights holder and has elected to place some of those items online as an exercise of fair use for strictly non-commercial educational uses. The Library of Congress would like to learn more about these materials and would like to hear from individuals or institutions that have any additional information or know of their history. Please contact: Performing Arts Reading Room.

Suggested credit line: Library of Congress.


Ver el vídeo: DIY. Como hacer un CARRUAJE USANDO CARTON (Agosto 2022).