Interesante

Estela del templo babilónico de Marduk

Estela del templo babilónico de Marduk



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Estela del templo babilónico de Marduk - Historia

Estela de Ashurbanipal

¿Podría este alivio recordar al rey Salomón, quien participó personalmente en la dedicación del Templo en Jerusalén?

Este relieve de Asurbanipal (668-626 a.C.) de Nínive revela al rey llevando una canasta en la cabeza, que simboliza la participación personal del rey en la restauración del templo de Esagila en Babilonia.

El rey Asurbanipal recuerda al rey Salomón, quien participó personalmente en la construcción del Templo de Yahweh en Jerusalén. Una generación más tarde, los babilonios llegaron y destruyeron la orgullosa Asiria y el Imperio asirio pasó a la historia. El descubrimiento de la estela de Ashurbanipal es importante en el estudio de la arqueología bíblica.

“¡Ay de Asiria, la vara de mi ira, y la vara en cuya mano está mi indignación! Lo enviaré contra una nación impía, y contra el pueblo de mi ira le encargaré que tome el botín, tome la presa y lo pisotee como lodo de las calles. Sin embargo, no es así, ni su corazón lo piensa así, sino que está en su corazón para destruir, y para cortar no pocas naciones. Porque él dice: "¿No son mis príncipes todos reyes? ¿No es Calno como Carquemis? ¿No es Hamat como Arpad? ¿No es Samaria como Damasco? Como halló mi mano los reinos de los ídolos, cuyas imágenes talladas superaron a las de Jerusalén y Samaria, como hice con Samaria y sus ídolos, ¿no haré también con Jerusalén y sus ídolos? '' Por tanto, sucederá , cuando el Señor haya realizado toda Su obra en el monte Sión y en Jerusalén, que dirá: `` Castigaré el fruto del corazón arrogante del rey de Asiria, y la gloria de su mirada altiva ''. Porque él dice: `` Por con la fuerza de mi mano lo he hecho, y con mi sabiduría, porque soy prudente, también he quitado los límites de los pueblos, y he robado sus tesoros, así he derribado a los habitantes como hombre valiente. '' Isaías 10: 5-13

Material - Obelisco de piedra caliza negra
Neo asirio
Fecha: 669-655 A.C.
Lengua: Cuneiforme
Altura: 37 cm
Ancho: 22 cm
Profundidad: 10 cm
Babilonia, sur de Irak
Excavado por: Robert Koldeway 1899-1917
Ubicación: British Museum, London
Elemento: ANE 90864 (1881.3-24.367)
Sala: 55, Mesopotamia posterior, caso 11

Extracto del Museo Británico

Neo-asirio, alrededor del 669-655 a. C.
De Babilonia, sur de Irak


El rey con una canasta en la cabeza.


La ciudad de Babilonia había sido destruida por el rey asirio Senaquerib en 689 aC, pero fue reconstruida por su hijo Esarhaddon (reinó 680-669 AC) y su nieto Ashurbanipal (reinó 669-631 AC). Uno de los deberes de un rey mesopotámico era cuidar de los dioses y restaurar o reconstruir sus templos. Mucho antes, a finales del tercer milenio a. C., los gobernantes del sur de Mesopotamia se representaron a sí mismos llevando a cabo esta piadosa tarea en forma de clavijas de cimentación, como la figura de cobre de Ur-Nammu (que reinó entre 2112 y 2095 a. C.), también en el Museo Británico. .

Es posible que se hayan descubierto estatuillas similares en las ruinas de Babilonia durante las obras de reconstrucción de Ashurbanipal. Porque en esta estela, Asurbanipal, con el tocado del rey asirio, se muestra en la pose de los reyes anteriores, levantando una gran canasta de tierra para el moldeado ritual del primer ladrillo.

La inscripción cuneiforme alrededor y sobre el cuerpo del rey registra su restauración del santuario de Ea, el dios del agua dulce y la sabiduría, dentro del Templo de Marduk, la deidad suprema de Babilonia.

Lista de reyes asirios

Assur-nasipal II (885-860 a.C.) Un rey guerrero cruel, convirtió a Asiria en la máquina de combate más feroz del mundo antiguo.

Salmanasar II (860-825 a.C.) fue el primer rey asirio en entrar en conflicto con Israel. El rey Acab peleó contra él y el rey Jehú le pagó tributo.

Shansi-adad (825-808 a.C.) Asiria en declive

Adad-nirari (808-783 a.C.) Asiria en declive

Salmanasar III (783-771 a.C.) Asiria en declive

Assur-dayan (771-753 a.C.) Asiria en declive

Assur-exuberante (753-747 a.C.) Asiria en declive

Tiglat-pileser III (Pul) (747-727 a.C.) Llevó cautivo al Reino del Norte de Israel.

Salmanasar IV (727-722 a.C.) Asedió Samaria y murió durante el sitio.

Sargón II (722-705 a. C.) Completó la destrucción de Samaria y el cautiverio de Israel.

Senaquerib (705-681 a.C.) Fue el más famoso de los reyes asirios, menciona el nombre de Ezequías en su prisma. Su ejército fue derrotado a las puertas de Jerusalén por el ángel del Señor. También conquistó Babilonia.

Esar-haddon (681-668 a.C.) Reconstruyó Babilonia y conquistó Egipto. Fue uno de los reyes más grandes de Asiria.

Assur-banipal (668-626 a.C.) Destruyó Tebas en Egipto y reunió una gran biblioteca, se encontraron innumerables tablillas de arcilla.

Assur-etil-ilani (626-607 a.C.) Fue bajo su reinado que cayó el Imperio Asirio.

Los anales asirios mencionan contactos con unos diez reyes hebreos: Omri, Acab, Jehú, Manahem, Oseas, Peka, Uzías, Acaz, Ezequías y Manasés.


Una estela conmemorativa del templo de Marduk en Babilonia.

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes toscos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se pueden hacer más usos, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


Babilonia antigua por R. Russell

2 Rey 24: 13-14 & quot; Y Nabucodonosor de Babilonia sacó de allí todos los tesoros de la casa del SEÑOR y los tesoros de la casa del rey, y cortó en pedazos todos los objetos de oro que Salomón rey de Israel había hecho en el templo del SEÑOR, como el SEÑOR había dicho. También llevó cautiva a toda Jerusalén: todos los capitanes y todos los valientes y valientes, diez mil cautivos, y todos los artesanos y herreros. No quedó nadie excepto las personas más pobres de la tierra ''.


Importancia de la estela de Harran para la historia de los imperios neobabilónico y persa

La Estela confirma que Nabonido no era de linaje real, por lo que recibió la realeza como resultado de un golpe. También muestra su devoción por los dioses, particularmente Sin, con preferencia a Marduk, el dios principal del panteón babilónico. Fue este descuido de la adoración de Marduk lo que Ciro y los que lo siguieron hicieron un gran uso en el Cilindro de Ciro y en otros lugares para mostrar que Marduk había rechazado a Nabonido y había elegido a Ciro para ser "rey de reyes" y el gobernante legítimo de Babilonia. .

Aunque la estela de Harran está de acuerdo con la propaganda persa posterior sobre el abandono de Marduk por parte de Nabonido, hay una diferencia importante que se relaciona con el conflicto final entre los babilonios y sus enemigos. La Estela nombra a los enemigos de Babilonia como "el rey de Egipto, los medos y la tierra de los árabes, todos los reyes enemigos". El significado de esto radica en la fecha en que se compuso la Estela, apenas uno a tres años antes de que Nabonido perdiera su reino ante los medos y los persas, y en el hecho de que los persas o su rey no se mencionan por su nombre. Según Herodoto, sin embargo, los persas habían hecho "esclavos de los medos" varios años antes (Historias 1.129.4). Dado que Herodoto le da a Ciro 29 años de reinado (Historias 1.214.3), esto situaría la subyugación de los medos en el 559 a.C., al menos 17 años antes de la redacción de la estela de Harran que nombraba a los medos, pero no a los persas, como el principal enemigo de los babilonios. Seguramente Nabonido, rey de los babilonios, sabría quiénes eran sus principales enemigos. ¿Cómo se puede conciliar esto con la opinión generalizada de que los persas dominaban a los medos en ese momento?

El consenso actual que inicia el predominio de los persas sobre las medianas varios años antes de la captura de Babilonia no siempre ha sido el punto de vista del consenso. Comenzando al menos tan temprano como Josefo en el siglo I d.C., [4] continuando con Jerónimo en el siglo III, [5] y luego tan tarde como la segunda mitad del siglo XIX, eminentes eruditos aceptaron que Jenofonte, en su Cyropaedia, presentó la visión correcta de las relaciones medo-persas antes, y luego poco después, de la caída de Babilonia en 539 a. C. Todo esto cambió cuando los textos cuneiformes fueron desenterrados y traducidos. Entre estos se encontraban la Crónica de Nabonido, El "Texto del Sueño de Nabonido" (= Cilindro de Sippar), el Relato del Verso y el Cilindro de Ciro. Todos estos textos estaban de acuerdo con Herodoto en el sentido general de que tenían a Ciro asumiendo el control del reino de los medos y persas mucho antes del 539 a. C.

Sin embargo, estudios más recientes han reconocido que todos estos textos fueron escritos después de que Ciro conquistara Babilonia, y que todos, excepto posiblemente la Crónica de Nabonido, eran parte de una campaña de propaganda en la que era necesario denigrar a Nabonido como alguien que le fue infiel a Marduk. , por lo que Marduk tuvo que encontrar a alguien más (Ciro) para gobernar Babilonia. La existencia de Belsasar, sin embargo, fue una vergüenza para esta línea de propaganda, ya que Belsasar era un devoto adorador de Marduk. Para lidiar con esto, en aquellos documentos persas donde esperaríamos encontrar el nombre de Belsasar, como el Cilindro de Ciro en su descripción de los eventos que llevaron a la captura de Babilonia y después de ella, simplemente no se menciona el nombre. de Belsasar. Esta selección propagandística de hechos no deseados fue tan eficaz que, durante muchos años, los eruditos mantuvieron que el Belsasar descrito en el libro bíblico de Daniel no era una figura histórica.

Sin embargo, estudios recientes de los textos cuneiformes han mostrado más discernimiento al reconocer su naturaleza propagandística. Así Steven Hirsch observa: “El verdadero Ciro fue un maestro de la propaganda, como puede verse en el Cilindro de Ciro, la crónica en verso babilónico de la caída de Nabonido y las historias del trato misericordioso de Ciro a los reyes conquistados, todo sin duda propagado con El estímulo o la participación activa de Cyrus ". [6] De manera similar, R. van der Spek: "Cyrus tuvo mucho éxito en su propaganda y la historiografía moderna todavía está influenciada por ella". [7] La ​​importancia de la estela de Harran, que no fue descubierta hasta casi un siglo después de que se tradujeran los textos pro-persas anteriores, es que ofrece una perspectiva que no está contaminada por la reescritura persa de la historia. Tiene su propio sesgo propagandístico, por supuesto, la glorificación de Nabonido en lugar de su denigración como en los textos persas, pero no hay razón para pensar que este sesgo se extendería a disfrazar a quienes Nabonido reconoció como sus verdaderos enemigos. Como se mencionó anteriormente, los nombró como los medianos, no los persas, lo que es consistente con la descripción de los eventos de Jenofonte, no como Herodoto que aparentemente siguió la narrativa de propaganda persa.

Al nombrar a los enemigos de Nabonido, la Estela de Harran también ofrece una idea de por qué la importancia de los medos en la conquista de Babilonia fue eliminada de la narrativa persa, mientras que es muy prominente en Jenofonte. Cyropaedia. La Estela lo deja claro: los verdaderos enemigos de los babilonios eran los odiados medos. Pero, según el Cyropaedia, Cyrus todavía estaba de jure bajo el gobierno de los medos y su último rey Ciaxares II cuando cayó Babilonia en el 539 a. C. Si este fuera el caso, entonces la propaganda persa, comenzando con el Cilindro de Ciro, consideraría necesario omitir este hecho inconveniente, explicando así por qué, en todos los documentos oficiales persas posteriores, Ciro debe presentarse como un persa sin conexión con los medos, para que la población babilónica no extendiera su odio y miedo a los medos a los persas.

El hallazgo de la estela de Harran en 1956, por lo tanto, ha ofrecido un artefacto arqueológico que tiene que ver con la importante cuestión de si Herodoto o Jenofonte son más precisos en su descripción de las relaciones medo-persas en el siglo VI a. C. Otros hallazgos arqueológicos que deben tenerse en cuenta son los relieves bien conservados de las escaleras de Persépolis. Paul Tanner escribe: "La evidencia arqueológica, como los relieves de las escaleras en Persépolis, no muestra ninguna distinción en el rango oficial entre la nobleza persa y la mediana". [8] Estas dos evidencias arqueológicas, entonces, la estela de Harran y los relieves de Persépolis, argumentan a favor de Jenofonte contra Herodoto. Sin embargo, el consenso actual de los historiadores todavía favorece a Heródoto, aunque se puede argumentar que no se ha ofrecido una explicación satisfactoria del “error” de Nabonido al identificar a sus enemigos.


Marduk: historia y mitología del dios patrón de Babilonia

Ilustraciones de yigitkoroglu (DeviantArt)

Introducción -

Venerado como la deidad patrona de la propia Babilonia, Marduk como uno de los principales dioses mesopotámicos formó una parte importante del panteón babilónico, lo que en sí mismo sugiere un cambio en la prominencia cultural de los antiguos sumerios a los babilonios posteriores. Con ese fin, Marduk fue retratado como el mismísimo Rey de los Dioses, vestido con túnicas reales, cuyos campos de "experiencia" iban desde la justicia, la curación hasta la agricultura y la magia. Históricamente, el famoso zigurat de Babilonia también estuvo dedicado a Marduk, que en sí mismo fue probablemente el modelo (literario) de la Torre Bíblica de Babel.

Historia y orígenes de Marduk -

Marduk representado en la herencia de Mesopotamia en el Musée du Louvre. Crédito: Wikimedia Commons

Los orígenes de Marduk, como muchos dioses antiguos, son ambiguos, posiblemente remontándose a una deidad localizada asociada con el agua, el juicio e incluso la magia. Algunos eruditos han planteado la hipótesis de que este dios local se conocía originalmente como Asarluhi, la deidad de un granjero representada por la pala. Pero para comprender el ascenso de Marduk, uno debe estar familiarizado con el alcance político de la antigua Mesopotamia alrededor del siglo XIX a. C. Durante este tiempo, Babilonia como ciudad-estado era un remanso relativo en comparación con otras ciudades neo-sumerias (y acadias) más ricas como Larsa e Isin. Ahora, en términos de la mitología mesopotámica general, Enlil y Enki (Ea - en babilónico) eran dos de las deidades supremas del sur de Mesopotamia - con Enlil a menudo venerado como "Rey de todas las tierras", el "Padre de la gente de cabeza negra" (refiriéndose a los sumerios) e incluso el "Padre de los dioses", mientras que Enki fue adorado como el "Señor de la Tierra", el dios de la creación.

Sin embargo, en el transcurso del siglo siguiente, la Martu (Amorreos) llegó al poder político. Bajo el liderazgo de Hammurabi, hicieron de Babilonia la ciudad más influyente de todo el sur de Mesopotamia. En consecuencia, su dios patrón Marduk ( marru que significa aproximadamente "ternero" etimológicamente derivado de amar-Utu o "hijo inmortal de Utu" o "becerro del dios sol Utu") fue promovido como la poderosa figura mítica asociada con el gobierno e incluso la hegemonía. En la narrativa mítica, Marduk fue percibido como el hijo de Enki (Ea), en la que el padre transmite amistosamente su corona divina a su merecido hijo. Al mismo tiempo, como resultado de los cambios políticos desenfrenados, Enlil, el dios sumerio antes mencionado, fue relegado gradualmente a una posición secundaria, al menos dentro de los confines de Babilonia.

En pocas palabras, el ascenso de Marduk en los mitos mesopotámicos fue bastante proporcional al ascenso político de Babilonia como una poderosa ciudad-estado. En cuanto al alcance inverso, la veneración de Marduk también fue desafiada por la adoración de Ashur, el dios asirio del norte de Mesopotamia, cuando Babilonia como potencia regional fue reemplazada por los asirios. Según el historiador Jeremy Black (como se menciona en su libro en coautoría Dioses, demonios y símbolos de la antigua Mesopotamia: un diccionario ilustrado) –

El ascenso del culto a Marduk está estrechamente relacionado con el ascenso político de Babilonia de ciudad-estado a capital de un imperio. Desde el período kasita, Marduk se volvió cada vez más importante hasta que fue posible para el autor de la epopeya babilónica de la creación sostener que no solo era Marduk el rey de todos los dioses, sino que muchos de estos últimos no eran más que aspectos de su personalidad. .

Esta epopeya de la creación, también conocida como la Enuma Elish (o las Tablas de la Creación), pertenece a un mito de la creación babilónico, con gran parte de la evidencia basada en texto recuperada por Austen Henry Layard en 1849 en varios fragmentos. Con alrededor de mil líneas, la tradición se inscribió en siete tablillas de arcilla conocidas en lo que se percibe como la escritura cuneiforme sumerio-acadia. La Cuarta Tabla ensalza más bien el reinado de Marduk como el "principal entre los dioses" -

Le prepararon un aposento señorial,

Ante sus padres, como príncipe, ocupó su lugar.

“Tú eres el primero entre los grandes dioses,

Tu destino es inigualable, tu palabra es Anu!

Oh Marduk, eres el principal de los grandes dioses,

Tu destino es inigualable, ¡tu palabra es Anu!

De ahora en adelante no será en vano tu mandato,

En tu poder estará el exaltar y humillar.

Establecida será la palabra de tu boca, irresistible será tu mandato,

Ninguno de los dioses traspasará tus límites.

Abundancia, el deseo de los santuarios de los dioses,

Se establecerán en tu santuario, aunque falten ofrendas.

¡Oh Marduk, eres nuestro vengador!

Te damos soberanía sobre el mundo entero ".

Adoración de Marduk y el Bel Conexión -

Fuente: Vovatia

Curiosamente, el reinado de Marduk fue percibido en un sentido bastante literal por los babilonios, en contraste con una regla mítica. Con ese fin, los antiguos mesopotámicos tendían a ver a muchos de sus dioses como seres divinos que estaban presentes en el plano físico dentro de los confines de los grandes templos (a diferencia de los cielos o reinos de otro mundo). En ese sentido, Marduk fue venerado como el verdadero gobernante y protector de la gran ciudad de Babilonia, y como tal, su estatua de oro se mantuvo en el santuario interior de Esagila, un enorme complejo de templos. En pocas palabras, Marduk como deidad patrona era, con mucho, el dios babilónico más importante, con su adoración casi al borde del monoteísmo.

De hecho, el culto de Marduk estaba tan profundamente arraigado en la conciencia de los babilonios que incluso sus conquistadores tuvieron que presentar sus respetos a la deidad. Por ejemplo, un posible ritual de los casitas (que conquistaron Babilonia en el siglo XV a.C.) implicaba que el nuevo rey, en su coronación, tenía que 'tomar las manos de Marduk', ya sea de manera literal, juntando las manos de la estatua o de manera figurada asumiendo su reinado bajo la guía del gobernante mítico. De manera similar, después de la caída del Imperio Neobabilónico en el siglo VI a. C., Ciro, el primer gobernante persa aqueménida, se promovió a sí mismo como el "elegido de Marduk", que estaba destinado a gobernar la ciudad de Babilonia.

Curiosamente, alrededor del año 1000 a.C., probablemente se refería a Marduk simplemente como Bel (que significa "señor") por muchos de sus adoradores. Ahora, dado que el panteón de Mesopotamia era una extensión religiosa de la antigua superposición cultural (de sumerios, acadios, babilonios, asirios y otros grupos), Bel era posiblemente un aspecto de Marduk que era un compuesto de otros dioses como Enlil y Dumuzid. Aún más intrigantes son las narrativas apócrifas que traen a Bel como un "personaje" en las adiciones a la Biblia Libro de Daniel. Además, el Libro de Jeremías del Antiguo Testamento menciona directamente tanto a Marduk como a Bel en la predicción de la caída de Babilonia -

Babilonia será capturada

Bel será avergonzado,

Marduk se llenó de terror.

Sus imágenes serán avergonzadas

y sus ídolos se llenaron de terror.

Linaje y mitos de Marduk -

Tiamat y Marduk - Pintura de Steve Simon

En el lado mitológico de los asuntos, Marduk era el hijo de Enki (como se menciona en la entrada anterior), y fue responsable de matar Tiamat, la diosa primigenia que tomó la forma de un dragón para desafiar a muchos de los dioses más jóvenes (como un acto de venganza, instigado por el asesinato de su esposo Apsû). Marduk también derrotó al dios Quingu (o KinguDe Tiamat nueva consorte) en combate singular, mientras que también diezma la hueste enemiga de muchos monstruos y serpientes "llenas de veneno". Estos actos heroicos lo impulsaron a la vanguardia del nuevo orden de dioses, quienes, a su vez, proclamaron unánimemente a Marduk como su nuevo rey.

Luego viene el papel de Marduk como dios creador, ya que procedió a 'originar' los ríos Tigris y Éufrates de los ojos de la diosa asesinada, mientras que su cuerpo fue tallado para crear el cielo y la tierra (en algunos mitos, la tierra es creada por ambos Marduk y su padre Enki, mientras que otros omiten Enki de la narrativa). Más importante aún, bajo el liderazgo (o directiva) de Marduk, se dice que se creó el primer ser humano, a partir de los restos del cuerpo ejecutado del dios. Quingu. La primera generación de estos humanos tiene la tarea de presumiblemente cargas serviles que liberarían el tiempo de los dioses para propósitos superiores. Según los textos babilónicos revisados, Marduk también creó la primera ciudad de Eridu, que es por cierto una de las primeras ciudades conocidas de Mesopotamia.

Atributos de Marduk y la importancia de su estatua -

Fuente: GameSpot

Según lo prescrito en el Enuma Elish (Tablas de la Creación), Marduk fue venerado como el Rey de los Dioses por los babilonios. Descrito como envuelto en su túnica real, el regio Marduk también fue considerado como el dios de las tormentas y el juicio divino. Curiosamente, en muchos mitos asociados, Marduk fue venerado como una deidad de la agricultura y la curación, y el aspecto anterior posiblemente esté relacionado con sus orígenes como el dios agrícola local. Asarluhi. Y como mencionamos antes, en su Bel ("Señor"), Marduk podría haber sido el compuesto de Enlil y Dumuzid. Por lo tanto, combinando las cualidades de estas deidades, Bel también fue adorado como el dios del orden y el destino.

Ahora, más allá del concepto metafísico de una deidad, se percibía que Marduk (como muchos dioses patronos mesopotámicos) tenía poderes discernibles en nuestro mundo real. Este elemento de potencial y capacidad se atribuyó directamente a la estatua de Marduk, a menudo mencionada, que se guardaba en el santuario interior del Esagila complejo de templos. En pocas palabras, la estatua fue venerada como la manifestación física del propio Marduk. En consecuencia, en festivales como el Akitu (Año Nuevo), se pidió a la gente de la ciudad que llevaran la estatua a las pintorescas afueras para "recreación" de Marduk. Por otro lado, las celebraciones de Año Nuevo se cancelaron sin ceremonias cuando las potencias extranjeras robaron la estatua de Marduk.

Con respecto a este último, a menudo fue una táctica de muchos poderes cercanos llevar la estatua de Babilonia a sus tierras nativas, como una muestra de autoridad divina sobre los babilonios derrotados. los Profecía de Marduk, un documento asirio de alrededor del 712-613 a. C. (basado en una historia babilónica más antigua), se refiere a incidentes como "viajes" de Marduk y profetizó su regreso a manos de un fuerte rey babilónico. Sin embargo, finalmente, el emperador aqueménida Jerjes, en respuesta a una rebelión en Babilonia (alrededor del 485 a. C.), hizo destruir la estatua de oro de Marduk para llenar el tesoro real.


Marduk

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Marduk, en la religión mesopotámica, el dios principal de la ciudad de Babilonia y el dios nacional de Babilonia como tal, finalmente fue llamado simplemente Bel, o Señor.

Originalmente, parece haber sido un dios de las tormentas eléctricas. Un poema, conocido como Enuma elish y que data del reinado de Nabucodonosor I (1119-1098 a. C.), relata el ascenso de Marduk a tal preeminencia que era el dios de 50 nombres, cada uno de los cuales pertenecía a una deidad o a un atributo divino. Después de conquistar al monstruo del caos primigenio, Tiamat, se convirtió en el Señor de los Dioses del Cielo y la Tierra. Toda la naturaleza, incluida la humanidad, le debía su existencia; el destino de reinos y súbditos estaba en sus manos.

Los principales templos de Marduk en Babilonia eran Esagila y Etemenanki, un zigurat con un santuario de Marduk en la parte superior. En el Esagila el poema Enuma elish se recitaba todos los años en el festival de Año Nuevo. La diosa nombrada con más frecuencia como consorte de Marduk fue Zarpanitu.

La estrella de Marduk era Júpiter, y sus animales sagrados eran caballos, perros y especialmente el llamado dragón de lengua bífida, cuyas representaciones adornan las murallas de su ciudad. En los monumentos más antiguos se representa a Marduk sosteniendo una pala o azadón triangular, interpretado como un emblema de fertilidad y vegetación. También se le representa caminando o en su carro de guerra. Por lo general, su túnica está adornada con estrellas en la mano, es un cetro y lleva un arco, lanza, red o rayo. Los reyes de Asiria y Persia también honraron a Marduk y Zarpanitu con inscripciones y reconstruyeron muchos de sus templos.

Marduk se conoció más tarde como Bel, un nombre derivado de la palabra semítica baal, o "señor". Bel tenía todos los atributos de Marduk, y su estatus y culto eran muy parecidos. Bel, sin embargo, gradualmente llegó a ser considerado como el dios del orden y el destino. En los escritos griegos, las referencias a Bel indican esta deidad babilónica y no el dios sirio de Palmira del mismo nombre.

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Matt Stefon, editor asistente.


Historia judía antigua: Marduk

Marduk es la deidad patrona de la ciudad de Babilonia.

Aunque conocido como un dios menor ya en el tercer milenio, Marduk se convirtió en una deidad local importante en el momento del advenimiento de la Primera Dinastía Babilónica, como puede verse principalmente en la introducción literaria de la Estela de Hammurapi y otros documentos. Sin embargo, fue elevado al rango de deidad principal y dios nacional de Babilonia solo durante el período babilónico medio y especialmente durante el reinado de Nabucodonosor. I (Hacia 1100 A.E.C. período post-kasita) y no, como se supone comúnmente, durante el reinado de Hammurapi (1848 & # x20131806 A.E.C.). Esto se puede comprobar a partir de la difusión durante los períodos babilónico antiguo y medio del nombre Marduk como un componente de los nombres personales o como una deidad titular en los procedimientos legales y de otro tipo. Aparte de su aparición en Jeremías 50: 2, el nombre Marduk se encuentra en la Biblia en nombres personales como Evil-Merodach y Merodach-Baladan. En Jeremías 50: 2, el nombre de Marduk es paralelo a la palabra bel (Heb. & # X05D1 & # x05BC & # x05B5 & # x05DC), una transliteración del atributo acadio de Marduk, b & # x0113lum, & quot; señor & quot (sumerio ES), que heredó en el segundo milenio de Enlil, el dios "anterior" más poderoso del panteón mesopotámico. (De acuerdo con la concepción babilónica antigua expresada en la introducción al Código Hammurapi, recibió en este momento solo el illil & # x016Btu, la gobernación del pueblo, que anteriormente había dependido de Enlil.) El origen del nombre de Marduk es desconocido pero hay algunas etimologías sugeridas, siendo la más aceptada la de Sumerian (A) MAR. UTU (K), "el novillo [o becerro] de Sama & # x0161 [Utu] el Sungod". Esta explicación era bien conocida en la tradición babilónica. (Para "los 50 nombres de Marduk" ver más abajo.) Otra etimología, presentada por Th. Jacobsen, es & quot; el hijo de la tormenta & quot (o & quot; hacedor de la tormenta & quot?), Marud (d) uk, lo que acerca la forma de su nombre a la transliteración aramea-hebrea. Abusch entiende que el nombre refleja el sumerio original. amar.uda.ak, que significa "Ternero de la Tormenta", porque Marduk nunca fue una deidad solar.

El ascenso de Marduk & # x0027 al estado de dios nacional fue lento pero excepcionalmente completo. Es muy posible que, además de ser un proceso histórico, su elevación estuviera profundamente influenciada por su conexión & # x2013 no del todo probada & # x2013 con Enki (Ea), el dios benevolente de la sabiduría, los encantamientos y las dulces aguas del profundo (Sum. ABZU, Akk. aps & # x00FB), de Eridu, la ciudad santa más antigua de Sumer.

Esta conexión con Enki se mantuvo en la teología y la práctica del culto de Marduk, por ejemplo, en su identificación con Asalluhi, el hijo de Enki, activo en curaciones o encantamientos exorcistas, y en el nombramiento de su templo en Babilonia. Esagila ("la casa de la [alta] cabeza levantada") después de la de Enki en Eridu. Así, Marduk emerge como un dios nacional y popular de la "segunda generación [más joven]", que ejerce influencia en todos los ámbitos de la vida como sanador y salvador de los babilonios. En esta capacidad aparece en encantamientos, oraciones, himnos, poemas filosóficos (por ejemplo, Ludlul b & # x0113l n & # x0113meqi, `` Déjame alabar al Dios de la sabiduría '', una variante de la cual también se conocía en Ugarit, ver Job), y epopeyas como la Erra Epic, donde la "desaparición" de Marduk debido al disgusto causa estragos en el mundo y provoca el gobierno temporal de Erra, el dios de la destrucción.

Marduk es el héroe de Es & # x016Bma eli & # x0161 (& quotCuando está arriba & # x2026 & quot), el mito de la creación babilónica. En este mito, el Hijo de la Tormenta es designado por los dioses para liderar la lucha contra Ti & # x0101mat (Heb & # x05EA & # x05BC & # x05B0 & # x05D4 & # x05D5 & # x05B9 & # x05DD, & quotOcean & quot) que ha planeado destruirlos. En la lucha entre estos dos elementos naturales personificados, Marduk gana la partida. Al final de la epopeya didáctico-culto, la asamblea de dioses alaba a Marduk con 50 exégesis de nombres y construye el Esagila en su honor.

Es & # x016Bma eli & # x0161 se leyó en voz alta frente a la estatua de Marduk durante la ak & # x012Btu (Año Nuevo ver Klein), Babilonia & # x0027s fiesta más importante. En estas ceremonias, las estatuas de Marduk y su hijo Nab & # x2013 (heb. & # X05E0 & # x05B0 & # x05D1 & # x05D5 & # x05B9) fueron llevadas desde el templo de Marduk & # x0027 en Babilonia a la casa del ak & # x012Btu festival fuera de las murallas de la ciudad. El elaborado ritual de este festival, conocido principalmente por una edición tardía (seléucida), influyó mucho en muchas teorías sobre supuestos desarrollos paralelos en el culto israelita (ver Salmos, Reinado).

El culto y la teología de Marduk comenzaron su expansión durante la expansión renovada de la cultura babilónica más allá de Babilonia en el período Babilónico-Asirio Medio. Marduk fue aceptado en el panteón real asirio después de A & # x0161 & # x0161ur y otros dioses importantes. La elaboración babilónica de la teología de Marduk, que se expresó también en la identificación especulativa y la absorción de las funciones de otros dioses en la de Marduk (esto no era exclusivo de Marduk), así como la identificación de Marduk con la entidad nacional babilónica. , tuvo consecuencias trascendentales en el sentido de que, con el transcurso del tiempo, Marduk se identificó como un símbolo de la resistencia babilónica a Asiria. La concepción de Marduk influyó decisivamente en el culto de A & # x0161 & # x0161ur, quien también fue elevado a una posición paralela o incluso superior. Así, por ejemplo, en la versión asiria de Es & # x016Bma eli & # x0161, A & # x0161 & # x0161ur toma el lugar de Marduk. La tensión entre las dos naciones resultó en una aversión decisiva hacia Marduk a mediados del primer milenio. Después de & quotexperiments & quot de Tiglath-Pileser III y Sargón, que eran reyes de Babilonia en todos los aspectos, vino Senaquerib, quien durante la mayor parte de su reinado fue uniformemente anti-babilónico y 'quotanti-Marduk', y quien expresó esto al destruir Babilonia y Esagila. Los emblemas y estatuas de Marduk entraron en "cautiverio" muchas veces. El regreso de la estatua de Marduk, que siempre estuvo relacionada con la resurrección de Babilonia, fue interpretado como un cambio teológico del destino y como un castigo infligido por Marduk a los enemigos de Babilonia y # x0027s, como en el caso de Senaquerib. Por lo tanto, este antagonismo se convirtió en un tema importante en todo el destino del Antiguo Cercano Oriente a mediados del primer milenio. Un ejemplo muy sorprendente de este antagonismo se encuentra en una composición satírica cuasi-teológica asiria (correctamente reinterpretada por W. von Soden) que, lejos de ser una & quot; quotapoteosis & quot del & quot; Marduk muerto y resucitado & quot (como se sugirió anteriormente), es una & quot juicio & quot de Marduk que probablemente terminó con su & cita ejecución & quot, como un dios que & # x2013 desde el punto de vista de los asirios y otros pueblos & # x2013 causó mucha enemistad y traición (ver más abajo). Este juicio es una continuación `` lógica '' del del dios Kingu y de su ejecución en Es & # x016Bma eli & # x0161, donde Marduk era el juez.

En la época del período asirio final (Esarhaddon, A & # x0161hurbanipal) y la dinastía neobabilónica, desde Nabopolossar en adelante, y nuevamente en el período persa temprano (Ciro), Marduk era el dios principal de Babilonia. Debido a que se opusieron a las medidas opresivas de Nabonido, el último rey neobabilónico, los sacerdotes de Marduk fueron los que hicieron posible la ocupación pacífica de Babilonia por Ciro (539 ver también Babilonia Mesopotamia).

Marduk se menciona por primera vez en Occidente (Siria-Palestina) en documentos acadios de Ugarit (período babilónico medio alrededor de 1350 ver: Ugaritica, 5 (1968), 792) donde, como se mencionó, una versión del tratado filosófico Ludlul b & # x0113l n & # x0113meqi se conocía. También hay una carta de encantamiento contra nambul (& quot; The Wrong & quot & quot; The Bad & quot) dirigiéndolo a aparecer ante Marduk. La primera aparición de Marduk en Palestina ocurre en el mismo período y toma la forma del nombre personal de & # x0160ulum-Marduk en las letras de el-Amarna (EA). De acuerdo a EA 256: 20, según la interpretación de Albright (en BASOR, 89 (1943), 12ss.), La casa real en & # x02BFA & # x0161tartu (siendo el rey contemporáneo A-ia-ab (= Job)) se llamaba & quot La casa de & # x0160ulum-Marduk & quot. Moran, 309, defiende la "casa", pero el nombre & # x0160ulum-Marduk permanece.) Marduk también era conocido entre los hititas, y en Tebas, Grecia, se han encontrado sellos cilíndricos de la Babilonia Media dedicados a él. En el primer milenio, el nombre de Marduk & # x0027s aparece en los tratados asirios y arameos de Sefire que se concluyeron con el rey Mati & # x02BEilu de Arpad (COS II, 213). En la Biblia, además de Marduk (ver arriba), Bel (su atributo apelativo) junto con su hijo Nab & # x2013 (ver arriba) se menciona en Isaías 46: 1 y Jeremías 51:44. En ambas profecías el juicio divino (no el juicio de un & quotrival & quot como en el caso de A & # x0161 & # x0161ur) se pronuncia contra una entidad politeísta simbólica en el marco de una etapa particular de la historia. La ubicación histórica de estos versículos es difícil. Sin embargo, el anuncio del juicio bíblico-profético es consistente con la actitud de los otros antagonistas hacia Marduk y Babilonia, descrita anteriormente.

Fuentes: Enciclopedia Judaica. & copy 2008 The Gale Group. Reservados todos los derechos.

S.A. Pallis, Festival Babilónico Ak & # x00EEtu (1926) W.F. Albright, en: BASOR, 89 (1943), 12 E. Dhorme, Les Religions de Babylonie et d & # x0027Assyrie (1949), 139 & # x201350 F.M. Th. Boehl, Ópera minora (1953), 282 & # x2013312 W. von Soden, en: ZA, 51 (1955), 130 & # x201366 53 (1957), 229 & # x201334 Pritchard, Textos, 60 & # x201372, 331 & # x20134 H. Schmoekel, en: Revue d & # x0027assyrologie et d & # x0027arch & # x00E9ologie orientale, 53 (1959), 183 y siguientes. H. Tadmor, en: Eretz-Israel, 5 (1959), 150 & # x201363 W.G. Lambert, en: W.S. McCullough (ed.), La semilla de la sabiduría (1964), 3 & # x201313 B. Meissner, Die Keilschrift, ed. por K. Oberhuber (1967), 153 & # x20134 Th. Jacobsen, en: JAOS, 88 (1968), 104 & # x20138 P. Artzi, en: EM, 5 (1968), 442 & # x20135. AGREGAR. BIBLIOGRAPÍA: W. Moran, Las cartas de Amarna (1992) J. Klein, en: ABD, 1: 138 & # x201340 L. Handy, en: ABD, 4: 522 & # x201323 T. Abusch, en: DDD, 543 & # x201349.

Descargue nuestra aplicación móvil para acceder sobre la marcha a la Biblioteca Virtual Judía


Contenido

Hay pocas inscripciones contemporáneas que testimonien su reinado. Un kudurru [i 6] que otorga a Ibni-Ištar, un kalû-sacerdote del templo de Eanna en Uruk, tierra de Marduk-zâkir-šumi, data de su segundo año. [2] Nazi-Enlil era gobernador o šandabakku (inscrito LÚ GÚ.EN.NA) de Nippur, la primera aparición de este cargo desde los tiempos de Kassite, ya que aparece como testigo junto con el príncipe heredero, Marduk-balāssu-iqbi. Un segundo kudurru registra una venta de terrenos privados cerca de Dilbat. [i 5] Su hijo, Enlil-apla-uṣur, lo sucedería en el reinado de Marduk-balāssu-iqbi. [i 7] Un sello de lapislázuli de este rey que representa la estatua de Marduk descansando sobre su dragón mascota, Mušḫuššu, era una ofrenda destinada a colgarse del cuello de un ídolo. [3]

La revuelta de Marduk-bēl-ušati Editar

Su hermano menor, Marduk-bēl-ušati (inscrito md AMAR.UTU-ES-nosotros en), se rebeló y estableció un breve régimen en la región de Diyāla, tomando Daban. [i 8] Las fuentes asirias lo describen como šar ḫammā’i, "usurpador". Durante los años 851 y 850 a.C., el rey asirio Salmānu-ašarēdu III acudió en ayuda de Marduk-zâkir-šumi (ana nīrārūtišu) e hizo campaña en conjunto [nb 1] para obligarlo a huir a la región montañosa de Jasubu al noreste, área del bajo Diyāla. Durante la primera de las campañas, Marduk-bēl-ušati se opuso en Ganannate pero fue derrotado fuera de las murallas de la ciudad. Pudo refugiarse dentro de la ciudad que quedó invicta. La segunda campaña resultó en la caída de la ciudad y se batió en retirada apresurada con algunos de sus oficiales, escapando "como un zorro por un agujero" a la ciudad de Arman (Ḫalman), que a su vez fue tomada después de un asedio. [4] Salmānu-ašarēdu dejó un relato de estos eventos en su Obelisco negro:

En el octavo año de mi reinado, Marduk-bêl-usâte, el hermano menor, se rebeló contra Marduk-zâkir-šumi, rey de Karduniaš, y dividieron la tierra en su totalidad. Para vengar a Marduk-zâkir-šumi, salí y capturé a Mê-Turnat. En el noveno año de mi reinado, marché contra Akkad por segunda vez. Asedié Ganannate. En cuanto a Marduk-bêl-usâte, el aterrador esplendor de Assur y Marduk lo venció y subió a las montañas para salvar su vida. Lo perseguí. Corté con la espada a Marduk-bêl-usâte y a los oficiales del ejército rebelde que estaban con él.

Durante su campaña, Salmānu-ašarēdu capturó la ciudad de Baqani, extrayendo tributo de Adini de Bit-Dakkuri, [i 10] también de Mušallim-Marduk de los Amukani y el líder de las tribus Yakin, el testimonio más antiguo de estos grupos caldeos y hizo una peregrinación a Babilonia donde relató "Subí a Esagila, el palacio de los dioses, la morada del rey de todos ..." [nb 2] [5] Practicó sus devociones religiosas en otros santuarios de culto como su Obelisco negro recuerda “Fui a los grandes núcleos urbanos. Hice sacrificios en Babilonia, Borsippa y Kutha ". [nb 3] [6] Un relieve del frente de la base de su trono [i 11] lo muestra agarrando la mano de Marduk-zâkir-šumi en una demostración pública de amistad asiro-babilónica. [5] Los reyes están flanqueados por jóvenes sin barba identificados como los príncipes herederos y se presume que son Šamši-Adad V y Marduk-balāssu-iqbi, quienes eventualmente entrarían en conflicto.

Intervención babilónica en la sucesión asiria Editar

Marduk-zâkir-šumi tuvo la oportunidad de devolver el favor cuando, en su 32º año de gobierno, c. 826 AC, el propio hijo de Salmānu-ašarēdu, Aššur-danin-apli ("Aššur ha fortalecido al hijo") se rebeló contra su padre. Šamši-Adad V recordó:

Donde <> Aššur-danin-apli, en el tiempo de Salmānu-ašarēdu, su padre, actuó perversamente, provocando sedición, rebelión y conspiraciones malvadas, hizo que la tierra se rebelara, se preparara para la guerra, trajo al pueblo de Asiria, al norte y al sur, a su lado, y pronunció discursos audaces, llevó a las ciudades a la rebelión y puso su rostro para comenzar la lucha y la batalla ... 27 ciudades, junto con sus fortificaciones ... se rebelaron contra Salmānu-ašarēdu, rey de las cuatro regiones del mundo , mi padre, y… había ido al lado de Aššur-danin-apli. [7]

los Historia sincrónica permanece curiosamente en silencio sobre estos eventos, pero un tratado [i 12] entre Šamši-Adad y Marduk-zâkir-šumi parece colocar al asirio en una posición inferior, lo que indica su dependencia y deuda con el rey babilónico. Concluye con una serie de maldiciones aparentemente copiadas del Código de Hammurabi [8] y omitiendo notablemente al dios Aššur:

(Que Marduk) destruya su país, hiera a su pueblo [a través del hambre] r y el hambre. Que Anu, padre de los dioses, rompa su cetro. (Que Illil) determine como su [destino] un reinado de agotamiento, escasos días, años de fa [mía]. [Ma] y Ea. represa [sus] ríos [en la fuente]. (Que Šamaš) anule su reinado. "(Que Šamaš) no j [juzgue] su demanda ([May Sîn]) [ponga fin a (días, meses y) años de] su [rei] gn en suspiros y [gemidos]. [Que Adad lo prive de lluvia del cielo y de inundaciones estacionales de las aguas subterráneas. (Que Adad) [convierta] su [país] en [montículos de ruinas dejados por una inundación]. [9]

Bien pudo haber sido concluido mientras Salmānu-ašarēdu todavía estaba vivo y fue acompañado por el matrimonio diplomático de la hija de Marduk-zâkir-šumi, Shammuramat, la inspiración de la leyenda de Semiramis, con Šamši-Adad. Sin embargo, las consecuencias fueron que Šamši-Adad resintió su posición subordinada y llegó a provocar una terrible venganza durante el reinado del hijo y heredero de Marduk-zâkir-šumi, Marduk-balāssu-iqbi.

A B C Crónicas asirias y babilónicas (Grayson, 1975) AfO Archiv für Orientforschungen AO siglum de objetos de la colección del Musée du Louvre BM Departamento de Antigüedades de Asia Occidental, Museo Británico SOY Museo Nacional de Irak (Bagdad) K. Colección Kouyunjik, Museo Británico Rm Colección Rassam, Museo Británico KAV Keilschrifttexte aus Assur verschiedenen (Schroeder, 1920) ND prefijo de números de campo, excavaciones en Nimrud 1949–63 REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES Revue d'Assyriologie SAA Archivos estatales de Asiria Virginia Vorderasiatische Abetilung, Vorderasiatisches Museum Berlín IVA Vorderasiatische Abetilung, Tontafel, siglum de tabletas en el ala Vorderasiatisches del Museo de Pérgamo, Berlín VS Vorderasiatische Schriftdenkmäler (Ungnad, 1907).


La estela de Hammurabi

Los mesopotámicos nos han legado unos 12 códigos de leyes redactados durante un período de miles de años, desde finales del siglo III a. C. hasta mediados del siglo I a.E.C. Una de las áreas de especialización de los escribas mesopotámicos fueron los términos legales utilizados en la redacción de contratos y en los informes legales. Esta especialización era parte de sus estudios y en ocasiones involucraba conjuntos de miles de términos legales, que debían ser copiados y memorizados. Los reyes mesopotámicos instruirían a un número selecto de escribas para recopilar y organizar un código de leyes.

El Código de Hammurabi (1749-1706 a.E.C.) es el más grande, mejor organizado e impresionante de todos los códigos de leyes de Mesopotamia. Hammurabi, whose reign lasted 43 years, united Sumer and Akkad into a single kingdom, reinforced Babylon's importance as the kingdom's capital, and declared Marduk to be the chief god of the Babylonian kingdom. He expanded the borders of his kingdom's influence over the entire Near East and maintained peace within his kingdom not only by means of the regular army he established but also, and primarily, thanks to his amazing organizational ability. He divided his kingdom into districts, appointing officials to head them and report everything to him that took place in their particular district. Under his reign, commerce and industry, as well as culture and literature, flourished. During his rule, the Akkadian language became the lingua franca of the ancient world and many important Mesopotamian literary works were written and copied in that era.

However, Hammurabi's most important legacy is his code of laws. The immense importance that the king attached to the carrying out of justice in his kingdom can be seen from the fact that the second year of his reign was called the "year in which Hammurabi established justice in his kingdom."

Scholars dispute the precise nature of the role played by the various codes of laws in Mesopotamian society. One thing is clear, however: None of the codes of laws was intended to lead to the creation of a comprehensive legal system encompassing all aspects of Mesopotamian life. Furthermore, even the very question of the connection between the codes of laws and daily life is shrouded in doubt. Surprisingly, no reference is made to the written laws in the tens of thousands of tablets dealing with legal issues. Hammurabi's stela is mentioned only in one Babylonian letter from an official who rejected his employees' wage demands. Today it is commonly thought that the codes of laws were created chiefly in Mesopotamian schools and that they expressed the trend toward cataloging and classification that was dominant in Mesopotamian culture.

The laws classify specific situations and do not pretend to create legal generalities. Thus, for example, a law dealing with the responsibility for a house that has been destroyed describes in detail the following specific circumstances of the case: The owner lived in that house, the owner had a son, the son died when the house was demolished, the builder also had a son, and the builder's son would have to die to compensate for the death of the owner's son. Similarly, the scholars believe that there is, in fact, a very close connection between the codes of law and the respective rulers who were associated with them and who were, in effect, their patrons. Thus, the most sensible course would be to study the laws in the context of the other activities undertaken by the particular royal court in its pursuit of justice.

On one point, the scholars are unanimous: The codes of laws and all the documents relating to the activities of the judicial system reflect the ancient Near East's great interest in the concept of justice. This interest is also evident in the emphasis on the link between the king and the concept of justice and judicial procedures, and the representation of the king as the supreme moral authority in the land. This link occupies a central place in the prologue and epilogue to Hammurabi's laws and to other codes of laws. Undoubtedly, the codes of laws presented a moral ideal before every governor, official and judge appointed to mete out justice. The laws should be regarded as "trials that illustrate the triumph of justice" even if they are not laws according to our own concepts. The gathering and compilation of "just trials" - whose essence is truth and honesty - actually create a method for carrying out justice and also indicate how the Mesopotamians perceived the fundamental elements of social life, one of whose principles is protection of the weak from the strong, of the impoverished from the affluent.

The king's involvement in meting out justice is also attested to by legal documents that were not included in the collection of laws. At times, when the trial is complex and the judge or governor, both of whom derive their authority from the king, is unable to reach a verdict, the king himself intervenes and hands down a ruling.

The principles of Mesopotamian law were not framed in general, clear legal terms but were passed on as an oral tradition from generation to generation. Although the Mesopotamians did not have a constitution in the contemporary sense of the word, they did consider themselves committed to justice as a lofty social ideal. The combination of the terms "truth and justice" appears several times in the prologue and epilogue to Hammurabi's code of laws. Truth and integrity were regarded as the source of inspiration for justice, and the king saw the application of the principles of truth and justice as his supreme and most sublime duty as monarch. Although Hammurabi's code is in effect a song of praise that the king dedicates to himself, it is a sort of a contract - a social contract between the king and his subjects, that contains a detailed vision of the ways in which justice can be applied.

Keep updated: Sign up to our newsletter

Please wait…

Thank you for signing up.

We've got more newsletters we think you'll find interesting.

UPS. Something went wrong.

Gracias,

The email address you have provided is already registered.

Hammurabi's code is written on the king's memorial tablet or stela, which French archaeologists discovered in the early 20th century in the city of Susa (the Shushan of the Book of Esther and the Book of Daniel), capital of the region of Elam. The king of Elam brought the stela to his capital in the 12th century B.C.E., apparently the spoils of war from the city of Sippar, where remnants of two other stelae of Hammurabi's laws have been discovered. It can thus perhaps be deduced that, since Hammurabi's laws were so highly esteemed, copies of the stela could be found in other Babylonian cities.

The stela in the Louvre museum in Paris is a column made of black stone, 2.25 meters high and the circumference of its base is 1.9 meters. At the top of the column, occupying about a third of the stela's surface, is a relief depicting Hammurabi standing before the sun god, Shamash, whom the Mesopotamians considered the god of justice and law. Some scholars believe that the god before whom Hammurabi is standing is Marduk, whom, as noted above, was decreed by Hammurabi to be the chief of Babylon's gods.

Even regarding the events depicted in the relief, there is disagreement among the scholars: Is the king receiving from the god's hands the scepter and ring that are symbols of power, is the god dictating to the king the laws that are written on the memorial tablet, or is the king perhaps presenting the god with the laws as a gift and as a ceremonial offering?

Beneath the relief, the prologue to the laws is carved into the stone. The prologue consists of five columns, and the laws themselves extend over 23 columns on the front side of the tablet, while another 28 columns are engraved on the reverse side and are accompanied by five columns of epilogue. All together, 51 columns, containing between 275 and 300 laws, have been carved into the stone. The last seven columns on the front side of the stela were erased from the original by the Elamite king who took the tablet as part of the spoils of war. He intended to engrave his own name in the space he had erased but, for some reason, did not carry out his plan.

The prologue and epilogue are written in first person singular and are presented as the words of King Hammurabi himself. The wording is in the best tradition of the lofty poetic style characteristic of the songs of praise composed in honor of Mesopotamian kings. Hammurabi opens his prologue with the declaration that the mighty gods appointed him to be king of all the land and that they established Babylon as the eternal capital. The gods, led by Marduk, who have granted Hammurabi regal authority, have designated him as the ruler who will bring abundance and prosperity to the world, who will see that justice is carried out throughout the land and who will protect the weak from the strong.

First of all, Hammurabi describes in detail all of his major achievements, which have rendered him worthy of being king in the eyes of the gods and worthy of being the supreme champion of justice. He enumerates his conquests, the rehabilitation of principal cities and temples, and the renewal of ritual in those temples. In addition, he describes the economic prosperity that he has brought to the inhabitants of the earth and the peace he has bestowed on the land.

In the epilogue, he again emphasizes his commitment to the responsibilities assigned him by the gods, who have given him the ability needed to formulate laws intended to protect the downtrodden of society. He relates that he has displayed the laws in the temple of the great gods in the city of Babylon and he expresses the hope that the sun god, who is also the god of justice, will give a command that Hammurabi's laws will bring light to the entire world and that Marduk will issue an order that no king will ever erase Hammurabi's image, engraved on the stela, so that he will be remembered eternally. Hammurabi requests that all those who have suffered injustice stand before his memorial tablet and that they use the tablet to correct the wrong inflicted on them. Furthermore, he instructs all future kings who will ascend the throne to follow his example and to obey the laws of justice. Finally, he juxtaposes a blessing and a curse.

The blessing is short compared to the many columns of poetry devoted to the curse. He blesses all the kings who will succeed him and who will enforce the laws of justice and prays that the sun god, Shamash, grant them long life and a long reign - as Shamash has granted him. He curses the kings who will disobey those laws and who will erase his name from the memorial tablet or who, fearing the curse, will erase his name through a messenger. In the name of many gods, he enumerates the curses, each curse expressing the unique powers represented by each god. Thus, for example, Ea, the god of the subterranean fresh water ocean and the god of wisdom, will swallow up the mind of the king who will erase Hammurabi's name and will dam up the sources of that king's water, while Ishtar, the goddess of war, will bring about his defeat in battle.

Both the prologue and the epilogue are divided into "stanzas." In the prologue, after the general poetic lines of self-praise, each "stanza" is devoted to a different enterprise undertaken by the king: the cultivation of the city of Nippur and its temple, the reconstruction of the city of Eridu and its temple, etc. In the epilogue, after the song praising his own accomplishments as the king of justice and after the blessing, each stanza is devoted to a curse declared in the name of one of the gods.

The prologue and epilogue reinforce the political goal of the code of laws. The king presents himself as someone whose throne was granted him by divine grace, the high point of this grace being Hammurabi's appointment as champion of justice throughout the land. He considers this support granted him by the gods to be sufficient grounds for his demand of unconditional loyalty from his subjects. Thus, it is no mere coincidence that the first laws in Hammurabi's code deal with perjury, which is interpreted, in political terms, as treason, and that these laws grant the regime the authority to sentence a transgressor to death. Nor is it mere coincidence that the last of Hammurabi's laws concerns a slave who has rebelled against his master and whose punishment is to have one of his ears cut off.

It should be noted here that, although the prologue and epilogue are written in a poetic style, the author did not divide them into lines as is customary in Mesopotamian poetry. [Following is the English edition of the prologue and epilogue as translated by Martha Roth, as it appears in "Law Collections from Mesopotamia and Asia Minor," second edition, published by the Society of Biblical Literature - Writings from the Ancient World Series - and Scholars Press, Atlanta, Georgia, 1997.]

"When the august god Anu, king of the Anunnaki deities, and the god Enlil, lord of heaven and earth, who determines the destinies of the land, allotted supreme power over all peoples to the god Marduk, the firstborn son of the god Ea, exalted him among the Igigi deities, named the city of Babylon with its august name and made it supreme within the regions of the world, and established for him within it eternal kingship whose foundations are as fixed as heaven and earth, .

"At that time, the gods Anu and Enlil, for the enhancement of the well-being of the people, named me by my name: Hammurabi, the pious prince, who venerates the gods to make justice prevail in the land, to abolish the wicked and the evil, to prevent the strong from oppressing the weak, to rise like the sun-god Shamash over all humankind, to illuminate the land.

"I am Hammurabi, the shepherd, selected by the god Enlil, he who heaps high abundance and plenty, who perfects every possible thing for the city Nippur (the city known as) band-of-heaven-and-earth, the pious provider of the Ekur temple."

Further on in the prologue, Hammurabi describes his conquests, his reconstruction of principal cities and temples, the renewal of ritual in these temples, the abundance and prosperity he has provided to all the inhabitants of the land, and the peace he has brought them. He ends the prologue with the declaration that Marduk has appointed him to ensure that justice reigns throughout the land. Here are the final lines of the prologue:

"Eternal seed of royalty, mighty king, solar disk of the city of Babylon, who spreads light over the lands of Sumer and Akkad, king, who makes the four regions obedient, favored of the goddess Ishtar, am I.

"When the god Marduk commanded me to provide just ways for the people of the land (in order to attain) appropriate behavior, I established truth and justice as the declaration of the land, I enhanced the well-being of the people."

"These are the just decisions which Hammurabi, the able king, has established and thereby has directed the land along the course of truth and the correct way of life.

"I am Hammurabi, noble king. I have not been careless or negligent toward humankind, granted to my care by the god Enlil, and with whose shepherding the god Marduk charged me. I have sought for them peaceful places, I removed all serious difficulties, I spread light over them. With the mighty weapon which the gods Zababa and Ishtar bestowed upon me, with the wisdom which the god Ea allotted to me, with the ability which the god Marduk gave me, I annihilated enemies everywhere. I put an end to wars. I enhanced the well-being of the land. I made the people of all settlements lie in safe pastures. I did not tolerate anyone intimidating them. The great gods having chosen me, I am indeed the shepherd who brings peace, whose scepter is just. My benevolent shade is spread over my city. I held the people of the lands of Sumer and Akkad safely on my lap. They prospered under my protective spirit. I maintained them in peace, with my skillful wisdom I sheltered them.

"In order that the mighty not wrong the weak, to provide just ways for the waif and the widow. I have inscribed my precious pronouncement upon my stela and set it up before the statue of me, the king of justice in the city of Babylon, the city which the gods Anu and Enlil have elevated, within the Esagil, the temple whose foundations are fixed as are heaven and earth, in order to render the judgments of the land, to give the verdicts of the land, and to provide just ways for the wronged.

"I am the king preeminent among the kings. My pronouncements are choice, my ability is unrivaled. By the command of the god Shamash, the great judge of heaven and earth, may my justice prevail in the land. By the order of the god Marduk, my lord, may my engraved image not be confronted by someone who would remove it. May my name always be remembered favorably in the Esagil temple which I love.

"Let any wronged man who has a lawsuit come before the statue of me, the king of justice, and let him have my inscribed stela read aloud to him, thus may he hear my precious pronouncements and let my stela reveal the lawsuit for him may he examine his case, may he calm his (troubled) heart, (and may he praise me), saying:

"`Hammurabi, the lord, who is like a father and begetter to his people, submitted himself to the command of the god Marduk, his lord, and achieved victory for the god Marduk everywhere. He gladdened the heart of the god Marduk, his lord, and secured the eternal well- being of the people and provided just ways for the land.'

"May he say thus, and may he pray for me with all his heart before the gods Marduk, my lord, and Zarpanitu, my lady. May the protective spirits, the gods who enter the Esagil temple, and the very brickwork of the Esagil temple, make my daily portents auspicious before the gods Marduk, my lord, and Zarpanitu, my lady.

"May any king who will appear in the land in the future, at any time, observe the pronouncements of justice that I inscribed upon my stela. May he not alter the judgments that I rendered and the verdicts that I gave, nor remove my engraved image. If that man has discernment, and is capable of providing just ways for his land, may he heed the pronouncements I have inscribed upon my stela, may that stela reveal for him the traditions, the proper conduct, the judgments of the land that I rendered, the verdicts of the land that I gave and may he, too, provide just ways for all humankind in his care. May he render their judgments, may he give their verdicts, may he eradicate the wicked and the evil from his land, may he enhance the well-being of his people.

"I am Hammurabi, king of justice, to whom the god Shamash has granted (insight into) the truth. My pronouncements are choice, and my achievements unrivaled they are meaningless only to the fool, but to the wise they are praiseworthy. If that man (a future ruler) heeds my pronouncements which I have inscribed upon my stela, and does not reject my judgments, change my pronouncements, or alter my engraved image, then may the god Shamash lengthen his reign, just as (he has done) for me, the king of justice, and so may he shepherd his people with justice.

"(But) should that man not heed my pronouncements, which I have inscribed upon my stela, and should he slight my curses and not fear the curses of the gods, and thus overturn the judgments that I rendered, change my pronouncements, alter my engraved image, erase my inscribed name and inscribe his own name (in its place) - or should he, because of fear of these curses, have someone else do so - that man, whether he is a king, a lord, or a governor, or any person at all - may the great god Anu, father of the gods, who has proclaimed my reign, deprive him of the sheen of royalty, smash his scepter, and curse his destiny.

"May the god Enlil, the lord, who determines destinies, whose utterance cannot be countermanded, who magnifies my kingship, incite against him even in his own residence disorder that cannot be quelled and a rebellion that will result in his obliteration may he cast as his fate a reign of groaning, of few days, of years of famine, of darkness without illumination, and of sudden death may he declare with his venerable speech the obliteration of his city, the dispersion of his people, the supplanting of his dynasty, and the blotting out of his name and his memory from the land.

"May the goddess Ninlil, the great mother, whose utterance is honored in the Ekur temple, the mistress, who makes my portents auspicious, denounce his case before the god Enlil at the place of litigation and verdict may she induce the divine king Enlil to pronounce the destruction of his land, the obliteration of his people, and the spilling of his life force like water.

"May the god Ea, the great prince, whose destinies take precedence, the sage among the gods, all-knowing, who lengthens the days of my life, deprive him of all understanding and wisdom, and may he lead him into confusion may he dam up his rivers at the source may he not allow any life-sustaining grain in his land.

"May the god Shamash, the great judge of heaven and earth, who provides just ways for all living creatures, the lord, my trust, overturn his kingship may he not render his judgments, may he confuse his path and undermine the morale of his army when divination is performed for him, may he provide an auspicious omen portending the uprooting of the foundations of his kingship and the obliteration of his land may the malevolent word of the god Shamash swiftly overtake him, may he uproot him from among the living above and make his ghost thirst for water below in the nether world.

"May the god Sin, my creator, whose oracular decision prevails among the gods, deprive him of the crown and throne of kingship, and impose upon him an onerous punishment, a great penalty for him, which will not depart from his body may he conclude every day, month and year of his reign with groaning and mourning may he unveil before him the contender for the kingship may he decree for him a life that is no better than death.

"May the god Adad, lord of abundance, the canal-inspector of heaven and earth, my helper, deprive him of the benefits of rain from heaven and flood from the springs, and may he obliterate his land through destitution and famine may he roar fiercely over his city, and may he turn his land into the abandoned hills left by flood.

"May the god Zababa, the great warrior, the firstborn son of the Ekur temple, who travels at my right side, smash his weapon upon the field of battle may he turn day into night for him, and make his enemy triumph over him.

"May the goddess Ishtar, mistress of battle and warfare, who bares my weapon, my benevolent protective spirit, who loves my reign, curse his kingship with her angry heart and great fury, may she turn his auspicious omens into calamities may she smash his weapon on the field of war and battle, plunge him into confusion and rebellion, strike down his warriors, drench the earth with their blood, make a heap of the corpses of his soldiers upon the plain, and may she show his soldiers no mercy as for him, may she deliver him into the hand of his enemies, and may she lead him bound captive to the land of his enemy.

"May the god Nergal, the mighty one among the gods, the irresistible onslaught, who enables me to achieve my triumphs, burn his people with his great overpowering weapon like a raging fire in a reed thicket may he have him beaten with his mighty weapon, and shatter his limbs like (those of) a clay figure.

"May the goddess Nintu, august mistress of the lands, the mother, my creator, deprive him of an heir and give him no offspring may she not allow a human child to be born among his people.

"May the goddess Ninkarrak, daughter of the god Anu, who promotes my cause in the Ekur temple, cause a grievous malady to break out upon his limbs, an evil demonic disease, a serious carbuncle which cannot be soothed, which a physician cannot diagnose, which he cannot ease with bandages, which, like the bite of death, cannot be expunged may he bewail his lost virility until his life comes to an end.

"May the great gods of heaven and earth, all the Anunnaki deities together, the protective spirit of the temple, the very brickwork of the Ebabbar temple, curse that one, his seed, his land, his troops, his people, and his army with a terrible curse.

"May the god Enlil, whose command cannot be countermanded, curse him with these curses and may they swiftly overtake him."

Want to enjoy 'Zen' reading - with no ads and just the article? Subscribe today


Ver el vídeo: EL SECRETO DE MARDUK, EL ANUNNAKI TODOPODEROSO (Agosto 2022).